diciembre 5, 2020

Mesa y las relaciones con EE.UU.

El Estado Plurinacional de Bolivia quiere relaciones diplomáticas con todos los países del mundo. De eso no hay duda, aunque las declaraciones de un ex presidente y actual responsable de difundir la demanda marítima en el mundo conduzcan a una conclusión distinta.

Lo que si Bolivia no acepta, como lo hicieron los gobiernos que precedieron al liderado por Evo Morales, es que EE.UU. se entrometa en nuestros asuntos internos y que pretenda amarrarnos a un mundo unipolar que está en crisis y que, para desgracia de Washington, se dispone a ingresar a un mundo multipolar en la que el país del Norte ya no será el hegemónico.

La voluntad política de Bolivia para restablecer relaciones diplomáticas con EE.UU. se ha traducido en la firma de un Acuerdo Marco de cinco puntos que no ha prosperado no por responsabilidad del gobierno indígena campesino y popular sino por la testaruda posición estadounidense de entrometerse en temas de los bolivianos. Por eso Evo se vio obligado a expulsar a la USAID casi cuatro años después de que tomara similar decisión con el entonces embajador Philip Golberg y la DEA.

Por lo demás, el ex presidente debe saber qué hay un Canciller al mando de las relaciones internacionales, que Bolivia quiere llevarse bien con todos y que hay una política exterior que prioriza las relaciones Sur-Sur sin despreciar el norte. Y si hay que pedir a un Estado instaurar relaciones respetuosas de la soberanía nacional es a EE.UU. y no a la inversa.

Be the first to comment

Deja un comentario