diciembre 2, 2020

La nacionalización industrializadora de los hidrocarburos

A siete años de la nacionalización, a diez años de la sublevación democrática que construyó la “Agenda de Octubre” y a más de 180 años de que se descubriera la existencia de hidrocarburos, Bolivia ingresa a la fase de la industrialización de su gas natural.

El paso ha sido dado el viernes 10 de mayo con la inauguración de la Planta Separadora de Líquidos Rio Grande que hará innecesario mantener la subvención al Gas Licuado de Petrolero (GLP) con recursos del Tesoro y más bien generará mayores ingresos para el país con la exportación de 5.500 toneladas de GLP al mes al Paraguay.

La planta, para ser más precisos, procesará más de 5,6 MMmed de gas natural, de lo que obtendrá 361 toneladas métricas diarias de GLP, 195 BPD de gasolina rica en iso-pentano y 350 barriles por día de gasolina estabilizada. Esta desagregación de los líquidos hubiera sido mayor, pero el convenio de exportación hacia el Brasil exige un determinado tipo de composición del gas.

Día histórico, momento extraordinario. Las palabras faltan para describir y sintetizar lo que implica desde todos los ámbitos la industrialización de nuestros hidrocarburos. Y adquiere esa connotación porque apenas empezamos. Están en marcha la construcción de la segunda planta de separación en el Gran Chaco, además de las plantas de etileno, propileno y polipropileno, otra de gas natural licuado en Santa Cruz y de urea y amoniaco en Cochabamba.

Pero más allá del dato, el paso que ha dado la nacionalización de nuestros hidrocarburos es de vital importancia para consolidar la recuperación de la Patria, como ha sostenido el presidente Evo Morales al afirmar al momento de la inauguración que esta es una forma de honrar la memoria de los que han muerto por una Bolivia soberana y de rendir homenaje a la lucha de los pueblos por sus recursos naturales.

La industrialización de nuestros hidrocarburos es un paso extraordinario que no solo determinará valor agregado e ingresos superiores a los que ya se perciben por la exportación, sino que además es un aporte a la modificación de nuestra matriz productiva.

La industrialización de nuestros hidrocarburos, que nunca hubiera sido posible sin el proceso de cambio, el carácter del gobierno y el liderazgo del presidente Evo Morales, es fundamental para la construcción de la revolución más profunda de nuestra historia.

Finalmente, cien puntos para YPFB que ha hecho posible la materialización de nuestros sueños.

Be the first to comment

Deja un comentario