octubre 28, 2020

La Alianza del Pacífico: “eficiencia” vs. “politización” de la integración

por: Silvina M. Romano

Para la autora la Alianza Pacífico es un retorno al regionalismo abierto pero sobre nuevas condiciones aunque con los mismos objetivos: beneficiar a las transnacionales y privilegiar el capital.
El retorno al regionalismo abierto

En pleno auge del neoliberalismo en América Latina (década de los ‘90), la CEPAL planteó que la clave de la integración para que las economías de América Latina se insertaran de la “mejor manera posible” en el mercado internacional eran el “regionalismo abierto” y la “transformación productiva con equidad”.

El primero implicaba la cooperación a nivel regional a través de la disminución de barreras al comercio y a la inversión, sin descartar acuerdos con terceros (Fuentes, 1994). El segundo suponía que debían ajustarse y estabilizarse las economías, incorporarlas a un cambio tecnológico mundial intensificado, modernizar los sectores públicos, elevar el ahorro, mejorar la distribución del ingreso, buscar una nueva dinámica entre el sector privado y el Estado donde se limitaran las actividades de éste, simplificando y descentralizando sus inversiones (CEPAL, 1990).

La Alianza para el Pacífico plantea, precisamente, un retorno a los preceptos del regionalismo abierto. Fue lanzada en Lima, el 28 de abril de 2011, como un acuerdo de integración comercial entre México, Perú, Chile y Colombia, para promover las relaciones con otras regiones, en particular la del Asia-Pacífico. El eje de la “integración” es la reducción de aranceles entre las economías del bloque, facilitar el flujo de capitales y el de personas de negocios (Cumbre de Lima, abril 2011).

Se plantea que el objetivo es lograr una integración “abierta y no excluyente” y sin embargo se le da un lugar privilegiado a la fuerza de trabajo calificada, en particular a los “hombres de negocio”. En la Segunda Cumbre de la Alianza se convino “Establecer y operar en un plazo de 3 meses una visa de la Alianza del Pacífico para facilitar el tránsito de personas de negocios” (Declaración de Mérida, 2011). Esto da la pauta de que se trata de un acuerdo de empresarios para empresarios, “un espacio de cooperación efectivo y moderno”. En efecto, el sector privado ha definido las principales metas de la Alianza, diferenciándola de otros acuerdos como la UNASUR o el ALBA que se orientan por premisas político-sociales, y por lo tanto, percibidas desde el neoliberalismo como menos eficientes y plagadas de los “vicios de la burocracia” que caracteriza a la presencia del Estado y otros sectores de la sociedad diferentes al empresarial: “La sensación es que la Alianza del Pacífico es un acuerdo de negocios práctico, a diferencia de la retórica recargada de los acuerdos latinoamericanos. Bajo el ala de gobiernos de izquierda que ahora están en la mayor parte de la región, ha habido numerosas pláticas sobre la integración regional, pero muy poca práctica (The Economist, 2013). La Alianza, desde esta visión, evitaría la “inoperancia” estatal (tantas veces criticada durante los ‘90) y la participación de otros sectores y grupos (movimientos sociales, campesinos, indígenas, sindicatos, etc.) que no saben de “negocios” y que tienden a “politizar” los procesos de integración.

Alimentar las asimetrías

Hay varios rubros comerciales que se destacan en las declaraciones de las sucesivas Cumbres: la inversión en infraestructura, la reducción arancelaria y garantía de circulación de productos electrónicos, farmacéuticos y cosméticos. Es probable que esos bienes sean más bien los producidos en Estados Unidos, o por empresas multinacionales instaladas en países miembro de la Alianza.

Por eso hay que atender, por un lado, la composición y magnitud de las exportaciones e importaciones; por otro lado, la presencia del capital multinacional. Esto, considerando la asimetría inicial entre economías como la de Perú, Chile y México con la de EE.UU. (aún cuando esta última esté en crisis, se trata de una economía centrada en el complejo militar industrial y de desarrollo de tecnología de punta).

