diciembre 5, 2020

Fundación de la Asociación de Archivistas del Estado Plurinacional

Ese 16 de mayo de 2014 fue memorable para la historia de la Archivística Boliviana. El Primer Congreso de Archivistas del Estado Plurinacional se realizó con el propósito de fundar una Asociación Estatal de Archivistas, aprobar sus Estatutos y sancionar una Declaración de Principios.

Antecedentes

Grandes y numerosos fueron los esfuerzos de los archivistas para fundar una asociación que los represente y defienda sus derechos a una formación superior y especializada. En 1976, Gunnar Mendoza convocó a archivistas de todo el país, a provechando la circunstancia del Curso de Administración de Archivos, auspiciado por el ABNB y la Carrera de Historia de la UMSA, con financiamiento de la OEA, para impulsar el Programa de Desarrollo del Servicio de Archivos y Documentos Públicos de Bolivia. Como resultado de ese curso de alto nivel que contó con la participación de profesores de la talla de Ana Malaguti, de la Escuela Nacional de Archiveros de Córdoba, Argentina. En esa oportunidad se intentó levantar el Censo de Archivos de Bolivia y se procedió a la creación de la Asociación de Archivistas de La Paz, que se extinguió en 1979.

Ante ese vacío, se fundó, en marzo de 1982, la Asociación de Archivistas Ex Becarios de la OEA, para apoyar el desarrollo archivístico de Bolivia. Organizó varias actividades y convocó a las Charlas Archivísticas preparatorias de la II Reunión de Consulta de Archivos de Bolivia, habiendo publicado la Memoria del Encuentro con el títuloProblemática de los Archivos de La Paz. Fue considerada por G. Mendoza como brazo técnico de la II, III y IV Reuniones de Consulta de Archivos que convocó el ABNB. En 1993, organizó la sesión de honor en la Vicepresidencia de la República, en homenaje a archivistas, bibliotecarios y documentalistas de Bolivia, habiendo publicado Biografías breves de archivistas, bibliotecarios y custodios de memoria comunitaria, reconociendo por primera vez el trabajo de los amawtas aymaras y quechuas.

Luego de 11 años de trabajo, la Asociación decidió disolverse de motu proprio para dar paso a la formación del Comité Nacional de Archivistas, Bibliotecarios y Documentalistas de Bolivia (1993), con la finalidad de convocar al Congreso de Trabajadores de la Información “Gunnar Mendoza Loza”, que se efectivizó en Sucre, en octubre de 1996, habiéndose fundado el Comité Nacional de Archivistas, Bibliotecarios y Documentalistas de Bolivia que tuvo efímera vigencia, disolviéndose al año de su creación. Aquel año, se convocó al Congreso Departamental de La Paz, procediéndose a la creación del Comité Departamental, que se tardó más en disolverse que en organizarse internamente.

El 2007 se fundó la Asociación de Archivistas del Poder Ejecutivo, que convocó a su II Encuentro, el 14 de mayo de 2013, cuya plenaria designó una Comisión de Organización para convocar al Primer Congreso de Archivistas del Estado Plurinacional de Bolivia, a efectuarse el 16 de mayo de 2014, en instalaciones del Sistema de Archivo de la Corporación Minera de Bolivia (Calleja de los Archiveros, Barrio Equipetrol, Ciudad de El Alto), en conmemoración a los diez años de creación del Archivo Histórico de la Minería Nacional, mediante Decreto Supremo 2749 de 14 de mayo de 2004, promulgado por el expresidente Carlos D. Mesa Gisbert.

Ese 16 de mayo de 2014 fue memorable para la historia de la Archivística Boliviana. El Primer Congreso de Archivistas del Estado Plurinacional se realizó con el propósito de fundar una Asociación Estatal de Archivistas, aprobar sus Estatutos y sancionar una Declaración de Principios. Más de 250 delegados Archivistas, desde Cobija hasta Tarija, desde el oriente hasta el occidente de Bolivia, acudieron hasta el Archivo Histórico de la Minería Nacional (ciudad de El Alto), que estrenaba el imponente segundo bloque de su edificio expresamente diseñado para el Archivo minero.

