noviembre 30, 2020

CSUTCB: Balances Y Desafíos

por: Linda Calderón M.

Al igual que en el pasado número (657), los periodistas de La Época se han dado a la tarea de conversar con un protagonista del proceso de cambio, en esta ocasión con Rodolfo Machaca, Secretario Ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).

La cita se realizó en la ciudad de La Paz, el pasado miércoles 4 de febrero, en el local de la confederación sindical, donde Machaca procedió a responder nuestras inquietudes.

La Época (LE).- ¿Qué significa para los campesinos, los pueblos originarios y en general para el movimiento social este tercer mandato del hermano presidente Evo Morales Ayma?

Rodolfo Machaca (RM).- Para la CSUTCB, una de las organizaciones gestoras de este proceso revolucionario o de transformación de un Estado republicano a un Estado Plurinacional, el tercer mandato significa una victoria de los pueblos indígenas y el movimiento campesino. Una victoria que se legitima, a través del proceso democrático y también con un apoyo de más del 61%, cuestión que ningún presidente había obtenido de manera democrática en un país.

Es una ratificación de credibilidad de clase indígena en el mando del gobierno en el sentido administrativo, de gestión de estrategia política, como también la reivindicación de los pueblos en lo que es la representatividad de la clase indígena en Bolivia, y no solo aquí, sino en el continente, y a nivel mundial. Pues no hay ningún presidente indígena gobernando con las características de este triunfo democrático y además con una administración exitosa, recuperando los recursos estratégicos, las empresas estratégicas, repartiendo estos recursos de manera equitativa, gestando una incursión en la democracia, y en equilibrio, respetando el medio ambiente, los derechos humanos y reivindicando los derechos de los pueblos indígenas. Para nosotros significa una luz que se abre al mundo entero para ratificar todo el trabajo que se ha gestado desde los movimientos sociales y liderado por un indígena al que hemos elegido para que asuma el poder y desde ahí demostrar la capacidad de gestión y de estrategia política que tiene Evo, quien se consolida como un maestro, un sabio de los pueblos indígenas para llevar adelante un pueblo.

LE.- ¿Cuáles son las tareas que la CSUTCB considera indispensables de realizar en esta nueva gestión de gobierno?

RM.- Como Confederación de Campesinos creemos que en esta gestión de gobierno nuestro presidente debe seguir fortaleciendo a los pueblos indígenas a quienes representa, y después seguir trabajando en consolidar todos los derechos, a la salud, a la educación, de los pueblos indígenas, derechos de la clase media, derechos de los grandes empresarios, derechos de la madre tierra. En realidad tiene que seguir trabajando en consolidar el liderazgo de Bolivia en el tema democrático, político, económico, social y cultural.

LE.- Para la CSUTCB, ¿hay algún proyecto o ley que sea prioridad de realizar durante este nuevo mandato del presidente?

RM.- Nosotros lo que queremos que el presidente trabaje es devolver esa potencia comunal, esa potencia de buen vivir, esa potencia de capacidad productiva que teníamos ancestralmente. O sea, que el presidente Evo Morales sea quien rompa ese paradigma de los gobiernos neoliberales que nos han desestructurado el orden de vida de los pueblos indígenas, y él, en su calidad de indígena, nos devuelva esa capacidad que teníamos los pueblos en identidad, en cultura, en producción. Esa es nuestra esperanza.

También como Confederación de Campesinos, lo que nos queda pendiente es el tema de tierras y territorios, rotación de tierras para producir alimentos, infraestructura en las áreas rurales, porque los tiempos neoliberales han provocado el éxodo de los pueblos de abandonar nuestros orígenes hacia otras ciudades, otros países. Entonces ahora nuestro presidente tendría que trabajar en el contra-éxodo, donde nuestros pueblos y las generaciones que están en las ciudades puedan retornar a sus pueblos, a sus orígenes, y de esa manera estructurar nuevamente esa potencia comunal de los pueblos que tuvimos en el pasado. Por supuesto, también el tema de la dotación de tierras y los servicios que son cosas que el presidente está trabajando.

LE.- En materia de tierras y descolonización, ¿cuáles han sido los mayores avances del gobierno? ¿En qué temas se ha estancado, en cuáles se ha retrocedido y en cuáles se hace necesario avanzar más?

RM.- Se ha estancado en el tema de justicia, de salud, y también en plantear el modelo económico social comunitario. Aún no podemos construir las bases todavía, pero ese es el desafío: entre todos los sectores entrar a debatir y consolidar, trabajar el modelo económico social comunitario, el tema de las tierras, y descolonización de la educación en el ámbito cultural. Tenemos que desestructurar el modelo que se ha implementado desde 500 años, y tenemos la urgencia de construir una nueva estructura, cosa que no pasa en solo cambiar las normas sino que tenemos nosotros como bolivianos responder con amplitud como merece el Estado Plurinacional. A veces siguen en la mente las estructuras del Estado Neoliberal, pero tenemos que tomar conciencia y prepararnos para saber que estamos en otra cosa, éste es el Estado Plurinacional, y es como tener una nueva casa que hay que arreglar en todo sentido.

Esta es una conquista que se ha soñado y se ha logrado, más bien esta conquista se ha compartido con el resto de los pueblos, Estados y continentes.

LE.- En los años previos a la llegada a la presidencia del hermano Evo Morales Ayma el horizonte histórico y político de la CSUTCB era la liquidación del neoliberalismo. En relación a los últimos años, ¿cuánto se ha avanzado en este terreno?

RM.- En plena dictadura en 1973, el movimiento campesino de Bolivia se reúne y se traza una agenda política, programática, donde se realiza la declaración de Tiwanaku. Ahí nos hemos reunido el movimiento campesino, entre los puntos que se definieron estaban tener nuestro propio instrumento político, tener nuestro modelo económico social comunitario, recuperar nuestra forma de educación, nuestra forma de salud, y todos los aspectos de nuestra cultura, nuestra sabiduría, nuestro conocimiento.

Posteriormente, en 1979, un 26 de junio, la Confederación de campesinos se unifica y funda la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia donde se plantea en una de las resoluciones de este congreso, la Asamblea Constituyente, con la cual liquidar, eliminar el Estado republicano. Y eso nos ha demorado muchos años hasta llegar a esta conquista. Y justamente de las filas de sindicalistas campesinos nace nuestro presidente Evo Morales, y eso es el desafío que nos hemos trazado y hemos logrado, pero donde falta todavía es consolidar el nuevo modelo económico, cultural, social.

LE.- ¿Cuál es el horizonte político e histórico que actualmente se plantean como organización?

RM.- De aquí a 10, 20, 50 años… es 1. Consolidar que los pueblos indígenas debemos gobernar, porque somos mayoría en Bolivia, y es nuestra deuda histórica; 2. Consolidar totalmente la estructura de la plurinacionalidad, política, económica, social, culturalmente y a futuro; 3. Fortalecernos en ser capaces de formar nuevos elementos humanos que puedan encarar los desafíos bajo nuevas cualidades.

El horizonte de la Confederación de Campesinos es alcanzar el objetivo señalado: el vivir bien. Nosotros en Aymara decimos suma qamaña, en quechua sumak kawsay, porque los seres humanos con todo lo que nos ofrece el sistema de la madre tierra podemos vivir armoniosamente y eso garantiza la racionalidad, y en esa capacidad, que el ser humano pueda ser respetuoso con otros seres.


* Linda Calderón M. es periodista de La Época.

Be the first to comment

Deja un comentario