noviembre 29, 2020

Zunzuatrapados@conlasmanosenlamasa

por: Andrés Sal.lari

Las revelaciones sobre la creación del Twitter cubano (ZunZuneo) por parte de la inteligencia estadounidense pone sobra la mesa escandalosamente –una vez más-, la obcsena e ininterrumpida desestabilización orquestada desde Washington hacia los gobiernos que no obedecen a sus intereses geopolíticos -y muy especialmente contra la Revolución Cubana-.

Los organismos de inteligencia estadounidenses valoran acertadamente que las redes sociales pueden jugar un papel decisivo en determinados escenarios de descontento o rebelión social y estimulan su desarrollo para volcar esas variables hacia su propio beneficio.

Twitter fue importante para organizar la oposición y las movilizaciones contra Mahmoud Ahmadineyad en Irán (2009) y sirvió también como instrumento de encuentro para los indignados contra los regímenes autoritarios durante la denominada primavera árabe.

En base a antecedentes como estos y algunos otros, la inteligencia estadounidense estimó oportuno financiar una red social para Cuba que pudiera cumplir el papel que Twitter logró en otros escenarios. Para disfrazarlo, lo bautizaron con el nombre ZunZuneo.

La apuesta a una primavera cubana salió muy mal.

La semana pasada, luego de la revelación del escándalo por parte de la agencia AP, el senador demócrata Patrick Leahy –responsable de subcomité de operaciones en el exterior-, quien es el encargado de asignar los fondos a la USAID, inquirió en duros términos al máximo responsable de esa entidad, Rajiv Shah.

La siguiente es una transcripción editada de una publicación del periódico Juventud Rebelde de Cuba.


“En repetidas ocasiones, el senador Leahy le preguntó de quién había sido la idea de ese proyecto. En sus intentos de eludir la pregunta, Shah apuntó que ZunZuneo ‘fue diseñado entre el 2007 y el 2008’, y cuando quiso acotar sobre ‘el marco jurídico que consagra el objetivo del programa’, fue abordado nuevamente por Leahy:

‘Yo conozco el marco jurídico. Esas leyes no mencionan nada sobre este disparate de montar un tipo de Twitter en Cuba…’

En otro momento de la acalorada discusión, Rajiv Shah indicó que el programa de la USAID operó de forma ‘discreta’ y dijo que estaba recogido en las justificaciones presupuestarias presentadas al Congreso. Una afirmación que también irritó a Leahy, quien lo interrumpió para decir que leyó esos documentos y nunca conoció del proyecto.

Leahy dijo que empleados de la USAID de todo el mundo le han estado llamando para quejarse de que programas secretos como ZunZuneo les ponen en peligro, pues refuerzan la visión de que la agencia es una fachada para el espionaje estadounidense.”

El caso suma elementos muy interesantes. Se demuestra una vez más que la agencia USAID, que supuestamente vuelca recursos de los contribuyentes estadounidenses a proyectos de desarrollo en terceros países, está ampliamente infiltrada por las agencias de inteligencia.

El diario estadounidense The New York Times cuestionó a la USAID por gastar parte de su presupuesto en proyectos subversivos como ZunZuneo, en lugar de usar sus 20 000 millones de dólares en los programas para combatir la pobreza.

El senador encargado de aprobar los recursos para la USAID informó que no estaba al tanto del proyecto ZunZuneo porque este no figuraba en los reportes oficiales. Es evidente que la USAID ejecuta operaciones de inteligencia encubiertas que nada tienen que ver con el desarrollo de terceros países.

El propio legislador estadounidense y los trabajadores de la USAID entienden que casos como estos no hacen más que reforzar la idea de que la agencia es una fachada para el espionaje de Estados Unidos.

La investigación de la AP reveló que la USAID y sus contratistas atravesaron numerosos trabajos para ocultar los lazos que tenía Washington con Zunzuneo.

La USAID también aseguró que a varios candidatos para Director General de la compañía de la red ZunZuneo se les dijo explícitamente que el gobierno de EE.UU. estaba involucrado. Sin embargo la AP contactó a dos de los candidatos, quienes dijeron que los entrevistaron para el trabajo sin ninguna idea de la participación de EE.UU.

ZunZuneo se hizo pública en el año 2009, poco después del arresto en Cuba del contratista norteamericano Alan Gross. Éste fue encarcelado en la isla después de viajar repetidamente en una misión clandestina de la USAID para extender accesos de Internet a ciudadanos cubanos.

“Una vez que Alan fue arrestado, es chocante que USAID pusiera aún más en peligro su seguridad ejecutando una operación encubierta en Cuba”, dijo su abogado Scott Gilbert.

Puede tenerse por seguro que la apuesta de Washington a una primavera cubana no se detendrá con el fracaso de ZunZuneo. Al mismo tiempo que AP revelaba esta operación clandestina, el vicepresidente estadounidense Joseph Biden recibía a la bloguera contrarrevolucionaria cubana Yoani Sánchez.

La foto que acompaña esta nota es una clara evidencia acerca de la injerencia de la Casa Blanca en los asuntos internos de nuestra América, así como del abierto apoyo a las redes sociales como instrumento de desestabilización.

Venezuela y Bolivia


Esta política se aplica en toda la región. En Venezuela, la agitación via Twitter está a la orden del día, decenas de fotografías tomadas en diferentes países han sido subidas a las redes sociales para mostrar la brutalidad del gobierno de Maduro. El origen falso de esos montajes es ignorado por grandes capas de la población que se sienten excitados en su indignación. Para cuando nos enteramos de que esas fotos son falsas podría ser demasiado tarde.

A Washington le ha tomado 8 años de guerra psicológica derrocar a Víctor Yanukovich en Ucrania, pero lo han logrado.

En 2013, la USAID tenía aprobados 960 mil dólares para “enseñarle” al pueblo boliviano como hacer democracia y afrontar las elecciones presidenciales de este año.

Los servicios de inteligencia estadounidenses no descansarán hasta ver fuera de Palacio a su archienemigo, el indio Evo Morales –a quien de paso se le agradece la expulsión de la DEA y la USAID-.

Si bien desde 2008 hasta aquí sus intentos desestabilizadores no han tenido mayor relevancia y la estabilidad económica les resta posibilidades, el peor error sería dormirse en los laureles.

No todos los días contamos con la posibilidad de publicitar las operaciones encubiertas impulsadas desde Washington, lo que sí podemos tener presente para establecer nuestros mecanismos de defensa son los lineamientos generales de la geopolítica estadounidense para nuestra región.

Una buena muestra de ello son algunas de las conclusiones del documento Santa Fe I (ver recuadro aparte), realizadas durante un encuentro organizado por la CIA en 1980, y que lamentablemente, se mantienen plenamente vigentes.


Documento Santa Fe I

•    Instalación de gobiernos próximos a los Estados Unidos con poca capacidad de gestión y dependientes de asesores enviados por éstos.

•    Promover reformas económicas neoliberales que facilitasen la inversión norteamericana y europea en los países latinoamericanas, además de debilitar a las economías y a las elites y empresas locales. 

•    Debilitar la posición de intelectuales izquierdistas o críticos a los Estados Unidos y dar tribuna a políticos y pensadores favorables a sus políticas, con posturas conocidas como “populismo de derecha”.

•    Usar la lucha contra el narcotráfico para fortalecer la presencia militar norteamericana.

•    Minar las bases de la cultura tradicional y a los movimientos populares de izquierda latinoamericanos.

Be the first to comment

Deja un comentario