octubre 26, 2020

Chile: ¿giro a la izquierda?

El modelo económico y social impuesto por Pinochet en los años 70 no varió sustantivamente en Chile desde entonces ni la matriz de las políticas públicas tuvo un giro decisivo. La economía de mercado continuó rigiendo en todos los órdenes, y principalmente en los más sensibles como salud y educación. Y aunque los indicadores sociales mejoraron, también lo hizo la desigualdad y la exclusión social. Regresó también la democracia, pero bajo un patrón de elección parlamentaria que excluye a las fuerzas más pequeñas y concentra la representación en las más grandes y poderosas, no permitiendo oír voces disidentes. Por otra Chile es un país que negó su diversidad ética y ensayó el “blanqueamiento” de sus población mestiza como rostro de identidad.

En los últimos tres a cuatro años, los cuestionamientos a este patrón de ordenamiento han ido creciendo desde distintos movimientos sociales. Los más visibles y contundentes son los mapuches, indígenas “sometidos” recién en el Chile republicano y los estudiantes angustiados y cansados de un sistema en el que impera la ganancia y el lucro en la Educación Superior y no un principio de gratuidad y de bien público. De estos últimos precisamente han emergido nuevos liderazgos como el de Camila Vallejo.

En Noviembre se realizarán elecciones presidenciales en Chile. La candidata favo-rita es la ex mandataria Michelle Bachelet, quien, con un fino olfato, terminó por asumir la nueva realidad de su país y dar un giro hacia la izquierda, aunque ella lo niegue. Anunció así la definición de políticas que abran el espacio público y reduzcan los efectos de la economía de mercado. El reciente acuerdo con el Partido Comunista(PC), puede interpretarse en ese sentido. Aunque la presencia política del PC está reducida a un 5% del electorado, los comunistas conservan una importante inserción en sectores sociales. Este paso no ha sido fácil para el PC y ya se advierten voces disidentes. Para la Concertación que apoya a Bachelet, el trago tampoco es fácil. Los Demócratas Cristianos(PDC) anuncian que tienen profundas diferencias con los comunistas. La derecha por su parte trata de revivir un antiguo miedo social por la posible presencia del PC en un futuro gobierno, lue-go de cuatro décadas de exclusión. Argumenta que Bachelet pone ahora en profundo ri-esgo lo alcanzado en Chile. Sus declaraciones marcan el tono en el que intentarán llevar su campaña para restarle votos. De todas maneras el paso está dado, abriendo en Chile un nuevo escenario para la izquierda.


*    El autor es historiador.

Be the first to comment

Deja un comentario