noviembre 24, 2020

Radio Continental (1.160) – “La voz de los fabriles”

por: Verónica Salomé Colque Jiménez

La historia de la radio en Bolivia nos remite a la década de los cuarenta del siglo XX, muy vinculada a las reivindicaciones sociales de los trabajadores mineros. En aquel tiempo, la radio se constituyó en el portavoz de las demandas del sector minero, sin embargo, fue también adoptado por otro sector, el de los fabriles, como instrumento de cohesión y lucha social.

Entre 1930 y 1950 el sector fabril fue parte de una serie de manifestaciones que tuvieron por objetivo la mejora salarial y el reconocimiento legal de su dirigencia. Estas movilizaciones derivaron en persecuciones, confinamientos y masacres, siendo la mayor arremetida los acontecimientos del 18 de mayo de 1950, cuando se provocó la masacre de los trabajadores fabriles en Villa Victoria, por el gobierno de Mamerto Urriolagoitia. Un año después, el 7 de octubre de 1951 se organizó la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia, creándose la máxima organización de éste sector.

En uno de sus congresos se decide la creación de una imprenta y una radioemisora. Jaime Primo Cruz Villafán, Secretario de la Federación de Fabriles y Primer Director de la Radio, afirma que se buscó crear “(…) un gran instrumento de lucha con los propósitos de servir y defender los intereses de la patria y la clase trabajadora en general… la defensa intransigente de las libertades sindicales y ciudadanas. (…) un verdadero apoyo a las luchas de la clase trabajadora para obtener mejores condiciones de vida y (…) fiel representante del pensamiento de los trabajadores fabriles” (Meave 2002: 63), siendo este el principio orientador en la creación de la radio.

Con la adquisición del inmueble perteneciente a la Empresa de Estanislao Zuazo e Isabel de Zuazo (actual Colegio Fabril “18 de Mayo”), la dotación de infraestructura, equipos transmisores, personal, elaboración de programas, generación de recursos económicos, etc., “Radio Continental” salió al aire el 17 de mayo de 1957, a las siete de la noche, en vísperas del “Día del Fabril”, que inició sus transmisiones con música nacional, como lo recuerda Jaime Primo Cruz:

“(…) Aquí sale la nueva emisora, la voz fabril –media hora después– Radio Continental, “La voz oficial de los trabajadores fabriles”; esa era la identificación y con su pequeña característica de órgano, con su huayñito, se emitía las primeras emisiones” (Meave 2002: 64)

Desde sus inicios asistieron a la radio personalidades y conjuntos musicales. Los huayños, cuecas, cumbias, mambo, boleros y otros géneros de música nacional e internacional, fueron parte de su programación. Desfiles cívicos, campeonatos, partidos de futbol, noticias desde el Palacio de Gobierno eran parte de sus transmisiones en vivo. La radio se autofinanciaba a través de espacios de felicitaciones, avisos religiosos, extravíos, reuniones sociales y asambleas, ingresos que sirvieron para pago de sueldos, mantenimiento y repuestos.

Radio Continental abordó distintos aspectos de la realidad nacional pero fundamentalmente se dedicó al análisis de los efectos de las medidas económicas del gobierno respecto de los trabajadores. Su gran fortaleza fue tratar el problema obrero-patronal, vinculado a los salarios, despidos, seguridad industrial, además de difundir los logros obtenidos en materia de bonos, subsidios, etc., asumiendo así “la voz de los fabriles”. Para 1963 las consecuencias de la aplicación del Plan Eder (medida antiinflacionaria impuesta por el gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario MNR) y el Fondo Monetario Internacional FMI, en 1956) agravó la situación de la industria y con ello la de los trabajadores fabriles. Ante éste panorama “Radio Continental” asumió un importante rol en la difusión de información para ganar a la opinión pública en favor de la lucha de los trabajadores fabriles. El calificativo de “conspiradores”, las amenazas y la indiferencia de la Central Obrera de Bolivia, estaban de la mano de los acontecimientos protagonizados por los fabriles y la radio.

Tras las elecciones de 1964 que reflejó un claro descontento social. El 4 de noviembre del mismo año, el Gral. René Barrientos Ortuño asumió el gobierno del país al mando de una junta militar. Tiempo después, renunció a la junta para postular a las elecciones presidenciales asumiendo como Presidente Constitucional de la República en 1966. En su gobierno buscó incorporar al sector fabril a su nueva política, pero las condiciones sociales empeoraron por lo que fue inevitable el cierre de fábricas y con ello el despido de trabajadores. Este nuevo panorama hace que la radio tome parte activa contra el gobierno.