Fundación de la Asociación de Archivistas del Estado Plurinacional

Al finalizar la intensa jornada, se aprobó la fundación de la Asociación de Archivistas del Estado Plurinacional de Bolivia, en base al Artículo 21.4 de la Constitución Política del Estado, que garantiza el derecho a la libertad de reunión y asociación, en forma pública y privada, con fines lícitos. Fue constituida como una organización sin fines de lucro, creada para apoyar a sus asociados en las tareas que realizan en beneficio del desarrollo de la Archivística, en los organismos públicos dependientes del Estado Plurinacional, con el propósito de promover el desarrollo integral de sus asociados, como actores fundamentales del desarrollo archivístico del Estado Plurinacional de Bolivia; asociar a las personas que trabajan en los archivos del Estado Plurinacional, sean profesionales académicos o no, y sin importar el cargo que ejerzan; impulsar el desarrollo integral de la gestión documental de los Archivos del Estado Plurinacional de Bolivia, su adecuada protección, preservación organización y uso, en estricto acatamiento de la normativa vigente que regula su existencia como instrumento insustituible de la gestión y toma de decisiones en las entidades del Estado; promover el desarrollo profesional de sus asociados; y fortalecer las labores técnicas que realicen y los servicios que prestan (Art. 4 de los Estatutos).

Para el cumplimiento de su misión, la Asociación tiene las finalidades de proponer políticas públicas para la gestión documental y administración de archivos del Estado; impulsar la sanción de la Ley del Sistema Plurinacional de Archivos; promover la formación de los trabajadores de archivo por medio de Programas Permanentes de Asistencia Técnica; canalizar becas de formación archivística en instituciones del extranjero; asesorar a sus asociados; representar a los miembros de la Asociación ante organismos nacionales, extranjeros e internacionales; orientar a las autoridades de las instituciones del Estado Plurinacional de Bolivia en las políticas de reclutamiento de personal técnico e idóneo; establecer canales de comunicación y diálogo ante las autoridades de las instituciones del Estado, en temas relativos a la gestión documental y administración de archivos; apoyar técnicamente a los asociados en su misión de custodiar el patrimonio documental que se le ha confiado; y coadyuvar a las tareas de salvaguarda del patrimonio documental de Bolivia (Artículo 5 de los Estatutos).

Para ese fin, la Asociación se ha propuesto programar y realizar cursos de formación, capacitación y actualización, archivística; auspiciar conferencias, seminarios y presentaciones de libros; convocar a congresos, reuniones, jornadas, exposiciones y certámenes, sobre temas de interés de los asociados; promover la publicación de tratados técnicos y manuales de gestión documental y administración de archivos; editar un boletín informativo para dar a conocer las actividades de la Asociación; promover y difundir el Patrimonio documental de Bolivia, para garantizar su conservación, respeto, defensa y utilidad social, enmarcado en la CPE; y asesorar a los asociados en temas de interés archivístico institucional y legal (Artículo 6 de los Estatutos).

La Asociación es amplia e incluyente. Por ello define como miembros titulares a los trabajadores de archivo en instituciones del Estado Plurinacional de Bolivia, debiendo acreditar su condición ante la Directiva (Artículo 8); y como miembros honoríficos a personas que hayan destacado por sus aportes al desarrollo de los archivos, así como personalidades eminentes que hubieran descollado en el desarrollo de la ciencia archivística; y personalidades con espíritu filantrópico que hubieran prestado ayuda moral o económica a los archivos bolivianos (Artículo 9).

Para garantizar su efectividad, la Asociación se ha dotado de una Directiva reducida, conformada por una Presidencia; Vicepresidencia; Secretaría de Actas, Archivo y Biblioteca; Secretaría de Tesorería; Secretaría de Relaciones Interinstitucionales y 5 vocales (representativos de los departamentos que no figuren en la directiva) (Artículo 17). Con ese mismo fin, la directiva conformará cuatro comisiones: Técnica (responsable de planificar cursos, talleres y seminarios especializados), Legislativa (responsable de analizar la legislación vigente en gestión documental, administración de archivos y patrimonio documental), Económica (responsable de la gestionar recursos financieros para el desarrollo de actividades de la Asociación e identificar becas para los asociados), y de Patrimonio (responsable de diseñar políticas de conservación, preservación, promoción y defensa del patrimonio documental) (Artículo 20).

Algo notable es la importancia que le presta al Archivo de la Asociación, pues resulta paradójico que asociaciones de esta clase no tengan archivos, con valor legal, debidamente constituidos. El Archivo de la Asociación estará conformado por las actas que levante la directiva, la correspondencia, los documentos producidos por las comisiones, las que emane de otros órganos, en el ejercicio de sus funciones y el archivo de contabilidad (Artículo 28), estableciendo un régimen de custodia, a cargo del Secretario de Actas, y de cada uno de los productores de documentos (Artículo 29), tomando previsiones para su centralización al término de la gestión de la directiva, mediante transferencias regladas, debidamente inventariados, para su entrega o transferencia de custodia a la nueva directiva (Artículo 30), así como la garantía de su Acceso y consulta, sobre la base del Artículo 24 de la Constitución Política del Estado (Artículo 31).

