noviembre 28, 2020

EE.UU. y el juicio a Goni

La determinación de un juez de Florida, Estados Unidos, de dar luz verde para que proceda el juicio contra el ex presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada y su Ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, por la “masacre de octubre” de 2003, es un paso de gran importancia para hacer justicia con los muertos y heridos de la ciudad de El Alto.

La decisión del juez federal destraba de esa manera la cadena de artificios que el ex jefe de Estado y su principal colaborador montaron desde que fugaron a los Estados Unidos (17 de octubre de 2003), para no responder en el país por la violación de derechos humanos.

Pero, quizá es lo más importante, además del pedido de resarcimiento de daños que contiene la demanda presentada, se abre la gran posibilidad de que el gobierno de los Estados Unidos se vea obligado a la extradición de ambos políticos bolivianos. El juez estadounidense ha encontrado suficientes indicios y pruebas sobre la participación de las dos ex altas autoridades de Bolivia en la comisión de los delitos que se les acusa, por lo que la Casa Blanca debería entregarlos a la justicia boliviana en señal de cumplimiento del tratado de extradición entre ambos estados.

Todavía no hay que cantar victoria. Si bien se ha dado luz verde a la demanda, eso no implica que la sentencia vaya a ser condenatoria. Hay todavía mucho por recorrer y los demandados tienen a disposición otras formas de volver a parar el juicio, desde interponer otros recursos incidentales hasta llegar a acuerdos políticos –más de los que ya tienen- con la ultraderecha estadounidense para golpear al presidente Evo Morales. Pensar que en EE.UU. hay independencia de poderes solo lo creen los ingenuos.

Sin embargo, a pesar de la existencia de muchos hilos ocultos, es una buena noticia que se haya dado lugar a la demanda. Habrá que dar, desde el Ministerio de Justicia del Estado Plurinacional y los organismos de derechos humanos, todo el apoyo a los familiares que presentaron las demandas. La causa de ellos, es la causa de la mayor parte de los bolivianos.

Be the first to comment

Deja un comentario