octubre 30, 2020

El Estado en Defensa de los Derechos de las Trabajadoras de Hogar

Una política primordial del Gobierno de Bolivia, liderizado por el Presidente Evo Morales, es el rechazo de cualquier tipo de discriminación y explotación laboral de los ciudadanos y ciudadanas, tanto en nuestro territorio, como fuera de él. En ese sentido, se han atendido las denuncias realizadas por la Sra. Antonia Ramos P. contra la funcionaria diplomática Sra. Naira Rivero Marter que fueron remitidas por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania a la Embajada de Bolivia con sede en ese país.

Una vez conocida la denuncia, la Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia se comunicó telefónicamente con la Sra. Ramos, a quien se invitó a dar a conocer su versión de los hechos y se le manifestó que en esa Misión Diplomática, se vela por los derechos de todas y todos los ciudadanos bolivianos.

La Sra. Ramos no se presentó y nunca más se pudo tomar contacto directo con ella. Posteriormente, el Ministerio de Relaciones alemán, en coordinación con la Embajada de Bolivia, la citó para conocer su situación y saber si necesitaba algo, ella manifestó que se haría presente su abogada.

A principios de este mes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania y la Embajada de Bolivia, propiciaron una reunión entre las partes con el objetivo de verificar el cumplimiento del contrato suscrito, al tenor de la normativa alemana y garantizar los derechos laborales.

Como resultado del encuentro, las dos partes firmaron un documento de conciliación, donde se destaca que todos los reclamos derivados de la relación laboral quedan saldados y a satisfacción de ambas partes.

Asimismo, en virtud de dar cumplimiento al contrato, la señora Rivero asumió los gastos del pasaje aéreo de regreso a Bolivia de la Sra. Ramos, quedando así, el caso concluido oficialmente.

El pasado 20 de noviembre, el Estado Plurinacional de Bolivia, ratificó, el Convenio 189 sobre el Trabajo Decente para las Trabajadoras del Hogar, obligándose a hacer cumplir temas referidos a la seguridad social, el pago del salario mínimo, el pago de horas extras y las vacaciones, a favor de este sector laboral.

El Presidente Evo Morales en el acto de promulgación de la citada Ley, celebrado en el Palacio de Gobierno, expresó que el sector debe fortalecer su organización, haciendo conocer sus derechos y exigir su cumplimiento.

El Ministro de Trabajo, Daniel Santalla, explicó que la ratificación del Convenio “asegura la promoción y protección efectiva de los derechos humanos” de las trabajadoras del hogar. En ese sentido, consideró necesario avanzar en el seguro de salud y de jubilación para el sector.

En Bolivia rige desde el 2003 la Ley de Regulación del Trabajo Asalariado del Hogar que, entre otros aspectos, prevé la seguridad del pago de los salarios, indemnización por años de servicio, desahucio en caso de despido injustificado, pago de aguinaldos, vacaciones, afiliación a la Caja Nacional de Salud (CNS), cuarenta horas semanales de trabajo para quienes no habiten en el lugar laboral y cincuenta horas semanales para quienes vivan en el hogar.

Ante los varios casos de explotación laboral denunciados internacionalmente, la Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia en Alemania, está trabajando en una propuesta para que las Embajadas de todos los países establezcan mecanismos para hacer cumplir las normas laborales y garantizar los derechos de las trabajadoras/es del hogar, especialmente de las/os que prestan sus servicios a funcionarios/as diplomáticos en el exterior.

Se debe definir de manera conjunta, instrumentos de control para evitar la explotación laboral o la violencia que sufren muchas mujeres, sobre todo migrantes en Europa. Es deber del Estado proteger a las ciudadanas y ciudadanos que van a trabajar como dependientes del personal o de las Embajadas en el exterior, garantizando sus derechos en todos los ámbitos.

Como expresó la Directora Ejecutiva de la Organización de Naciones Unidas (ONU Mujeres), Michelle Bachelet, en ocasión al 25 de noviembre, “todas y todos debemos esforzarnos más para proteger a las mujeres y prevenir esta violación generalizada de los derechos humanos. Los gobiernos, las y los líderes deben dar el ejemplo. Ahora es el momento para que los gobiernos plasmen sus promesas internacionales en acciones nacionales concretas”.

Be the first to comment

Deja un comentario