diciembre 4, 2020

No mires la paja en el ojo ajeno…

por: Adriana Valle Rojas

Después de casi un año de la segunda emisión de bonos soberanos, llamó mi atención un artículo de Teófilo Caballero publicado en un periódico cruceño de circulación nacional, quien con una visión bastante regionalista, realiza críticas sobre la utilización de los recursos de las dos emisiones de bonos soberanos, argumentando que no se destinó ninguno de estos recursos para el financiamiento de proyectos de inversión en tierra cruceña.

No me resulta extraño leer este tipo de críticas procedentes de opinadores como Caballero, pues ya no saben cómo seguir objetando las políticas que viene implementando el gobierno nacional, con el único afán de disuadir y manipular a la opinión pública a través de sus comentarios y “análisis” sesgados que no reflejan la verdadera realidad de nuestro país.

En el pasado se escucharon muchas críticas sobre el crecimiento de la economía, este tipo de opinadores afirmaban que el país iba a tener dificultades para crecer, cuando en la realidad, Bolivia registró niveles record de crecimiento económico logrando ocupar el primer lugar del crecimiento de la región en 2009 y el segundo durante 2013, con un histórico 6.8%. Otros decían que se iban a alcanzar altos niveles de inflación en su intento de alarmar a la población, cuando en los hechos el gobierno demostró su capacidad de controlar este indicador y mantenerlo controlado en estos últimos años. También opinaron sobre el alto endeudamiento externo de nuestro país, bajo sus teorías de sobreendeudamiento e insostenibilidad, perdiendo de vista que en la actualidad nuestra economía tiene una mayor solvencia y capacidad de pago reflejada en los bajos niveles de endeudamiento externo respecto al PIB (17%).

En esta misma línea, Caballero intenta politizar el destino de los recursos de los bonos soberanos con claras pretensiones de exacerbar a las regiones del país. Este señor tiene una lógica regionalista de dividir estos recursos entre nueve, sin considerar que los bonos soberanos fueron destinados a financiar un programa de inversiones públicas que tiene una determinada rentabilidad en sus proyectos de inversión.

La absurda afirmación de Caballero que Santa Cruz no se beneficia con inversiones del gobierno nacional es totalmente falsa. Quiero aclarar a los lectores que si revisamos la evolución de la inversión pública según departamento, entre 2006 y 2013 el departamento de Santa Cruz se benefició del mayor porcentaje de la inversión pública alcanzando en promedio cerca del 20% anual de toda la inversión pública ejecutada por el gobierno nacional, que por cierto es la más alta de toda la historia alcanzando los $us3,781 millones en 2013.

Además de los proyectos de integración vial de gran envergadura que se están ejecutando en el departamento de Santa Cruz, se destacan otros proyectos de conocimiento público como la Planta de Separación de Líquidos de Río Grande, la Termoeléctrica de Warnes y el Sistema de Transporte Férreo en el Tramo Montero-Bulo Bulo, proyectos estratégicos que superan los $us500 millones en beneficio de todo el país y en particular de Santa Cruz. Al igual que otros proyectos de inversión pública que se están llevando a cabo en los demás departamentos del país, estos proyectos permitirán la integración de Bolivia, incrementarán nuestra capacidad energética y juegan un rol importante en el proceso de industrialización de nuestros recursos naturales.

Por otro lado, a diferencia de anteriores gestiones de gobierno, bajo la nueva política de endeudamiento de la actual administración, todos los recursos captados por concepto de deuda pública son destinados a fomentar el crecimiento de la economía boliviana, financiando proyectos de inversión que mejoran la capacidad productiva del país. En este contexto, los recursos de los bonos soberanos fueron invertidos en proyectos de infraestructura vial (caminos y puentes) a lo largo del territorio nacional, entre los cuales se encuentra la doble vía Puente Ichilo-Ivirgarzama que es parte de la doble vía Cochabamba-Santa Cruz que permitirá integrar el occidente con el oriente del país, y logrará mejorar el flujo del comercio nacional e internacional.

Bajo estos argumentos, no resulta claro por qué después de tanto tiempo de las dos emisiones de bonos soberanos, Teófilo Caballero intenta entrar en debate con la utilización de estos recursos, cuál sería la necesidad de enmarcarse en un concepto más regional que nacional. Si tanto le preocupan las inversiones que se realizan en Santa Cruz, porque no se enfoca en la ejecución de los importantes recursos que perciben los gobiernos subnacionales de este departamento procedentes de las transferencias que realiza el gobierno nacional por concepto de IDH, regalías y coparticipación tributaria, que presentan bajos niveles de ejecución reflejados en sus saldos en caja y bancos que, entre la Gobernación de Santa Cruz y sus municipios, actualmente ascienden a más de Bs 2 mil millones.

Queda en evidencia que los argumentos de este opinador carecen de sustento salvo su intención de politizar, desde una perspectiva regionalista, el destino de los recursos de los bonos soberanos. Claramente, Santa Cruz es uno de los departamentos que lidera el crecimiento económico del país, principalmente a través de la ejecución de la inversión pública del gobierno nacional (con o sin fondos de los bonos soberanos), lo cual no debería ser objeto de discusión.

Be the first to comment

Deja un comentario