Con respecto a la composición de los bienes comerciados, América del Sur exporta productos básicos, mientras que se ha incrementado la venta de productos manufacturados provenientes de México y América Central (CEPAL, 2011: 5). Esto último debe ser tomado con cautela, porque debe considerarse el origen de los capitales invertidos en manufactura, y el modo en que dicho capital opera en estos países (por ejemplo, como maquila y plataformas de exportación).

En términos globales, las exportaciones de América Latina se expandieron, en particular las dirigidas a la Unión Europea y a EE.UU.; así, pese a que la región continúa manteniendo una posición deficitaria en su comercio bilateral con Asia, la relación con los otros dos espacios compensó el déficit en el primer trimestre de 2011 (Ibid: 4). Según el análisis del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe, “América Latina y el Caribe ha contribuido de una manera más notable y permanente a la recuperación en las exportaciones de EE.UU. que cualquier otra región” (SELA, 2012: 12).

En los últimos años, EE.UU. ha invertido mucho en países con los que no ha firmado TLCs. Para el 2010, la IED de este país en Brasil fue de 66 mil millones, en Venezuela de 13 mil millones, mientras que en Chile fue de 26.3 mil millones de dólares (Ibid: 22). Lo mismo se repite en términos comerciales: en el 2011, EE.UU. importó mercancías a México por 262.671 millones de dólares; a Brasil por 30.367 millones de dólares; a Chile por 10.111 millones de dólares; a Colombia por 22.390 millones y a Venezuela por 38.922 millones (Ibid: 18). Es decir, considerando el comercio y las inversiones, los principales clientes/proveedores de EE.UU. no son sólo aquellos con los que firmó TLCs.

Entonces, ¿por qué la necesidad de EE.UU. de integrarse con países que no son sus únicos o más importantes clientes/proveedores, como los miembros de la Alianza Pacífico? Y aquí cobra visibilidad el vínculo entre lo político, lo militar y lo económico, donde la Alianza se presenta como una extensión del TLCAN y la consolidación de los espacios tomados con el Plan Colombia y la Iniciativa Mérida, aparece como un mini-ALCA; pues a pesar de la cara visible de acuerdo comercial neutral y asentado en la eficiencia de lo “técnico”, no existe economía sin política, tal como planteaba Ernesto Che Guevara (1961), y agregamos, todo lineamiento político-económico implica una postura/interés geopolítico.

La Alianza del Pacífico como expansión del TLCAN o mini-ALCA

Lo sugerido ya se decía sobre el ALCA, que se promovía como un simple acuerdo de libre comercio, a la vez que no podía dejar de observarse el avance que implicaba en cuestiones militares, políticas y ambientales. Se planteaba que la misma definición del ALCA como acuerdo económico implicaba beneficios solamente para el país del Norte: “es un error pensar que sus empresas [norteamericanas] van a venir a invertir. Sin aranceles no hace falta pelear por los mercados desde dentro. No habrá inversiones y habrá menos trabajo” (Moniz Bandeira: 2002). El ALCA no se concretó, pero sus premisas sí se plasmaron en el TLCAN. Bush (padre) declaraba: “un TLC de Norteamérica amarraría el proceso de liberalización comercial en México y aseguraría mayor acceso para las exportaciones de Estados Unidos en el futuro… Un TLC aseguraría el acceso seguro de Estados Unidos al mercado mexicano, previendo futuros movimientos hacia políticas proteccionistas” (Saxe Fernández, 2001: 186). Esta fue la puerta de entrada para la Iniciativa Mérida que habilitó la intervención de EE.UU. en seguridad/militarización y reorganización (subordinación) jurídica.

