abril 11, 2021

El país de las dos mejillas

por: Verónica Rocha Fuentes

La coyuntura político-mediática del país es, a medida que avanza el año, más vibrante y desafiante; una enseñanza continua, un reto. Veamos.

1.    En un acto de ligereza discursiva el Presidente señaló que “hay medios, hay periódicos y televisión chilena en Bolivia que quiere perjudicar políticamente y especialmente en la reintegración marítima”. Al día siguiente, un par de asambleístas acudió a confirmar dicha insinuación y señalar que pronto darán los datos sobre esos dos medios. Está muy mal que el poder político, autoridades concretamente, hagan esas insinuaciones sobre medios, pues ese discurso no sirve para otra cosa que no sea amedrentar el trabajo periodístico en general y dar manivela a quienes sostienen que en este país no existe libertad de expresión. En un acto similar, algunos de ese grupo poderoso de quienes opinamos a través de los medios y quienes trabajan en ellos, han dedicado su agenda recientemente a señalar que existen medios de comunicación que denominan “paraestatales”; con un poco más de especificidad han insinuado/señalado que hablan de ATB, La Razón y alguna u otra radio que recientemente cambió de propietarios. Por supuesto no se trata del mismo caso, uno es un poder político con capacidad de acción y otro es un poder mediático, con capacidad simbólica. Lo que sí parece es que la denuncia sobre la propiedad y línea de los medios de comunicación se ha puesto de moda entre el poder fáctico y real. En eso sí se parecen. ¿Cuál ha condenado usted?

2.    Una diputada nacional ha puesto en cuestión un artículo de opinión que apelando innecesaria y prejuiciosamente a la exposición de su vida privada trató de establecer hechos sobre su accionar público, la diputada respondió con una solicitud de requerimiento fiscal para revelación de fuente a la autora de la nota. Está muy mal que una pluma sea trinchera para de deslegitimación personal y política, así como está muy mal que el poder político demande el levantamiento de una garantía constitucional. En un acto similar, un graffiti adornó las calles y devino también columna de opinión, el mismo señalaba que una joven de 18 años abortaría y que, por ello, su padre debería despenalizar el aborto. Ese padre es el Presidente Evo. Está también muy mal que a nombre de defender la vida de las mujeres se utilice a una de ellas para hablar en su nombre y señalar cuáles serán sus acciones, pretendiendo conocerla; eso también es deslegitimación personal. Nuevamente, ¿cuál ha condenado usted?.

3.    Mientras algunos opositores se “indignaban” e iniciaban el atrincheramiento y movilizaciones por los dudosos resultados del Censo 2012 a minutos de su anuncio. Los mismos opositores preparaban amplios discursos sobre la “verdad” que había sido descubierta a través de los mismos, recopilando meticulosa y comparativamente el porcentaje de bolivianos y bolivianas que se habían autoidentificado como indígenas el año 2001 y ahora. Muy preocupados, eso sí, por el supuesto genocidio (así le llamaron, en serio) que supuestamente cometió el INE; pero muy tranquilos (si fuere el caso) por el etnocidio que se habría cometido, en las mismas boletas, en el mismo Censo, con la misma (anti)lógica. Y usted, ¿con qué dato del Censo se quedó?.


Ah, nuestro país de dos mejillas. Rumbo a las elecciones del 2014 sin duda, con pocos espacios de encuentro y varias trincheras. Tomo el desafío de mirarme el ombligo, le invito a tomarlo usted también.


*    @verokamchatka

Be the first to comment

Deja un comentario