noviembre 24, 2020

¡Basta carajo!

La indignación no pude expresarse en un tono menor. La actitud del Estado de Israel no puede recibir una expresión de menor calibre. Al sionismo terrorista y genocida no se le puede decir menos.

Lo que está ocurriendo en Gaza es una masacre. El término no es una exageración. Es una auténtica masacre expresada en el uso desproporcionado de la fuerza de un Estado de ocupación, que esta asesinando a civiles desarmados. A esta hora ya son más de mil trescientos muertos y más de 7.000 heridos. Al menos el 80% de las víctimas son niños y mujeres. El viejo concepto sionista de que cada niño palestino es un potencial terrorista, ha vuelto a cobrar vigencia.

Las escuelas de la ONU son blancos militares. Las mezquitas objetivos de guerra. Los hospitales y ambulancias son bombardeados. Los mercados no se libran del tiro al blanco genocida. Se usa armas prohibidas por el derecho internacional humanitario, cargadas de metralla y de fósforo blanco.

Instalaciones de generación de electricidad y de potabilización de agua han sido bombardeadas y las consecuencias en los próximos días son la imposibilidad de tener agua en los grifos, combustible en los surtidores, ni energía eléctrica.

Está claro que el objetivo político de Israel no es la guerra contra Hamas, sino la desaparición de la población palestina. El 1948 se comenzó la ocupación territorial de más de 400 pueblos y se los desplazó de su territorio hasta convertir a Palestina en una franja de 40 kilómetros de largo por 4 kilómetros de ancho. La franja de Gaza esta circundada por un muro que impide el libre tránsito de los palestinos. Gaza es una cárcel abierta de algo menos de dos millones de personas. Desde el 2006 no ingresan ni combustibles, ni medicamentos, ni alimentos.

Y en esta historia hay cómplices. Estados Unidos ha comprometido a Israel 30.000 millones de $us hasta el 2020 para el desarrollo del denominado escudo antimisiles. Que misiles? Cohetes caseros de estruendo, pueden ser calificados de misiles? Si Hamas lanza un cohete de estruendo, Israel le devuelve diez misiles de destrucción masiva. Cuantos israelíes han muerto por cohetes de Hamas? Estados Unidos envía 11 millones de $us diarios a Israel, con fines de apoyo militar. Es o no su cómplice?

En esas condiciones, no resulta lógico que la lucha por la supervivencia lleve a los jóvenes palestinos a responder con violencia frente a tanta violencia? Hamas no es un producto de la violencia israelita? No olvidemos que la autoridad palestina elegida bajo las reglas de juego democrático occidentales es Hamas. Entonces? La democracia occidental vale sólo cuando se elige a quien conviene a los intereses políticos de occidente?

Finalmente la ONU ha calificado de crímenes de guerra el bombardeo de sus instalaciones humanitarias. Es un paso importante, pero como juzgar a los responsables de estos crímenes si ni Israel ni Estados Unidos han reconocido a la Corte Penal Internacional y la posibilidad de ser juzgados en un tribunal internacional?

No podemos quedarnos con los brazos cruzados frente a tanta impunidad. Es preciso desarrollar medidas a nivel nacional como internacional frente al accionar sionista.

Convocamos al Estado Plurinacional a impulsar campañas internacionales e incluso impulsar medidas nacionales aún sean estas de carácter simbólico.

Es preciso impulsar una campaña internacional para juzgar a Benjamín Netanyahu como un criminal de guerra y genocida del pueblo palestino. Así mismo, desarrollar en todos los espacios internacionales de integración regional, acciones contra el estado genocida de Israel.

A nivel interno, pongamos a Israel al grupo 3 en el ámbito de las migraciones por ser un país que promueve el terrorismo de Estado. Cambiemos de nombre a la denominada Plaza Israel y rebauticémosla como plaza Palestina. Exijamos al Ministerio de Educación que obligue de cambiar de nombre a la unidad educativa Boliviano Israelita, como expresión del repudio al Estado de Israel.

Basta ya! Es hora de reaccionar efectiva y solidariamente! Recuperemos nuestra dignidad! Los próximos podríamos ser nosotros!


* Fernando Rodríguez Ureña es zoociologo, con maestría en quimeras. Hizo su doctorado en la pluriversidad de Los Sauces en Lian Ma He Nan Lu. Alguna vez fingió como diplomático.

Be the first to comment

Deja un comentario