noviembre 25, 2020

Entre debate y mediocracia

El debate ha comenzado y con muy buenos representantes de la oposición, por ejemplo ERBOL, en su programa “en directo” invitó para el debate, a periodistas especializados en el análisis político. Resultó interesante la coincidencia, de todos los invitados respecto a que el MAS sería el ganador de las elecciones, y la manera en que reaccionó la conductora, anulando todos los argumento de los invitados y tratando de posicionar su particular forma de entender la política.

La oposición política ya tiene una fuerte defensora en campaña ante cualquier atisbo de triunfalismo en el MAS, lo ha demostrado muy vehementemente, confirmando su elección política e ideológica, y solamente resta saber si será sólo el programa de la mañana el que defienda y posicione a los partidos opositores o la campaña incluirá a toda la Red ERBOL.

Porque el programa de la tarde no se queda atrás, aunque con cierto disimulo y aprovechando la opinión de la gente, incorpora preguntas cuya dirección tiene intencionalidad y sobrada manipulación política de sus “periodistas” que hacen al soberano, en similar proyección de ese programita de la noche en PAT.

No debemos ignorar la influencia que tienen ciertos medios de comunicación que responden a una línea de restauración del viejo régimen, en realidad son ellos la verdadera oposición real; los que aparecen en las fotos y las listas de candidatos son solamente las formas.

Mientras los operadores de la oposición se preocupan por las suposiciones y hacen mucha ciencia ficción, el mundo se encuentra al borde de un colapso civilizatorio. Después de la derrota de EEUU en Vietnam habíamos pensado que los imperios de cualquier color y religión habían aprendido la lección, que la paz es el mejor bien común de la humanidad, pero nos equivocamos y, son estos imperios ávidos de poder, de sangre y vidas que se ocupan todos los días, de recordarnos que la maldad existe y que nunca pensaron en el final de las guerras.

Quedan confirmadas una vez más las afirmaciones que el Che nos dejó cuando sostenía que estábamos viviendo ya una Tercera Guerra Mundial. Ese es el escenario en el que nos encontramos y donde iniciativas como la tecnología satelital, la investigación nuclear, la soberanía alimentaria y financiera son importantes, son hechos estratégicos, pero la miopía de los pequeños intereses de capilla no permite vislumbrar.

Nuestro país es el peor ejemplo para los imperios de nuestro tiempo, es un mal ejemplo para el capitalismo salvaje, es un mal ejemplo para los que utilizan los medios de comunicación como medios de condicionamiento, es un mal ejemplo para los que piensan una sociedad robotizada, es un mal ejemplo para los que se sienten dueños (todavía) de nuestras conciencias, pero nuestra razón y pasión, bien juntitas, a lo andino, ya no pueden ser manipuladas.

Las contradicciones necesarias e inevitables, siempre se resuelven en el t’inku, esa es la nueva dinámica de la acción política de los movimientos sociales, ya no se definen en los finos salones de una embajada, o al calor de unas chequeras abultadas; existe una nueva lógica de la participación política que ciertas neuronas colonizadas no pueden descifrar.

Los debates en las democracias liberales, son cada vez menos frecuentes, lo que cuenta es la estrategia de marketing del candidato, y aún en ésta lógica se comprueba que Evo-Álvaro, “vende más” tal es la constatación que los mismos estrategas políticos del neoliberalismo se esmeran en sus críticas a la oposición y sus candidatos.

¿Por qué se insiste en un debate? Sencillamente porque la única forma de conquistar votos es demostrar que uno está jugando en las grandes ligas. Este aspecto es importante en el sistema político boliviano, porque de lo contrario uno termina su ciclo de vida pública.

¿Qué fue de PODEMOS y de otros intentos de una oposición sólida? Hoy sus autores/actores, intentan revivirse como renovados y cristianos, ni lo uno ni lo otro. Hoy la batalla es con los verdaderos opositores que no son otros que la “mediocracia”, los medios de comunicación en poder de grupos empresariales, de grupos llamados “independientes”, son fenómenos que ya cuentan con muchos ejemplos en el mundo.


* Camilo Katari, es escritor e historiador potosino

Be the first to comment

Deja un comentario