octubre 19, 2020

Murallas de contención

La guerra de desgaste que el Estado colonial ha declarado al gobierno actual, se intensifica en la medida que no consigue dañar el fuerte blindaje protector de los movimientos sociales. Dirigentes autoperseguidos y autorefugiados, son la punta de lanza para tratar de consolidar una candidatura “indígena” para el 2014.

Como afirmamos en notas anteriores, la única estructura que puede soportar este intento es el viejo esqueleto de los partidos neoliberales, enemigos de la diversidad cultural y enemigos de las culturas originarias. Aunque por su interés privado ahora aparezcan como “hermanos” de los indígenas.

Las políticas de globalización neoliberal no han cambiado su estrategia, desde el invento de la máquina a vapor el capitalismo solamente tiene un interés: acumular ganancia y siempre lo ha hecho con la sangre de los pobres.

Para mantener su maquinaria que produce dinero y por otro lado muerte, ha creado el pensamiento que habla del progreso y la modernización, en este pensamiento no tienen cabidas los indígenas, los obreros, los campesinos, intelectuales críticos, todos ellos son enemigos porque son portadores de una identidad que puede transformarse en revolución.

Por este motivo el pensamiento globalizador neoliberal quiere convertirnos a todos en grandes consumidores individuales, para lograr este objetivo utiliza tácticamente a representantes de estos sectores para que se conviertan, a la larga, en verdugos de su propia clase.

La maquinaria ideológica de la globalización neoliberal no descansa trabaja las 24 horas del día, cuenta con la mejor tecnología de espionaje, debemos recordar que hace días el representante de EE.UU., en visita a Brasil reconoció públicamente el espionaje mundial sin ningún pudor, es más, justificó la existencia de este tipo de espionaje.

En nuestro país existen los operadores de este pensamiento, son los engranajes locales de esta maquinaria monstruosa que acaba de masacrar a hermanos en el medio oriente. Estos agentes internos son los encargados de difundir hechos y rumores para que sus secuaces se ocupen de agendarlos y difundirlos a través de sus medios de comunicación.

La agenda de los medios privados en Bolivia está ocupando temas como: el CENSO, los misiles, la intervención a una marcha indígena, que son recurrentes y tienen lugar preferencial en sus radios, periódicos y pantallas de televisión, en cambio las transformaciones en los municipios alejados del centro de las ciudades no tienen cabida en estos mismos medios de comunicación.

Ya que hablamos de medios estamos obligados a referirnos a la defensa que asume un periódico local cuyos propietarios han aceptado su relación con representantes del poder político vigente del Estado chileno. ¿Qué apoyo podemos esperar a una causa patriótica, como es la reivindicación marítima, cuando lo que defiende este diario es el pensamiento globalizador neoliberal?

Existen también otro tipo de agentes, que en su discurso se presentan como antineoliberales, pero cada día proporcionan argumentos para demostrar todo lo contrario. Cuesta creer que una autoridad municipal se queje de “sabotaje” cuando tiene la sartén por el mango, ésta es una típica actitud de un gestor poco eficiente y que no trabaja con la gente.

El neoliberalismo globalizador no solamente está trabajando en nuestro país, tiene una estrategia para el continente y para ello ha conseguido “aliados” coyunturales. Latinoamérica ya no es el viejo “patio trasero” hoy existe una fuerte muralla de contención para frenar los intentos imperiales que buscan enfrentarnos entre hermanos y con este justificativo, como hace más de 500 años, “pacificar” nuestros territorios. Sabemos lo que buscan, sabemos lo que haremos.


*    Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Be the first to comment

Deja un comentario