octubre 29, 2020

Periplo mundial del Diario del Che termina en la UNESCO

El Diario del Che Guevara, que el guerrillero argentino cubano más famoso del mundo escribió en las selvas del sudeste boliviano, entre 1966 y 1967, en su intento por expandir la revolución internacionalista, planteó el martes una nueva estación, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en París, después de recorrer, también los ‘60, suburbios y casas de remate londinenses y alojarse, por años, en las bóvedas del Banco Central de Bolivia (BCB) y superar el mito de que quienes imprimieron su primera copia tipográfica en La Habana, lo tuvieron en sus manos.

El Diario de Campaña de Ernesto Guevara consiguió el martes una nueva parada, tal vez la más famosa, desde que el entonces capitán del Ejército boliviano Gary Prado Salmón, lo ojeara mientras se desplazaba entre El Yuro, La Higuera, en cuya escuelita el oscuro soldado boliviano Mario Terán había soltado, ese 7 de octubre de 1967, una ráfaga de ametralladora sobre el malherido Che, y Vallegrande.

La Directora General de la UNECO, Irina Bokova, aprobó, ayer mismo, la incorporación de la colección documental,’ Vida y Obra de Ernesto Che Guevara: desde los manuscritos originales de la adolescencia y la juventud hasta el Diario de Campaña en Bolivia’.

Asesinado el Che y expuesto su cadáver en el Hospital de Vallegrande, su diario de campaña de campaña, literalmente corrió medio mundo.

Aún retumban las palabras de desespero, a fines de los ‘60, del entonces ministro de Gobierno Antonio Arguedas que en 1969, camino a EEUU y custodiado por agentes de la agencia estadounidense CIA, gritó, en una calle turística de Londres, atiborrada de periodistas, ‘yo soy Arguedas, el que llevó las manos del Che’ y mandó las copias del archifamoso Diario a La Habana.

Entre los objetos que le fueron decomisados el día de su captura en El Yuro se encontraba su diario de campaña, compuesto por una agenda y cuaderno. Ambos documentos, fueron inmediatamente archivados y clasificados como ‘Secreto de Estado por un Decreto Supremo de diciembre de 1967, rubricado por el entonces presidente René Barrientos.

En 1980, el entonces dictador Luis García Mesa, junto a su estrecho colaborador Luis Arce Gómez (ambos actualmente en prisión) desclasificaron el documento para organizar el remate internacional del Diario.

Si bien no se conoce a ciencia cierta el resultado del remate, una inspección de rutina, el año 1983, dio cuenta de la desaparición del Diario.

Un año más tarde, sorpresivamente, la londinense casa de remates Sotheby’s anuncia para el 16 de julio de 1984 la subasta del original del Diario del Che en Bolivia.

Inmediatamente, la Cancillería boliviana inició un proceso legal para su recuperación, el mismo que culminó en la repatriación del Diario a Bolivia, un 16 de septiembre de 1986, fecha en que fue depositado en las BCB, bajo tuición de Cancillería.

Pese a todo, el contenido del Diario del Che en Bolivia no se ha mantenido en secreto ni lejos del público. Al contrario, fue editado y reeditado en distintas partes del mundo y ha sido traducido a por lo menos seis idiomas. Las anotaciones que en él dejara el Che, han servido de inspiración en varios sentidos y para públicos muy diferentes: Desde el trovador Noel Nicola quien convierte en canción parte de ese registro cotidiano ‘Diciembre tres y cuatro’, pasando por la novela Matías el apóstol suplente de Julio de la Vega, hasta aquel impecable documental firmado por Richard Dindo, titulado homónimamente ‘El Diario del Che en Bolivia’, por citar algunos ejemplos.

Eso sin mencionar a los turistas que todos los años desembarcan en Vallegrande, diario en mano, para ir descubriendo los senderos de la guerrilla heroica.

Sin embargo, el documento en sí, el Diario del Che en Bolivia, la agenda de tapas color bordó y el cuaderno rojo con espiral, han permanecido entre las sombras del secreto de Estado y de las Bóvedas del BCB hasta el pasado 7 de julio de 2008, hace cinco años, cuando el Ministerio de Culturas consigue que se autorice el acceso al Diario a fin de realizar una copia facsimilar del mismo.

Esta copia fue reproducida en un tiraje limitado, como un primer esfuerzo para que el documento pueda ser accesible al gran público.

Un segundo esfuerzo en ese mismo sentido fue la postulación, el pasado 31 de marzo de 2012, del Diario del Che en Bolivia al Registro Mundial de Memoria del Mundo, de la UNESCO, llevada adelante por el Ministerio de Culturas de Bolivia, en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Delegación Permanente de Bolivia ante la UNESCO.

Esta postulación luego se convirtió en una postulación conjunta con la hermana República de Cuba, que también presentaba manuscritos del Che al registro de Memoria del Mundo.

Be the first to comment

Deja un comentario