Tales estrategias han sido aplicadas en el TLC con Colombia, que fue firmado a pesar de la oposición en el Congreso (¡estadounidense!) para evitar que el gobierno de Obama fuera cómplice de los múltiples abusos a los Derechos Humanos en dicho país (en particular asesinato de líderes políticos y sociales), por cierto perpetrados en el marco de la puesta en práctica del Plan Colombia. La asimetría es clara, pues la mayor reducción de aranceles es la que hace Colombia de 13% a 0, mientras que la rebaja de Estados Unidos es de 3% a 0, lo que se refleja especialmente en el sector agropecuario donde Colombia aplica la baja arancelaria mientras que Estados Unidos mantiene los subsidios (Romano y Delgado, 2012).

Lo mismo se está perfilando con la Alianza del Pacífico. Según la Asociación de Caficultores de Colombia, que es una organización del mismo gobierno, la liberación del 2.75% significará la pérdida de más de 1.250.000 empleos agropecuarios y de 16.92 billones de pesos del PIB en un escenario en que la producción ha caído, en el que Colombia sólo se está sometiendo a las imposiciones de EE.UU. (Anthoc, 2013).

La geopolítica


No debemos olvidar la importante presencia militar de EE.UU. en el continente: Plan Colombia, Iniciativa Regional Andina, Iniciativa Mérida, Iniciativa Regional de Seguridad para América Central (CARSI). A esto se suma la IV Flota, el Comando Sur que opera desde Honduras y los múltiples programas de entrenamiento de fuerzas armadas en América Latina, en particular a tropas de operación especiales (Borón, 2012; Delgado y Romano, 2011).

Esto en un contexto en que EE.UU. sigue siendo uno de los principales proveedores de armamentos. Desde 1996 hasta 2012, las ventas de armamentos alcanzaron los siguientes montos: México 4.755 millones de dólares, Colombia 3.264 millones, Chile 1.742 millones y Perú 787 millones de dólares. A lo anterior se añaden los policías y militares entrenados por EE.UU. desde 1999 hasta la actualidad: 82.806 en Colombia, 16.242 en México; 9875 en Perú y 6286 en Chile (Just the Facts, 2013).

En este marco, grupos claramente opuestos al gobierno de turno en Venezuela, han firmado contrato en San Antonio (Texas) para comprar 18 aviones de guerra, que serían colocados en una base militar de Estados Unidos en Colombia (Correo del Orinoco, 9 junio 2013).

Y es que la “guerra contra el narco-terrorismo” ha logrado recrear al enemigo interno (otrora, “comunismo”) para legitimar prácticas intervencionistas de todo tipo, incluso aquellas centradas en la “asistencia técnica para el desarrollo”, usualmente coordinadas por la Agencia Internacional para el Desarrollo de EE.UU. (USAID). El proceso de revolución bolivariana en Venezuela, el gobierno de Morales en Bolivia e incluso el de Correa en Ecuador, han sido acusados de cómplices de este nuevo enemigo (el Crimen Organizado) por no plegarse a las directivas político-militares del país del Norte. Tales lineamientos de seguridad se conjugan con la promoción de la democracia liberal/libre mercado, como el modelo ideal que choca con la experiencia de las democracias que plantean lineamientos políticos que han logrado niveles de participación y representatividad para las mayorías históricamente postergadas y que han sido estigmatizadas como “populistas” (ver: Romano y Tirado, en prensa).

Pero tales experiencias no son meramente locales. La UNASUR y la reciente creación de la CELAC dan cuenta de una voluntad política para recuperar el espacio/tiempo perdido en materia de soberanía e integración política y en términos de seguridad. Así, como enunciamos más arriba, se suele hacer referencia a los ineficientes mecanismos de integración latinoamericanos, al solapamiento de funciones y la excesiva burocracia. Poco se resalta que estos organismos eran algo impensado, al menos desde la década de 1970. Es curioso que a pesar de la “inoperancia” atribuida a la UNASUR, éste sea el organismo que se ocupa de defender la soberanía y las democracias de América Latina, a la vez que plantea la necesidad de general un Banco regional para disminuir la histórica dependencia con respecto a las Instituciones Financieras Internacionales.