“La Radio Fabril Continental incitaba a la alteración del orden público y se ocupaba de ofender regularmente a la dignidad del presidente. El Gobierno decide su clausura sin derecho a reclamo de bienes. La dura arremetida concluiría con violentas intervenciones en las sedes sociales, y con el bombardeo y asalto de la radio.” (Entrevista a Walter Delgadillo, en Meave 2002: 68-69)

El asalto a la radioemisora trajo como consecuencia pérdidas materiales y daños de consideración, sin embargo no sería el primero ni único que experimentaría. Tras el golpe de estado del Gral. Hugo Banzer Suarez (1971-1978) varios sectores manifestaron su descontento y estas voces hicieron eco en la radio y ésta en la sociedad, lo que provocó una nueva intervención.

La cobertura en cadena de las radios sindicales caracterizó éste periodo. A la cabeza de “Radio Progreso” se sumaron “El Cóndor” y “Continental” de La Paz, estableciendo conexión con Radio “El Cóndor” de Oruro y con las emisoras de los centros mineros, todas, expresando resistencia a la dictadura de Banzer Suarez.

Radio Continental difundió de manera intermitente cartas, documentos, resoluciones a nivel local y nacional, sorteando las intervenciones. Por otro lado difundía cursos de orientación para los trabajadores y programas que abordaban temas de la Ley General del Trabajo. En este periodo se introdujo la música nacional contestataria y de protesta, además se desarrollan programas dirigidos a sectores específicos, entre ellos “La hora fabril” y “La hora sindical”, que no tuvieron carácter continuo por las intervenciones estatales. Gracias a las contribuciones de los mismos trabajadores y de donaciones de organismos sindicales europeos, identificados con la clase trabajadora, la radio pudo continuar.

El 1 de noviembre de 1979, con un golpe de estado, tomó la dirección del país el Cnl. Alberto Natusch Busch. La violencia, los heridos, muertos y desaparecidos, caracterizaron éste periodo y ante las amenazas a la radio Continental, no teniendo otra alternativa, tuvo que suspender las emisiones al igual que muchos otros medios de comunicación que no quisieron adscribirse a un sistema informativo centralizado en canales oficiales. Ante ese hecho, la Federación de Trabajadores de la Prensa de Bolivia, el Sindicato de Trabajadores de la Prensa de La Paz y la Asociación de Periodistas de La Paz:

“… condenan (…) los atropellos punibles sufridos por varios medios de comunicación de esta ciudad y el interior del país, como los allanamientos de las radioemisoras Fides, Cruz del Sur, Panamericana y Continental; y el vespertino Última Hora, de La Paz…” (Meave 2002: 75)

El inicio de la nueva década parecía augurar condiciones más democráticas para la sociedad y mejores días para la radio. El 15 de julio de 1980 la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia señaló que no permitiría que “entidad o persona alguna se atribuya la dirección del pueblo”. Sin embargo, dos días después, el 17 de julio, Luis García Mesa mediante golpe de Estado, declaró el receso de las asociaciones y sindicatos de trabajadores y otras entidades públicas y privadas.

Enterados los trabajadores fabriles de la situación política se concentraron en inmediaciones de la radio para resguardarla, sin embargo no se pudo hacer frente a la intervención militar. Varios dirigentes sindicales fueron tomados presos y asaltaron la emisora fabril que se vio acallada y enmudecida desde julio de 1980 hasta los primeros meses de 1982. En la intervención se destruyó y secuestró varios elementos de la emisora al igual que documentación, dejándola clausurada. Pese a la posterior recuperación de los equipos la capacidad de la radio no fue la misma.

El retorno a la democracia de 1982 permitió la reiniciación de la radio pero los resultados fueron desalentadores. Desde 1985 y ante un nuevo panorama político, económico y social, se hicieron cambios estructurales en la organización interna de la Federación Departamental de Fabriles de La Paz, por el cual los Secretarios de Cultura y Deporte asumieron la dirección de esta institución, situación que marcó un progresivo declive hasta la actualidad.

