diciembre 2, 2020

Soza y sus temerarias declaraciones

Aunque es más fácil decirlo que hacerlo, urge que el Ministerio Público logre la detención y la extradición del fiscal Marcelo Soza. Las declaraciones del ex fiscal que manejó el caso terrorismo, formuladas en el Brasil, son bastante delicadas como para quedarse sin capacidad de reacción.

No hay duda que Soza ha abierto la ventiladora contra el gobierno y hay necesidad imperiosa de saber qué factores de poder, nacionales y extranjeros, se encuentran detrás suyo. Sus apariciones y declaraciones, amplificadas por medios claramente opositores, no son casuales y sería ingenuo dudar que irán en aumento a medida que se acerquen las elecciones generales de octubre.

Soza hace afirmaciones muy graves y se lo debe traer al país para que las ratifique ante la justicia. Ya no es posible tolerar que cualquier persona denunciado por extorsión y otro tipo de delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones, salga del país y se convierta en fuente de información de los medios de comunicación e instrumento político de oposición.

El ex fiscal, acusado por delitos de extorsión por algunos de los involucrados en el caso terrorismo, se ha vuelto en una de las armas, ciertamente previsibles, para la campaña electoral. Cada vez hay menos dudas que Soza ha salido del país con el apoyo de sectores que le interesan afectar la autoridad política y moral del gobierno del presidente Evo Morales.

Ahora bien, como ya se ha señalado desde este espacio, hay que diferenciar el caso terrorismo de las declaraciones del ex fiscal e incluso de los indicios de extorsión que Soza ha cometido en el ejercicio de sus funciones. En el primer caso, corresponde dar los pasos necesarios para impedir las maniobras jurídicas de los demandados y de una vez dictar sentencia. Esa es una responsabilidad de la justicia. Hay suficientes pruebas como para pensar que el caso terrorismo fue inventado.

Y en el segundo y tercer caso, estos deben ser aclarados y si Soza hace esas declaraciones sin venir a probarlas, hay que recurrir a los mecanismos establecidos para traerlo al país.

Be the first to comment

Deja un comentario