noviembre 30, 2020

Los históricos aportes de Bolivia y la izquierda a la Integración Sur-Sur

Previa a la reunión cumbre de presidentes de la UNASUR, el 5 del presente, se realizó un importante evento: Seminario internacional “Integración y Convergencia en América del Sur”, organizado por el Instituto Lula y la cancillería del Ecuador y el UNASUR, evento en el cual es digno mencionar como los discursos de personalidades representativas de este organismo de integración (UNASUR) están influidos por propuestas progresistas y revolucionarias planteadas, desde tiempos remotos, por intelectuales de izquierda y por cosmovisiones de nuestros pueblos originarios, este último recuperados en la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia. 

El presidente de UNASUR, Ernesto Samper, ex presidente liberal de Colombia, enfatizó en su discurso: “… la necesidad de explorar nuevas fórmulas de convergencia e integración entre los países de América Latina y el Caribe en áreas como la solidaridad, la complementariedad y la política, bajo el principio de que “todos somos iguales, pero que los que tienen más tienen que compartir con los que tienen menos”. Claramente estos principios, además de ser parte importante de nuestra constitución, son parte de las prácticas de la cosmovisión de los pueblos y naciones originarias del Abya Ayala (hoy América del Sur y el Caribe). 

Otra de las alusiones en el discurso de Samper fue decir que: “Creo que tenemos que pensar en un nuevo bloque, el bloque Sur–Sur”, buscando soluciones propias, pues, “si no tenemos nuestro propio bloque las reglas nos las van a poner otros bloques…” Esta reflexión es precisamente aporte de la hipótesis que planteó el economista egipcio, marxista, Samir Amin, en su “Teoría de la Desconexión”, tesis que se refiere a la necesidad de incrementar las relaciones Sur-Sur, para liberarnos de la dependencia en la que nos mantiene el centro del capitalismo mundializado. Así mismo, es importante recordar los discursos del presidente del G77 mas China, Evo Morales Ayma, respecto a la necesidad de potenciar la integración Sur-Sur y la firme posición antiimperialista y anticapitalista. 

De la misma forma se destaca las opiniones que diera el canciller del Ecuador, Ricardo Patiño, país anfitrión de este evento, resaltando los logros de la UNASUR, en sus seis años de funcionamiento, como: fortalecer la soberanía y las acciones como bloque en el escenario global para defender sus intereses y para construir un mundo multipolar”. Se refirió también a: “la constitución de una nueva instancia de solución de controversias en materia de inversiones, así como al acuerdo para combatir monopolios de empresas en sectores estratégicos. Planteó ampliar el Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (Sucre). Y propuso fortalecer la participación ciudadana en los procesos de integración y la democratización de la comunicación”. Dos aspectos que tienen que ver con la necesidad de acelerar una Nueva Arquitectura Financiera Regional y vincular a los que se van planteando en los BRICS. Proyectos que nos permitirán derrotar a la obsoleta y senil arquitectura financiera del Bretton Wodds, institucionalizadas por organismos como el FMI, BM y la OMC. 

También es destacable la participación del compañero Lula, ex presidente del Brasil, cuyas palabras fueron referidas a la relativa lentitud de nuestros procesos de integración: 

“….el avance de la integración no está a la altura de nuestro potencial y sobre todo de nuestras necesidades. La crisis económica mundial ha tenido un efecto que inhibió las iniciativas de integración. Es como si tuviéramos que esperar el fin de la crisis para retomar la integración. Estoy convencido de que es precisamente lo contrario: cuanto más nos integremos, mejores serán nuestras condiciones para enfrentar y superar la crisis. La integración no es un problema; es parte de la solución… lo que debemos hacer es acelerarla”. 

También se reclamó que los avances en integración se dan con hechos más ágiles y concretos, no bastan los eventos y los discurso, si los operadores no aceleran sus acciones, si los parlamentos no definen la aprobación de los acuerdos de manera más pronta. 

Así mismo el compañero Lula comentos que: “…la mayoría de países que adoptaron políticas activas de distribución de la renta, su economía creció por encima del promedio mundial. Y que el desempleo de la región ha bajado del 11,1% en 2003 a 6% en la actualidad, periodo en el cual el salario mínimo registró un aumento real de 20% en promedio. A ello se suman los avances en educación y salud….” Aspectos importantes cuya experiencia concreta están reflejados en el manejo de la política social y económica del Estado Plurinacional de Bolivia. 

En suma, el evento de la UNASUR, edemas de hacer referencia a principios aportados desde Bolivia, los pueblos originarios y los intelectuales marxistas, destacó la necesidad de consolidar y fortalecer un nuevo estilo de integración para la construcción de un mundo distinto al capitalismo senil. 

NOTA: 

Las citas en cursiva fueros obtenidas de la editorial de ALAIN, http://alainet.org. 


* Docente investigador titular de la UMSA, miembro de la “Red Boliviana de Economía Crítica”

Be the first to comment

Deja un comentario