noviembre 23, 2020

“Alentamos el diálogo entre distintos polos regiones y países”

Durante las últimas semanas, con su contundente ingreso en la lucha contra el terrorismo del Estado Islámico en Siria, Moscú se ha robado las primeras planas de la prensa mundial, destacando el liderazgo de Vladimir Putin.

Para hablar de esos y otros temas el semanario La Época sostuvo un fraternal diálogo con el Embajador de la Federación Rusa en Bolivia, Alexey Sazonov.

Javier Larraín P. (JL).- ¿Quién es Vladimir Putin? ¿Cuáles son sus ideas y acciones como primer mandatario?

Alexey Sazonov (AS).- Procede de un hogar de extracción popular, el padre era un marino y la madre una obrera fabril.

En la Unión Soviética todos pertenecían no a una clase alta sino al pueblo. De allí nacieron científicos, ingenieros, hombres como Kaláshnikov o Yákovlev, que crearon aviones, submarinos, también físicos y líricos, e igualmente Putin.

No todos conocen sus primeros años de vida pero se aprecia su actuación como presidente. Durante su primera y segunda gestión el país tenía casi un 10% de crecimiento anualmente y, gracias a su línea económica y estratégica, se cambió muchísimo el nivel de vida del país. Ahora nos equiparamos al nivel europeo y estamos dentro de los más altos del mundo.

JL.- Luego de la caída de la URSS el país quedó bastante empobrecido.

AS.- Claro, los siguientes diez años afectaron mucho, y en comparación con los noventa la actuación de Putin se distingue muchísimo porque promovió un nuevo desarrollo material y no sólo material; por eso la gente apoya, porque no quieren perder lo que tienen y además tienen mucha fe depositada en su persona.

JL.- ¿Se puede afirmar que se ha potenciado una unidad ideológica al interior de Rusia?

AS.- Sí, ideológicamente estamos unidos porque Rusia es un país excepcional. La Europa está dividida, en cada país hay dos o tres regiones que luchan unos con otros; en cambio, los rusos tenemos 140 naciones originarias y 40 no originarias, cinco confesiones, y todos viven unidos en una sociedad que no tiene esos conflictos.

Rusia nació como país plurinacional, de amistad interna, y sabemos cómo dialogar y resolver problemas. Por supuesto que también sabemos cómo luchar, por eso derrotamos a Napoleón y Hitler. Y es que somos una sociedad muy unida y con raíces propias.

JL.- ¿Cuál es esa raíz a que hace referencia?

AS.- Como los bolivianos, vivimos muchos siglos en sociedades comunitarias, somos comunitarios y tener un líder es normal para nosotros.

Entendemos bien que en estos tiempos difíciles hace falta unirse, y no tan sólo en torno a líderes, sino en la propia sociedad.

JL.- ¿Cuál es el alcance de las sanciones económicas impuestas, desde el pasado año, por la Unión Europea y Estados Unidos contra Rusia?

AS.- Las sanciones no afectaron tanto como ellos querían. Los socios europeos perdieron nuestros mercados y hemos encontrado otros en América Latina, China y Asia, nuevas fuentes de vegetales, frutas y otros productos que aquellos nos suministraban.

En efecto, no influyó tanto en nuestro crecimiento como sí la caída del precio del petróleo, resultado de la intervención de EE.UU. pues se conoce quién es el autor de esa situación en el mercado de crudo.

Pero, algunas veces queremos decir gracias a los europeos porque siendo tan fuerte Rusia, con espacios grandes y zonas climáticas muy favorables para desarrollar un sector agropecuario de primera, recién ahora ese sector es fuertemente apoyado por el gobierno. Abrimos espacios para empresarios que quieran trabajar la tierra otorgando gratuitamente hasta 40 ha. a campesinos.

JL.- A condición de que la produzcan.

AS.- Sí señor, productos de la tierra. Entonces, ahora tenemos carne, queso, leche y pollo producidos en nuestro país; el pollo, por ejemplo, antes venía de EE.UU., toneladas año.

JL.- La semana pasada los alemanes han manifestado sus deseos por “normalizar” las relaciones con ustedes.

AS.- Con los alemanes tenemos una tradición de cooperación. Después de la segunda guerra mundial se reforzó la esfera del gas principalmente, aunque hay proyectos de colaboración industrial en tubos, maquinarias, etc.

Sus empresarios –hombres de negocios al fin–, al perder esa cooperación sufren bastante, como también los suizos, franceses e italianos.

Las sanciones no van a prolongarse muchos años, no lo creo.

JL.- ¿El principal ingreso de Rusia son los hidrocarburos?

AS.- Sí, por nuestra naturaleza tenemos cantidad, para centenares de año reservas de gas. Somos líderes mundiales en la venta de crudo.

Recientemente creamos, con Irán y Arabia Saudita, un foro de países exportadores de gas. Como Bolivia, utilizamos la naturaleza que tenemos pese a que todo el mundo sabe que contamos con industria en diferentes ramas. No sólo tenemos recursos naturales, somos líderes en el espacio extraterrestre, disponemos de industria desarrollada, avanzada, de maquinaria, armamentística, construimos plantas nucleares, hidroeléctricas, tenemos mucha experiencia en construcción de caminos, puentes, etcétera.

