noviembre 24, 2020

Minerva Mirabal

Nació el 12 de marzo de 1926 en Ojo de Agua, Salcedo, República Dominicana. Hija de Mercedes Reyes Camilo y Enrique Mirabal, comerciante y hacendado.

Desde muy niña se destacó por su inteligencia. A los cinco años ya sabía leer y escribir correctamente, y a los siete recitaba versos de los clásicos franceses.

A los doce años de edad sus padres la mandaron al Colegio Inmaculada Concepción de La Vega, junto a sus hermanas Patria y Dedé (Adela). Se graduó en el año 1946 en Letras y Filosofía. Le gustaba escribir y leer poesía, especialmente la de Pablo Neruda.

A Minerva, como a Patria, le gustaba el arte, especialmente el de Picasso.

Sus dificultades con la dictadura establecida en República Dominicana comenzaron en junio de 1949, cuando ella y sus padres, invitados por las máximas autoridades de su provincia, asistieron a una fiesta ofrecida en el Palacio de la Gobernación, en honor al dictador Rafael Trujillo, que marcaría el inicio del rumbo trágico de toda la familia. Al verla, Trujillo se sintió atraído por su belleza. Días después, la familia recibió otra invitación del gobierno, para la fiesta de inauguración del Hotel Montaña, en Jarabacoa, oportunidad que aprovechó Trujillo para demostrar con galanterías su atracción hacia Minerva, conducta que no fue del agrado de la joven y por tal motivo dejó de bailar. Eso volvió a pasar, hasta que el dictador fue directamente rechazado por ella y furioso realizó una constante persecución contra toda la familia.

Graduada de Derecho en el año 1957, e impedida de ejercer por orden trujillista, contribuyó a la formación de la agrupación política 14 de junio, de corte revolucionario y antidictatorial. Se entregó de lleno al trabajo clandestino, al que se incorporaron luego sus hermanas Patria y María Teresa. “Las Mariposas”, nombre con que se les conocía, porque era el apodo con que Minerva se identificaba en las relaciones políticas.

En mayo de 1960, junto a sus hermanas y esposos, fue apresada, violada, torturada, juzgada por atentar contra la seguridad del régimen y condenada a tres años de prisión. Pero en un gesto extraño, el 9 de agosto, por disposición expresa de Trujillo, las hermanas fueron puestas en libertad.

El 25 de noviembre de 1960, cuando Minerva, Patria y María Teresa regresaban de visitar a sus maridos, quienes se mantenían presos, fueron objeto de una emboscada por agentes del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) en las afuera de Puerto Plata, siendo conducidas a una casa campestre en la comunidad de La Cumbre donde fueron golpeadas salvajemente con palos y otros objetos contundentes hasta provocarles la muerte. Su chofer Rufino de la Cruz fue también asesinado.

El hecho contribuyó a despertar conciencia nacional y desencadenó la lucha antitrujillista que culminó con el asesinato del dictador el 30 de mayo de 1961.

En honor a Minerva y sus hermanas, desde 1981, cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

La Época.-

Be the first to comment

Deja un comentario