noviembre 24, 2020

Voceros de la oposición

por: Rafael Artigas

Cuando varias veces hemos afirmado que son los medios de comunicación privados que trabajan junto al discurso de la oposición, no estamos equivocados al afirmar tal cosa, ya que éstos al pertenecer a potentes grupos económicos, tienen también una fuerte ligazón con lo político que deviene de aquellos años en los que usufructuaban de los partidos gobernantes.

Cuando a la par, algunos medios de comunicación privados, con sus periodistas son vehículos de propaganda o tienen a mano para interpretar la coyuntura actual, tampoco estamos equivocados porque siempre están a la orden,los “agendan” en temas sensibles a la problemática nacional, casos hay por demás para ilustrar.

Cuando en algunos programas, sobre todo en radio, una entrevistadora funge de abogada (defensora de candidatos, de jubilados, maestros urbanos, de indígenas del TIPNIS, etc…) tampoco estamos lejos de poner el ojo en una conductora que maneja muy bien la estrategia de alfombra roja con algunos candidatos de su predilección.

Curiosa pose de alguien que se dice respetuosa de los poderes constituidos. El programa de la periodista defensora de los candidatos opositores, se ha convertido en una verdadera trinchera de la oposición, descalificando las acciones de este gobierno; es quien amplifica, interpreta, aplaude y resalta toda opinión por más descabellada que sea, con la única condición que se enfrente al gobierno.

Es tan evidente la actitud de excelente vocera que, en este último tiempo, las entrevistas que realiza a los candidatos como Juan del Granado, colabora en las preguntas para que éstos puedan desenvolverse a gusto y placer como si el medio fuera suyo. Reafirmamos nuestra opinión del surgimiento de un nuevo género periodístico en radio: el terrorismo verbal, con interesantes muestras para alguna tesis académica.

Pero también y con cierto disimulo, está bien planeada su estrategia de campaña de estos opositores que invitan a sus analistas a las diferentes regiones del país a hacer de intérpretes de sus propuestas o de encuestas tal como sucede en Cochabamba con Cayo Salinas, Alex Contreras, Fernando Mayorga o los clásicos y recomendados expertos en ciencia política en La Paz como son: Carlos Cordero, Jorge Lazarte e Iván Arias.

Volviendo a los candidatos, el empresario-político dueño de Burger King, que empezó en principio a cuestionar los montos para la propaganda electoral, no ha tenido el descaro mínimo en afirmar que pondrá, nada más ni nada menos que 6 millones de Bs para su campaña de difusión, de los cuales dice que él financia “una parte importante”.

Por su parte, Juan del Granado está con la actitud de pordiosero y dice que pedirá a sus militantes un aporte de 20 bolivianos, dinero que, según el MSM, será empleado para pagar los servicios de los medios de comunicación por la propaganda electoral que difundan de ese partido.

Lo que no quedó tan claro es que, si realmente esos aportes serán para cubrir esos gastos o ya están pensando en recaudar algunos fondos que les servirán para pagar la multa de su posible pérdida de personería jurídica, por los últimos resultados en las encuestas y su evidente caída en picada de su frágil y nada consistente propuesta electoral.

Pero en contraposición a algunas afirmaciones de los voceros de la oposición sobre el tema de presupuesto para la difusión, llega la propuesta de la Ministra de Comunicación, Amanda Dávila, quien señala que los medios de comunicación estatal, están a disposición de los partidos políticos, como se hizo constar al Tribunal Supremo Electoral, que determina el uso gratuito de espacios para la propaganda electoral y su difusión a partir del 19 de septiembre.

Dávila patea el tablero a los que afirmaron que los medios estatales sólo están al servicio del gobierno y garantizó al TSE que, tanto BTV-Canal 7, Radio Patria Nueva y el periódico Cambio, ofrecerán espacios gratuitos a los partidos políticos en carrera electoral para la difusión de su propaganda.

Hoy, esos candidatos, que lo tuvieron todo en los tiempos del pasanaku neoliberal y que tanto los medios, los debates o foros electorales, lo armaban con sus analistas y eran pagados por la Confederación de Empresarios Privados y la Asociación Nacional de la Prensa, -como lo harán éste domingo- para promocionar a sus propios candidatos, ya no tendrán más pretextos para hablar de difundir sus mensajes porque ya tienen apoyo.


* Rafael Artigas, es comunicador e investigador orureño.

Be the first to comment

Deja un comentario