JL.- En la arena internacional Rusia ofrece al mundo una nueva geografía planetaria donde el aspecto “multipolar” es fundamental. ¿Cómo entienden el nuevo orden mundial?

AS.- Con el fin de la guerra fría terminó el tiempo de bipolaridad y Estados Unidos se concentró en fomentar su liderazgo para siempre.

Décadas antes, diez o vente años después del término de la Segunda Guerra Mundial, aparecieron otros países inesperadamente, surgieron regiones como América Latina, África y Asia –China como país–, líderes regionales que unidos a otros líderes de otras regiones se convirtieron en polo político y debemos contar con ellos, saber sus puntos de vista políticos y económicos en tanto están interesados en el desarrollo mundial.

Se dice que surgieron algunos polos en este mundo que ahora se presenta como un espacio común entre polos, por tanto es normal trabajar con ellos.

Esa estrategia de multipolaridad se basa en el respeto a los puntos de vista de otras regiones, polos y países, distinguiendo las tareas principales de cada uno y el procurar unirse a base de diferentes intereses, alentando el diálogo político a distintos niveles –parlamentos, pueblos, etcétera– y buscando soluciones a los problemas, siempre con el respeto a la opinión de otros polos y países.

JL.- ¿Qué sucede en Siria? ¿Por qué la lucha de EE.UU. y sus aliados contra el Estado Islámico no dio ningún resultado?

AS.- Ellos tienen las capacidades militares más grandes del mundo. La cosa es que anunciar la lucha contra los terroristas y al mismo tiempo tratar de utilizar a algunos de ellos con el fin de disponer las figuras en el tablero de Oriente Medio, a fines a sus propios intereses, resulta imposible.

No es dable lograr éxito contra el terrorismo si una parte de los terroristas se utilizan como ariete para derrocar regímenes que ellos tachan como indeseables. Un mejor ejemplo de esto es la situación en Libia.

JL.- Rusia propone que sean los propios ciudadanos sirios los que escojan su destino.

AS.- Eso es lo normal. Los dueño de Siria son el pueblo sirio y no hay otros. Las influencias externas tienen sus límites y hay unas positivas y negativas. Ahora ya tenemos un plan formal y sabemos bien que el gobierno de Siria y su Presidente buscan el diálogo interno y construir el futuro de este país ahora mismo.

Ciertamente en condiciones de guerra civil e interna es difícil organizar elecciones. Pero al-Assad tiene un plan democrático y apoyamos ese rumbo.

JL.- ¿Por qué Uds. deciden ingresar en la guerra de Siria?

AS.- Cabe señalar que Rusia siempre ha luchado contra el terrorismo en todas sus formas, ha abogado por la unificación real de la comunidad internacional para enfrentarse a este mal.

Cuando vimos que la coalición creada por EE.UU. no lograba realizar las metas que se había planteado decidimos responder positivamente a la petición del presidente al-Assad.

De esta forma, Rusia lanzó el 30 de septiembre una operación aérea contra el Estado Islámico. Todos nuestros pasos se corresponden con la Carta de la ONU y el derecho internacional, a diferencia de la operación liderada por EE.UU., que actúan en Siria sin una resolución del Consejo de Seguridad ni la petición de las autoridades sirias.

JL.- ¿En qué se diferencian las operaciones rusas de las de EE.UU. y sus aliados?

AS.- Los objetivos de golpes de la aviación rusa son el Estado Islámico, el Frente al Nusra y otros grupos terroristas. En cambio, la llamada coalición antiterrorista encabezada por EE.UU. no logró destruir esas agrupaciones. Como dijo el presidente Putin, éstos combaten por derrocar a al-Assad mientras Rusia sí hace frente al terrorismo.

JL.- ¿Qué significado tiene la reciente visita de Bashar al-Assad a Moscú?

AS.- Por los hechos conocemos más que por palabras.

Estamos en la fase en que, resolviendo problemas militares, tratamos de iniciar y apoyar un proceso de diálogo político para solucionar los problemas de Siria.

JL.- En términos geoestratégicos, ¿qué representa para Rusia la inestabilidad en Oriente Medio?

AS.- Esta región nos preocupa por la situación interna en cada país. Por ejemplo, ahora decimos “Estado Islámico” cuando diez años atrás no teníamos una estructura casi estatal; si ellos vencían a al-Assad tenían la posibilidad de convertirse en Estado legal, algunos no entendieron eso.

JL.- Hay analistas que señalan que hay líderes del Estado Islámico ruso parlantes de origen checheno.

AS.- No tenemos información precisa sobre presencia de los ciudadanos rusos o chechenos de Rusia en estos combates pero están, no hay duda, y ucranianos y rusos, con el dolor de nuestra sociedad, eso nos preocupa.

JL.- Y es que hay quienes señalan que el objetivo final del Estado Islámico sería Rusia.