Finalmente, se ha establecido un Tribunal de Honor, conformado por cinco archivistas decanos idóneos, con mayor antigüedad en el ejercicio de la función archivística, y expresidentes de la Asociación (Artículo 42), que tendrán a su cargo el Régimen disciplinario (Artículo 43), que sancione a los miembros que contravengan principios éticos, infrinjan normas vigentes del régimen de responsabilidad por la función pública o incurran en mala praxis (Artículo 44).

Declaración de Principios del Archivista Boliviano

Los asistentes al Primer Congreso han decidido fundar la Asociación de Archivistas del Estado Plurinacional, sobre la base de la Declaración de Principios que presentó Gunnar Mendoza, el “Maestro de la Archivística Boliviana”, y fue aprobada por unanimidad en la II Reunión de Consulta de los Archivos Bolivianos (Cochabamba, 12 de julio de 1982). La Declaración de Principios, fue calificada por la Comisión que se ocupó de su análisis, con justa razón como “un ABC de los archivos en Bolivia”, por su enfoque integral que contempla en su alcance y contenido: a) Los Recursos Documentales de la Nación, b) El Servicio de Archivos y documentos y c) El Archivista, es decir el continente, el contenido y los actores sociales de la archivística estatal.

Dicha Comisión actualizó el alcance de la Declaración de Principios, “conscientes de que el tiempo ha traído vientos de cambio”, en sujeción a los principios de la “ética del trabajo, los principios del bien vivir que nos enseña, guía y orienta nuestra conducta, condenando el racismo y cualquier otro tipo de discriminación que provenga del color de la piel, las creencias religiosas o de género”, advirtiendo que “quien renuncie en los hechos y la práctica cotidiana a esos principios, no será digno de ser miembro de la Asociación”, visión plasmada en 8 adendas,.

Pero hay algo muy significativo en reconocimiento del rol político de los archivistas que se expresa en “la proclamación de asumir responsabilidad de custodios de la memoria institucional y la decisión de utilizar la información de los Archivos para el desarrollo del país, para superar y desterrar la explotación, la opresión y el empobrecimiento de las grandes mayorías de bolivianos”, la identificación de los archivistas “con la reconstrucción de la Patria, destruida por siglos de dominación colonial y por la imposición de modelos económicos como el neoliberal con el que se puso a disposición de la voracidad extranjera a nuestra Patria Bolivia”, así como reclamar el derecho de los archivistas “a una vida y trabajo dignos, [para lo cual] se debe proteger la salud proporcionándoles seguridad industrial en estricta aplicación de las leyes en actual vigencia”. Finalmente declaran que “la Asociación exigirá que las autoridades estatales, departamentales y municipales cumplan con la CPE, las leyes y reglamentos, aprobando la creación de Unidades de Archivo allá donde no existan y fortaleciendo las existentes, dotándoles de los recursos económicos necesarios y suficientes, destinados al funcionamiento, capacitación del personal, infraestructura y equipamiento adecuados”.

La visión política de los archivistas de Bolivia patentiza el alto grado de formación integral que han alcanzado al presente. Es la primera vez en la historia de la archivística boliviana en la que los propios archivistas han definido con claridad su calidad de actores sociales con un rol político que a estas alturas del desarrollo de nuestro país, es insoslayable.

Los primeros pasos se han dado ya. En breve se levantará un registro de los archivistas del país y se están organizando los primeros talleres, esperando concretar en breve el que ha solicitado la delegación de Cobija, que tiene el respaldo de la Universidad Amazónica de Pando, y otro que se planifica desde hace tiempo ya, en la ciudad de Tarija, esta vez desde el Archivo de la Gobernación, con el respaldo del Archivo Histórico Departamental.

La Asociación está empeñada en la afiliación de los archivistas del Estado Plurinacional, para pasar a la propuesta de un plan sostenido de asistencia técnica para fortalecer el desarrollo de la Archivística estatal, de tal manera que se mejore el servicio a la sociedad, razón de ser de los archivos.


* Magister en Historias Andinas y Amazónicas, Docente Titular de la Cátedra de Archivística de la Carrera de Historia de la UMSA, Director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Be the first to comment

Deja un comentario