Los cambios al interior de la radio, su dirección, la programación y su carácter sindical influyeron en su paulatina decadencia. Los intentos por mejorar la radio, en cuanto a infraestructura y equipos no dieron resultados significativos. Por otro lado, el nuevo panorama del sector industrial restó fuerza a éste sector. En la entrevista realizada a Eduardo Godoy, el 2000, éste señalo:

“Hay que ver qué tipo de lucha hay que desarrollar…ya no hay las fábricas como SOLIGNO, FORNO, SAID. Ahora hay más fábricas pequeñas que grandes, y muchos con trabajadores eventuales, pequeñas factorías que no pasan de 20 trabajadores. Yo creo que poder ver esa nueva realidad y hacer una comunicación adecuada para todos ellos, porque, sin duda, un medio de comunicación bien llevado puede potenciar la organización sindical. La federación de fabriles, si sabe ver esta nueva realidad, puede tener un gran auxiliar en la radio para organizar a todos los trabajadores fabriles…” (Meave 2002:88)

En cuanto a los archivos queda decir que las distintas intervenciones a la radioemisora fueron mermando su memoria institucional. Martha Espinoza Plata (Secretaria en 2013) señaló:

“Entre los años de 1979 y 1981 hubo un secuestro de documento, arbitrariamente la emisora fue saqueada, no hubo emisiones alrededor de un mes (…) era una época de persecuciones, se llevaron saquillos con documentación, además hubo destrozo de los equipos, muebles (…)”


El asalto, secuestro y destrucción de equipos y documentación (en sus distintos soportes) imposibilitaron dar continuidad al curso histórico de la radio. A esto se suman los conflictos internos de la Federación de Fabriles (2008) que acabaron en un nuevo asalto a sus instalaciones, secuestrando la historia los últimos 20 años. La discontinuidad en la dirección y la falta del personal profesional encausó en la disminución de la audiencia, perdiendo así el potencial que alguna vez tuvo.

La radio en la actualidad cuenta con cuatro espacios: Secretaría, Sala de Operadores, Sala de Locución y Sala de Discoteca. En cada una se conserva y resguardan materiales bibliográficos (que recuerda el carácter de la radio); equipos antiguos (que si bien no son utilizados acompañan y dan fe de la data de ésta emisora); distintos soportes musicales desde cintas magnetofónicas, discos de vinilo, cassetes, cd’s., hasta el actual equipo computacional que ayuda en las emisiones. Estos soportes musicales vislumbran un potencial museo sonoro musical.

Los testimonios de los trabajadores de Radio Continental, muestra que a pesar de las circunstancias y condiciones desfavorables, ha permanecido al aire hasta la actualidad. Permanece indeleble el recuerdo de su época de oro, pero también está en la memoria aquella Radio que llevó la voz de los fabriles a la sociedad. En sus 57 años de trayectoria, Radio Continental fue fiel testigo de los cambios económicos, políticos, sociales y culturales, y los anhelos de los fabriles, llegando a constituirse en algunos momentos en protagonista de estos cambios. Más de cinco décadas al aire a pesar de los asaltos de los que fue víctima, de las limitaciones económicas y de los muchos factores que influyeron en su decadencia como radioemisora, la hacen merecedora de un justo reconocimiento. Radio Continental, pese a las circunstancias, no fue silenciada y hoy en día sigue en esa constante lucha por seguir siendo “la Voz Oficial de los Fabriles”.

Bibliografía consultada

•    KUNCAR, O.; LOZADA, F. Las voces del coraje: radios mineros de Bolivia. Revista Chasqui Nº 10, abril-junio, 1984 pg.53.

•    MEAVE GUEVARA, Hernán Miguel; BADANI CHUQUIMIA, Max Hilarión. La Flexibilización laboral y la Federación de Trabajadores Fabriles de La Paz: Estrategia para una Información y Criticidad a Través de Radio Continental de La Paz (Tesis). La Paz, 2002.

•    VILLALOBOS, Filomena. Radio Continental en el Periodo Dictatorial de 1971-1982. Tesis Comunicación Social. La Paz 2001.

Entrevistas

•    Martha Espinoza Plata, julio de 2013

•    Jesús Quispe, julio de 2013

•    Jorge Rivas, julio de 2013


*    Estudiante de cuarto año de la Carrera de Historia de la UMSA. saloverito@hotmail.com

1 comentario en Radio Continental (1.160) – “La voz de los fabriles”

  1. A manera de sugerencia, si los responsables de la página entrevistaran a don Eduardo Godoy, periodista en canal 4 La Paz, Gaston Lobaton y Edgardo Vásquez, entre otros cuantos, con seguridad que encontrarían muchos mas datos, especialmente de momentos conflictivos de golpes de Estado, en los que Continental liderba la resistencia entre los medios de Comunicación Alternativa.

Deja un comentario