noviembre 24, 2020

Jóvenes y las elecciones de Octubre; entre retos y victorias

por: Inti Tonatiuh Rioja Guzmán

En Octubre, la democracia intercultural boliviana escribirá con fuerza un nuevo capítulo en su historia, por segunda vez las y los jóvenes sientan presencia como candidatos.

La Constitución Política del Estado Plurinacional le ha dado mayor inclusión social a la representación, en éste caso, las juventudes pueden candidatear desde los dieciocho años cumplidos.

Revisando, en las elecciones nacionales del 2009, existieron alrededor de 1.751 candidatos en total de los ocho partidos políticos, de los cuales “366 candidatos tenían la edad de 18 a 30 años, los cuales se presentaron tanto como candidatos suplentes y titulares en toda Bolivia, estos representan el 20%” [1].

En las elecciones nacionales del 2014, existen 1.499 candidatos en total de los cinco partidos políticos, de los cuales, titulares y suplentes jóvenes representan el 12,6%, es decir, 189 personas que entran bajo los parámetros de edad (18-28 años) que plantea la Ley de la Juventud ya vigente [2].

Es el segundo dato de participación política juvenil institucional de nuestra historia, por ese motivo, comparto las siguientes diez reflexiones:

1. Los partidos políticos deben generan espacios para asegurar la participación de la juventud; El porcentaje de jóvenes candidatos varía por la reducción de partidos políticos inscritos para las elecciones —de ocho pasamos a cinco—, a su vez, ya no tener jóvenes en las listas podría ser un retroceso de la participación. El tema pasa por ver en donde se encuentran estos jóvenes, ejemplos; franja de seguridad, suplentes, uninominales en zonas consideradas desfavorables. Estamos hablando de las posibilidades reales de que existan autoridades jóvenes y no solamente sean un “relleno”.

2. El concepto de participación tiene que ser reflexionado; Se correría el riesgo de considerar la participación de las juventudes solamente en momentos eleccionarios, las tendencias mundiales nos demuestran que la participación también existe en forma de activismo no institucional, ejemplo; las movilizaciones juveniles en otras sociedades demandan que el Estado cambie, pero mantienen ausentismo en partidos políticos porque en algunos países estos no contribuyen al cambio, sino, lo resisten.

3. ¿Se conformara una bancada juvenil en la Asamblea Legislativa Plurinacional?; Las autoridades juveniles podrían otorgar un enfoque generacional a los temas de interés nacional, por otro lado, el Sistema Plurinacional de la Juventud podría coordinar acciones legislativas con una bancada especializada para ayudar en la gestión a realizar.

4. Alejarse de la juvenalismo [3] y luchar contra el adultocentrismo; Los nuevos representantes abordaran los temas nacionales ¿bajo que visión?, concentraran fuerzas para darle sentido generacional a su desempeño político o adoptaran lineamientos sin cuestionar.

5. Relación de la autoridad con los contenidos de la Ley de la Juventud; La ley que fue construida por agrupaciones juveniles contiene elementos como; seguro universal de salud, becas de estudio, fomento de liderazgos, entre otros. Las nuevas autoridades podrían gestionar esfuerzos para ayudar a su materialización.

6. Apoyar los esfuerzos para conseguir leyes departamentales y municipales; Existe un vacío en las entidades territoriales autónomas en materia de juventudes, aunque existen esfuerzos para subsanarlos los temas carecen de apoyo. Gestionar esfuerzos institucionales o brindar apoyo fortalecería la necesidad de estos espacios.

7. Políticas públicas para juventudes de área rural; Involucra el desenvolvimiento y transformación de la institucionalidad Estatal para trabajar con juventudes que históricamente han sido bastante relegadas y que merecen un trato especializado, no se puede asumir que la juventud es toda igual.

8. Profundizar la mirada generacional en el proceso de cambio; El momento político por el cual atraviesa el país tiene un diálogo pendiente con las juventudes, existen avances muy importantes, los problemas que se han heredado de la historia republicana, colonial y neoliberal necesitan interlocutores jóvenes que puedan perfilar nuevas acciones.

9. Acercar a la población nuevamente a la política; No es una mentira que la mirada hacia la política por parte de la población es negativa, es una herencia que tiene orígenes de aquellos tiempos donde la democracia pactada era el mayor referente de los partidos. Política con nuevos elementos es el reto que puede oxigenar a nuestra democracia.

10.Sentar las bases; Siendo este momento privilegiado de nuestra historia, donde viejos preceptos se derrumban, se debe aprovechar al máximo los nuevos liderazgos para que surjan las ideas para consolidar a nuestro Estado Plurinacional.

Más allá de los colores políticos, es una victoria generacional que nos invita a pensar el rol de la juventud en nuestro país.


* Joven politólogo boliviano, @intirioja

1 Depuración a las listas de la Corte Nacional Electoral utilizando la edad de 18 y 30 años, debido a que el entonces anteproyecto de la ley de la juventud marcaba esa como la edad de ser joven. El dato corresponde a la investigación (en línea) “Análisis al Anteproyecto de la Ley de la Juventud (ALJ) desde la perspectiva del desarrollo integral de los y las jóvenes en Bolivia”.

2 “En listas de candidatos titulares de los partidos, solo el 10,7% es joven”, en línea: http://www.la-razon.com/nacional/listas-candidatos-titulares-partidos-joven_0_2092590744.html

3 Categoría conceptual que plantea lo inverso al adultocentrismo, es decir, todo enfocado desde la mirada de la juventud exclusivamente para la juventud, dejando postergado lo “nacional” en sentido de unidad.

Be the first to comment

Deja un comentario