noviembre 26, 2020

El triste final de los binomios

por: Rafael Artigas

En los afanes de seguir coleccionando “figuritas”, como en el mundial de fútbol, los partidos, agrupaciones y otras junt’uchas aceleran su marcha a consolidar sus binomios desesperadamente, unos reciclando lo que queda de la basura neoliberal, otros con gente afín al gobierno para tratar de deslegitimizar al partido gobernante y sólo para restar.

Rostros conocidos del pasado reciente aparecen “ampliados” en el llamado Frente Amplio, que de Amplio solo quedó el nombre, porque fue reducido a la mínima expresión al verse noqueados y, como lo dijo uno de sus ex aliados, José Antonio Quiroga, el FA “está herido de muerte”, luego que Unidad Nacional, firmó un pacto con el Movimiento Demócrata Social del binomio Doria Medina y Suárez.

El acuerdo UN-MDS reduce al FA a la condición de una “mera alianza electoral, no de una opción programática e institucional de más largo plazo, al optar por otra denominación ha desaparecido esa posibilidad, no todas las organizaciones que componen el FA aceptan los términos de la alianza UN-MDS”, dijo Quiroga en una conferencia de prensa.

A ese anhelado proyecto de “unidad” que se quebró por la alianza con Costas, se sumaron, el Pacto de Integración Social, PAIS y el Movimiento Nacionalista Revolucionario, que son parte del Frente fundado, incluyendo a la ex asambleísta constituyente, Loyola Guzmán, que al igual que Quiroga, Lara y del ex dirigente del CONAMAQ, Rafael Quispe, se retiraron porque la veían “como una transacción de cuotas parlamentarias”.

Por el otro lado con el MSM, cunde la desesperación y al ver que se le acabaron las horas, Juan del Granado, busca otra figurita que le faltaba para la colección de su binomio, ya que la Rebeca Delgado le bajo el dedo y al final Juan decide por Adriana Gil, quien ya ha venido con sus ofertas diciendo que va a triplicar el sueldo a los policías, otorgar un sueldo de vejez a los adultos mayores que no tengan jubilación y otros anuncios publicitarios de campaña para ganar adeptos.

Y finalmente el retorno de Tuto con rostro indígena para buscar ganar el voto como lo hizo con Savina Cuellar, ahora apuesta por Tomasa Yarwi, ex ministra en su gobierno y siempre aliada a los grupos opositores en Chuquisaca, otra mujer que no se pronunció cuando vio a sus “hermanos” flagelados en la Plaza de Sucre por racistas, ahora llega con otra fórmula en el escenario de los desesperados del poder.

Cuánto de consistente puede ser un partido, frente o movimiento cuando la diversidad de pensamiento político, o mejor la actitud frente a la vida, no han tenido resultado y saben bien que fracasaron repetidamente, ¿cuán consistente puede ser una repetición de experiencias ya pasadas y fracasadas?

Los famosos “pactos”, nos recuerdan al tiempo neoliberal, que en los hechos fueron “frentes políticos” cuya característica central fueron las cuotas de poder, y la desgobernabilidad, de ésta manera pervirtieron la política para que se convierta en un comercio y además privatizado.

La tarea de buscar candidatos por el sólo buscar un perfil con peso político, con trayectoria en las luchas sociales, es como navegar en un mar de egos, que naturalmente ocurre en un barco con varios capitanes y capitanas. Este proceso de recuperación de lo político como la búsqueda de una armonía entre Sociedad y Estado, está caminando, pero a contrapelo reaparecen las viejas prácticas, los viejos reciclajes que permiten a los pervertidores de lo político entrar en escena y sin un mínimo de pudor, y se dicen que son la “alternativa”, pero lo que se ve se anota: no tiene propuesta para el país.

Pensar que los políticos neoliberales tengan la humildad de un dirigente obrero o campesino que entró en la vida política por sus convicciones y sus opciones, es pedir que florezca el chuño. Ya se acabó la generación de hombres y mujeres de combate, de plena identificación con su causa; los modelos combativos que se amoldaron al tiempo y al ritmo de la historia como queriendo empalmar y ser consecuentes con el pensamiento del Che, cuando nos decía: “Luchar contra el imperialismo donde sea que esté…”, ya se acabaron.


* Rafael Artigas, es comunicador e investigador orureño

Be the first to comment

Deja un comentario