diciembre 5, 2020

Un rechazo determinante del pueblo griego a las medidas anticrisis neoliberales

El triunfo del partido de izquierda radical Syriza en Grecia tuvo rasgos muy interesantes, alentadores y curiosos que nos invitan a realizar un análisis para aproximarnos a las tendencias que implica, a los problemas que se presentan y, probablemente, a muchas preguntas que puedan aparecer.

Datos y curiosidades del panorama electoral

El primer hecho relevante de las elecciones, fue que se incrementó el total del universo de la población votante hasta llegar a un 63%. Este dato puede significar muchas cosas, por ejemplo, una de ellas es que la población acudió al escenario electoral buscando respuestas a la dura situación socioeconómica que está viviendo por la crisis que azota a Europa en general y, muy duramente, a Grecia en particular. Pero también significa que el triunfo de Syriza implica una profundización de la democracia contrariamente a la estrategia de típica de la derecha de pretender apropiarse de la “democracia” para descalificar a la izquierda mucho más aún cuando esta es radical.

Syriza, se alza con el triunfo con un 36% de la votación total, haciéndose inicialmente con 149 escaños, faltándole solamente dos para tener una mayoría absoluta en el Legislativo. Inmediatamente realiza una alianza con el pequeño partido Nacionalista con el que coincide en algunas medidas generales, alcanzado entre ambos a 162 diputados. La distancia con el segundo fue casi de un 10%, algo histórico en Grecia. Syriza es un partido que surge de la alianza de varias corrientes de izquierda, el partido comunista, sectores trostkystas, nacionalistas y socialdemócratas. Su líder y ahora Primer Ministro es Tsipras, quien realizó la compaña con la consigna: “La austeridad no está consagrada en ningún tratado europeo”.

En segundo lugar con un 27% quedó el partido en gobierno Nueva Democracia con su líder Samarás que dimitió frente a la derrota y la mayoría absoluta del partido ganador. Este partido realizó su campaña centrada en la intención de sembrar terror y miedo en la población con el posible triunfo de la izquierda, indicando que el cuestionamiento y las propuestas del partido de izquierda provocarían la ira del Banco Central Europeo, del Fondo Monetario Internacional y del Bundesbank dejando a Grecia en una inviabilidad absoluta, su estrategia en una situación extrema de crisis, creemos que no tuvo los resultados que esperaban.

Finalmente, un hecho curioso y preocupante es que el partido neonazi Aurora Dorada, quedó en tercera posición con un 6,3%, cuando antes prácticamente no existía en el panorama político.

El programa de Syriza contra las medidas anticrisis

La izquierda radical levantó un programa totalmente definido, delineado con toda claridad, este fue el motivo principal por el cual el pueblo griego se identificó con una alternativa a la crisis.

Inicialmente Syriza fue el abanderado del cuestionamiento de las medidas anticrisis implementadas por los poderes financieros. Frente a la crisis económica que reventara en EEUU en el año 2007 que parecía inicialmente ser un problema bursátil, luego financiero y que finalmente expresará su carácter productivo estructural, crisis que demás fue trasladada a Europa afectando a los países más vulnerables como Grecia, España, Italia, los poderes financieros realizaron medidas neoliberales restrictivas que significaron recortes sociales que aumentaron el paro o desempleo hasta un 25% de la población total y un 50% en la población entre los 25 y 35 años. El crecimiento en Grecia del 0,7% es alarmante porque además lleva varios años de recesión, en comparación con el 2,5 que alcanzó EEUU en noviembre del 2014, mucho más aún cuando EEUU trata de mostrarse (como estrategia política) en una situación ventajosa en la que estaría saliendo de la crisis con este crecimiento, cuando su crecimiento anual promedio no supera el 1,4% y su industria o sector productivo sigue en picada.

Todas estas medidas de implementación del neoliberalismo en Europa, en vez de detener la crisis provocaron serios desastres sociales.

Frente a este cuestionamiento, la propuesta de Syriza consiste en rechazar estas medidas de austeridad, recuperar la dignidad nacional, realizar una expansión monetaria para promover el crecimiento económico y renegociar la deuda de los 290.000 millones de Euros en términos soberanos para que la economía no siga estrangulada.

¿Peligra el Euro?

Los sectores conservadores tienen un temor impresionante de la izquierda, del poder popular encarando la crisis y la gestión de la economía por cuenta propia en contra del manejo monopólico absoluto del megapoder financiero. Estos temores no son infundados, puesto que la base material del sostenimiento de la crisis para aguantar la reducción de la tasa de ganancia proveniente del traslado de la crisis a los países pobres y a los sectores más vulnerables, cuando un pueblo se para soberano, encuentran su límite.

Por eso es que con un gobierno con un programa claro en contra de las medidas impulsadas por el capital transnacional, genera el peligro de la ruptura del Euro, mucho más aún cuando esta senda abierta por Syriza en Grecia, podría estar seguida de Podemos en España.

Probablemente estaríamos hablando del contagio del posneoliberalismo latinoamericano a la Europa periférica.


* Economista, miembro del Colectivo Wiphala.

Be the first to comment

Deja un comentario