octubre 30, 2020

El Censo y la distribución de recursos

Sobre la base de los resultados del Censo de Población y Vivienda 2012, informados hace pocos días por el gobierno, lo que corresponde es empezar a incorporar sus datos en la planificación de corto plazo, pero sobre todo en la Agenda Patriótica hacia el Bicentenario.

Bolivia ya sabe cuál es la realidad y no lo que uno quisiera en términos de la cantidad de población que hay en cada municipio y departamento. Hasta ahora uno de los criterios empleados para la distribución de los recursos es el número de habitantes, lo que ha dejado en condiciones adversas a los hombres y mujeres de aquellos territorios poco poblados.

Hay que discutir una nueva metodología para la distribución de los recursos. La actitud esperada es que todos peleen por sus intereses sin tomar en cuenta la situación de los demás. Eso debe cambiar pues es posible, con voluntad política, dar una respuesta justa y equitativa para todos, que es una de las formas como Bolivia saldrá de la extrema pobreza en 2025, según se ha propuesto el gobierno plurinacional.

Es importante, sin importar el tiempo que se requiera en la formulación de consensos, tomar otras varias variables al momento de pensar y hacer la distribución de los recursos. La cantidad de habitantes es uno de ellos, pero no es todo. Está también, por citar un ejemplo, los índices de pobreza.

En nada se aporta asumiendo posiciones de confrontación contra el gobierno, como fracciones de ultraderecha están alentando en el departamento de Santa Cruz, para cuestionar los resultados del Censo. El gobierno ya ha anunciado su disposición a dar una amplia explicación técnica en el marco de los habituales procedimientos poscensales. Ese es el camino que deben recorrer los que técnica y no políticamente tengan observaciones a sus resultados.

La otra actitud, que se traducirá en violencia, solo dará lugar a otra derrota estratégica de aquellos que aprovechan cualquier cosa para oponerse al proceso de cambio.

Cuando el presidente Evo Morales dice que no se detendrá en la aplicación de los resultados del Censo, lo hace a partir de un Estado cuya fortaleza está en el enorme respaldo social que tiene, particularmente del núcleo social (sujeto histórico) que hizo y hace posible esta revolución.

Lo que si el gobierno y los movimientos sociales deben hacer es reflexionar sobre el hecho de que la mayor parte de la población no se haya auto identificado con alguna nación o pueblo indígena.

Si la respuesta es que hay un desclasamiento o toma de posiciones colonizadas, no es un dato menor pues eso implica que no hay una relación automática entre la situación económica del país y la gente con el nivel de conciencia social, que a veces se piensa erróneamente.

Be the first to comment

Deja un comentario