AS.- Claro, Europa y Rusia. Ellos amenazan a todo el mundo y ahí está el 11 de septiembre, los atentados de París, Madrid, etc.

JL.- Otro foco que preocupa a Rusia es Ucrania. ¿Qué ha sucedido en ese país?

AS.- La naturaleza de crisis de Ucrania es diferente y no hay ninguna comparación con Siria, donde hay un Presidente y una oposición, una guerra interna.

Occidente creó en Ucrania su escenario, apoyaron un golpe de Estado en un país europeo, actuaron como en la jungla, cambiaron con fuerza a las autoridades locales y apoyaron a los extremistas y radicales en ese golpe. ¿Qué ha pasado? Ahora tenemos cerca de frontera con Rusia una fuente de inestabilidad y lucha donde, con pretexto de esta crisis regional, la OTAN se aproxima con su armamento y nos rodea con sus tanques y aviones.

JL.- ¿Cuáles han sido las consecuencias de esa especie de inestabilidad planificada en la región?

AS.- Tenemos una fuente de inestabilidad porque OTAN se acerca y de paso nos separan con el pueblo hermano ucraniano; rusos y ucranianos son hermanos, más que peruanos y bolivianos, por ejemplo.

Ese escenario provocó, entre los rusos y ucranianos que viven en la parte oriental de Ucrania, que solicitarán más autonomía de Kiev, siendo rechazados totalmente además de tener que enfrentar a militares que enviaban desde la capital.

Actualmente apoyamos el diálogo entre ciudadanos ucranianos con quienes gobiernan este país; el conflicto interno tiene una salida: diálogo directo, interno, entre Kiev y los ciudadanos que viven en oriente.

JL.- ¿En ese contexto de agresividad de Kiev es que se entienden las posiciones autonomistas de Crimea?

AS.- Los ciudadanos rusos no permitieron que se mataran a los rusos en oriente y sabíamos qué futuro esperaba a Crimea, donde las opiniones son más radicales. Miles de víctimas nos esperaban, ellos conocían ese futuro y votaron por su entrada y regreso a Rusia, eligieron entre vida y muerte, los comprendo.

JL.- Además, Occidente quería arrastrar a una guerra a Rusia

AS.- Sí, y lo hacen sin entender que Rusia no tenía ni un plan, ni escenario. El asunto es que la OTAN se nos acerca después de Berlín ‘86. Nos prometieron no aumentar su presencia en Europa Oriental y nos engañaron, ahora están cerca bajo el pretexto ucraniano, una revolución colorada. Lo planearon plenamente.

JL.- ¿Cuál es la importancia estratégica que le otorgan al BRICS y al Banco del Desarrollo?

AS.- Es un polo más en un contexto multipolar. Surgió a base de los intereses que unen a China, Brasil, India y África del Sur.

Somos muy cercanos por muchas razones. En desarrollo buscamos nuevos mecanismos de resolución de problemas económicos en el mundo, por ejemplo, se sabe que queremos cambiar el papel que juega hoy el dólar, divisa con que EE.UU. aumenta su presencia y resuelve los problemas de su economía gracias al apoyo de otros.

Tenemos buen comercio y relaciones financieras. Otro ejemplo, China nos prometió dar su divisa convertible sin límites, créditos sin límites, o sea, sobre esos 7,4 billones de dólares. Eso es algo nuevo para el mundo, eso dice de las buenas relaciones entre países.

JL.- ¿Qué importancia tiene para Rusia el continente latinoamericano? ¿Cuáles son sus socios en este hemisferio?

AS.- América Latina es otro polo, conocer más los intereses de nuestros socios es parte de nuestra tarea política externa.

La nueva estrategia de Rusia es no construir enemistad contra otro país, buscamos esfera de intereses comunes con cada uno, algunos son más cercanos, como los países del ALBA, y otros no tanto, como Chile, aunque vemos que hay interés muto en cuanto a comercio.

JL.- ¿Cuáles son los socios más importantes en la región?

AS.- Socios estratégicos les llamamos. A nivel de comercio y comprensión mutua en la esfera política: Brasil, Argentina, Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia.

JL.- ¿Cuál es el estado actual de las relaciones entre Bolivia y la Federación de Rusia?

AS.- Con Bolivia trabajamos en esferas que nos permiten decir que tenemos relaciones estratégicas. Por ejemplo, en temas de energía y política exterior.

Bolivia es un país que con Rusia tiene los mismos puntos de vista en la palestra internacional, votamos prácticamente igual en la ONU. Para mí entra entre los diez países que votan más similar a nosotros en cuanto a decisiones, posiciones, etc.

JL.- Uds. a su vez apoyan la investigación nuclear acá.

AS.- Eso se enmarca en la transferencia de tecnología ya que tenemos experiencia en esa materia.

Firmamos en octubre, en Moscú, un memorándum de entendimiento y ahora estamos por iniciar la colaboración práctica. En diciembre viene una delegación de Rosatom, la quinta empresa estatal más grande de Rusia, para empezar la fase práctica.


* Director de La Época.

Be the first to comment

Deja un comentario