Este escenario es un desafío para el imperialismo estadounidense, que logró importante influencia en términos económicos y geopolíticos con los TLCs que no han sido suficientes frente al proceso de integración en marcha en América Latina. La Alianza del Pacífico es la apuesta del país del Norte para adquirir mayores herramientas, influencia y control sobre la región, buscando resucitar las cenizas del ALCA como legado fundamental del neoliberalismo.

Bibliografía

•    ANTHOC (Asociación Nacional de Trabajadores y Servidores Públicos de la Salud, Colombia) (2013) “La Alianza para el Pacífico consolida el monopolio de Estados Unidos en América Latina”, 24 junio http://anthoc.org/index.php?option=com_content&view=article&id=6604&catid=8&Itemid=18

•    Borón, Atilio (2012) América Latina en la geopolítica del imperialismo. Buenos Aires: Luxemburg.

•    CEPAL (2011) “Boletín estadístico: Comercio exterior de bienes en América Latina y el Caribe” División de comercio internacional e integración.

•    CEPAL (1990) “Transformación productiva con equidad” Revista de la CEPAL. Santiago de Chile, Marzo

•    Correo del Orinoco, 9 Junio 2013 “Oposición venezolana compró 18 aviones de guerra a Estados Unidos” http://www.correodelorinoco.gob.ve/nacionales/oposicion-venezolana-compro-18-aviones-guerra-estados-unidos/

•    Cumbre de Lima “Declaración presidencial sobre la Alianza del Pacífico”, 23 de Abril 2011.

•    Declaración de Mérida de la II Reunión de la Alianza del Pacífico, 4 diciembre 2011

•    Delgado Ramos, Gian C. y Romano, Silvina M. (2011) “Political-Economic Factors in U.S. Foreign Policy: The Colombia Plan, the Mérida Initiative, and the Obama Administration” Latin American Perspectives, julio 2011; vol. 38, 4: pp. 93-108

•    Fuentes, Juan Carlos (1994) “El regionalismo abierto en América Latina y el Caribe. La integración económica al servicio de la transformación productiva con equidad” Revista de la CEPAL, Santiago de Chile, nº 53, agosto.

•    Guevara, Ernesto (1961) Discurso en la Asamblea de Punta del Este, 8 agosto. http://es.wikisource.org/wiki/Discurso_en_Punta_del_Este,_Uruguay,_8_de_agosto_de_1961

•    Just the facts arm sales http://justf.org/Sales

•    Moniz Bandeira, Luiz (2002) “Un camino hacia el ALCA que pone en peligro al MERCOSUR” Rebelión, agosto .

•    Romano, Silvina M. y Tirado Sánchez, Arántzazu (en prensa) “Los logros y retos en Venezuela: reflexiones más allá del ‘chavismo sin Chávez’”. Espacio Crítico, 1er semestre 2013, Colombia.

•    Romano, Silvina M. y Delgado Ramos, Gian C. (2012) “Militarización, seguridad y libre mercado como política de Estados Unidos hacia América Latina” Revista de Ciencias Sociales, Instituto de Investigación Universidad de la Zulia, Vol. XIII, nº 2, abril-junio Venezuela, pp. 227-241.

•    Saxe Fernandez, John (2001) “América Latina – Estados Unidos en la posguerra fría: apuntes estratégicos preliminares” en Saxe-Fernández, John., Petras, James., Veltmeyer, Henry., Núñez, Omar. Globalización, imperialismo y clase social. Bs As: Lumen/Hvmanitas.

•    SELA (2012) “Relaciones económicas de Estados Unidos con los países de América Latina en época de transición” Secretaría Permanente, Caracas, Venezuela.

•    The economist (2013) “A continental divide. The region is falling in behind two alternative blocks: the market-led Pacific Alliance and the more statist Mercosur” 18 Mayo http://www.economist.com/news/americas/21578056-region-falling-behind-two-alternative-blocks-market-led-pacific-alliance-and)

Be the first to comment

Deja un comentario