noviembre 30, 2020

En el tiempo del mundo al revés

Hacen algo más de 30 años un entrañable amigo y hoy reconocido filósofo latinoamericano, le cantaba con su guitarra a mi hijo: “Erase se una vez, un lobito bueno, al que maltrataban todos los corderos, había también un príncipe malo, una bruja hermosa y un pirata honrado: todas esas cosas había una vez, cuando yo soñaba un mundo al revés”. Parece que ese dejó de ser un sueño y la realidad política boliviana actual devela que estamos viviendo ese mundo al revés.

Hoy la izquierda que se autocalifica principista y revolucionaria, se alía a la derecha abiertamente reaccionaria porque ambos coinciden en la necesidad de gestar un “proceso democrático” frente a la que consideran “dictadura” del gobierno de Evo Morales. ¿No es el mundo al revés cuando la derecha reaccionaria hoy clama por democracia y esa izquierda dizque proletaria ya no habla de dictadura del proletariado sino de democracia occidental pura y dura?

¿Cómo es posible que esa izquierda haya olvidado lo que es una dictadura con torturados en el Ministerio de Gobierno y en los cuarteles? ¿Se olvidó lo que era la persecución de dirigentes para desaparecerlos? ¿De los “toques de queda” que se iniciaban a las siete de la noche? ¿Qué no podían circular por las calles más de tres personas juntas? ¿Qué partidos y sindicatos estaban proscritos? ¿De las cadenas radiales y televisivas? ¿De la censura de las noticias antes que salgan a los medios a la opinión pública? ¿Del submarino, el potro, el chancho y la embolsada, además de la picana como métodos de tortura? ¿Cuál de estas medidas se ha producido durante este periodo de gobierno? ¿Cómo se lo puede comparar al gobierno de Evo con una dictadura? ¿Es que se ha perdido la razón o la razón última es ser gobierno y gobernar a cualquier precio? ¿Esa es la “otra izquierda posible?” ¿No es ese el mundo al revés de que hablamos?

¿Y no resulta hasta ridículo que la derecha que producía todas las atrocidades arriba nombradas, hoy se convierta en el paladín de la democracia? ¿Que esa derecha que se empeñó en ampliar desmedidamente la frontera agrícola, hoy reclame por ello, así como por el uso de agroquímicos y hasta productos transgénicos? ¿Quiénes engendraron esos usos si no fueron ellos? ¿No es de burla que esa misma derecha que taló desmedidamente las maderas preciosas hasta extinguirlas de nuestros bosques, hoy reclame y acuse al gobierno por talar menos de 10 árboles de la avenida Busch para construir una estación de teleférico? ¿No es peor burla aún que los tiras de la derecha neoliberal hoy reclamen por los derechos humanos? ¿No es –otra vez– ese el tiempo del mundo al revés?

¡Que burla! Hoy los reaccionarios se han vuelto revolucionarios, los depredadores de la naturaleza son activistas ecológicos, los violadores de los derechos humanos son defensores de derechos humanos, los derechistas tienen discurso de izquierda y los izquierdistas heredan el discurso de la derecha.

Ambos proyectos políticos tan contradictorios hoy se unen para encarar la campaña por el NO para que no se permita la re-elección de Evo por un periodo de gobierno más. La consigna cualquiera menos Evo, los une. Pero, qué le ofrecen al país?

Sin duda el proceso de cambio tiene agujeros oscuros que será preciso esclarecerlos. Los casos del FONDIOC y otros ameritan investigar, procesar y castigar penalmente la corrupción como corresponde. Todos estamos de acuerdo en ello. Algunas políticas de gobierno y acuerdos también ameritan una mayor discusión y participación de las organizaciones sociales. No taparemos errores ni menos actos delincuenciales que se estén produciendo por pésimos dirigentes del proceso de cambio. Hoy tenemos más de 80 dirigentes en proceso penal y más de 400 en proceso de investigación. ¿No es esa una muestra de voluntad política para castigar la corrupción? Eso jamás se dio durante los gobiernos “de los pactos por la democracia”.

Recuperemos la memoria y votemos por el SI el 21 de febrero de 2016 para garantizar la profundización del proceso de cambio.


* Es zoociologo, con maestría en quimeras. Hizo su doctorado en la pluriversidad de Los Sauces en Lian Ma He Nan Lu. Alguna vez fingió como diplomático.

Be the first to comment

Deja un comentario