noviembre 30, 2020

La participación, un elemento esencial en la gestión del agua y el saneamiento

El crecimiento de las áreas metropolitanas y las necesidades que de esta situación se derivan, exigen acciones y políticas concretas que el Estado Plurinacional de Bolivia viene desarrollando en los últimos años, no sólo para dar respuestas a corto plazo, sino que se ha trazado metas ambiciosas como lograr la meta de 100 por ciento de cobertura en agua y saneamiento.

Políticas de corto, mediano y largo plazo están siendo diseñadas. Una meta que el Estado Plurinacional de Bolivia se ha propuesto cumplir, para lo cual ha previsto una serie de acciones que se encaminan en esa dirección.

Un modelo participativo, de gestión compartida y corresponsabilidad es la clave para lograr los desafíos propuestos. La planificación, la regulación, así como en los procesos de gestión institucional y/o de fortalecimiento en la prestación de servicios de agua potable y alcantarillado sanitario, buscan dar solución a las necesidades de las grandes mayorías en relación al acceso universal al agua potable y al saneamiento básico, elementos que inciden de manera determinante en la calidad de vida de la población.

En el Plan Sectorial de Desarrollo de Saneamiento Básico 2011-2015 se señala que el Estado es responsable, en todos sus niveles de gobierno: el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, como entidad rectora, los gobiernos municipales y las gobernaciones, que están llamados a coordinar acciones, sean cuales fueren sus orientaciones políticas.

Por otra parte, la provisión de servicios básicos se prevé a través de empresas públicas, cooperativas comunitarias o mixtas, que de manera coordinada, deben responder a los criterios de universalidad, accesibilidad, continuidad, calidad, eficiencia, eficacia, estableciendo tarifas que aseguren la sostenibilidad del servicio y cobertura necesaria, tomando en cuenta un factor clave: la participación y el control social.

Los grandes problemas que nuestras ciudades afrontan, vinculadas a la contaminación de las cuencas, los ríos, la falta de plantas de tratamiento de aguas residuales, entre muchos otros, serán considerados en los Planes Maestros Metropolitanos, instrumentos fundamentales con los que cuentan la mayoría de las ciudades modernas hoy en día y sin los cuales el desarrollo urbano sería un caos total.

Es en ese contexto, que se espera en breve que el Ministerio de Medio Ambiente y Agua realice una presentación pública y dé a conocer a la ciudadanía los alcances de estos Planes y que éstos empiecen a ser implementados. Muchas tareas y responsabilidades nos tocarán cumplir como ciudadanos y ciudadanas, sobre todo aquellas relacionadas con hábitos y prácticas nocivas para la salud y el medio ambiente. La sensibilización, la educación, la información y la comunicación, se tornarán fundamentales.

¿Qué es un Plan Maestro Metropolitano? Es un instrumento de planificación estratégicas de la gestión sostenible del agua y el saneamiento básico, que incluye pensar las obras, las inversiones y las actividades, previstas para el corto, mediano y largo plazo, orientadas a mejorar el uso de las fuentes de agua, el crecimiento de la demanda por los servicios y las necesidades de coordinación o integración interinstitucional. Asimismo, permite identificar las necesidades de coordinación entre los diferentes actores del agua y el saneamiento básico en nuestro país. Consideramos que se trata de un paso muy importante que este gobierno está impulsando para contribuir a hacer efectivos los derechos al agua y al saneamiento, derechos humanos fundamentales para alcanzar los demás derechos.



*    Comunicadora y periodista – Twitter: @TaniaDelgadillo

Be the first to comment

Deja un comentario