diciembre 3, 2020

“Debemos ser constructores del proceso de cambio”

por: Rider Jesús Mollinedo

Queremos seguir siendo un gobierno indígena, pero para eso hay que formar líderes de mando y no oportunistas.

El Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (CONAMAQ) fue fundado el 22 de marzo de 1997. Vicente Choqueticlla fue uno de sus fundadores y el primer Jiliri Apu Mallku (máxima autoridad) de la organización indígena, tras ser electo en el primer Jach’a Tantachawi (Gran encuentro o Consejo de Consejos) para la gestión 1997-2000, como representante de la nación Jatun Killakas de Oruro.

La organización afilia a 16 suyus de tierras altas. Las naciones originarias son Kallawaya (La Paz), Jach’a Pacajaqi (La Paz), Jach’a Carangas (Oruro), Sura (Oruro), Jatun Killakas Asanajaqis (Oruro), Lipi (Oruro), Charka Qhara Qhara (Potosí), Qhara Qhara (Chuquisaca), Sura (Cochabamba), Qhapaq Uma Suyu (La Paz), Chuwi (Cochabamba), Qollas (La Paz), Chichas (Potosí), Yampara (Chuquisaca), Larecaja (La Paz), Urus (Oruro), Pueblo Afroboliviano (La Paz).

El Consejo de Autoridades es la instancia máxima del CONAMAQ. Lo conforman el Jilliri Apu Mallku, seguido por el Taipiri y 11 comisiones de cuatro Mallkus por nación.

En 2011, las múltiples controversias sobre legitimidad entre autoridades que apoyaban y cuestionaban al proceso de cambio que impulsa el Gobierno generaron una tensión interna que se agravó tras las dos marchas que se dieron en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), para que el Ejecutivo no construyera una carretera en medio de esta zona ecológica. En esa oportunidad CONAMAQ respaldó ambas marchas.

En diciembre de 2013, luego de enfrentamientos internos, un pacto de 12 suyus decidió reorganizar la CONAMAQ a la cabeza de Hilarión Mamani y Gregorio Choque.

Actualmente, CONAMAQ planifica su trabajo en función de cuatro ejes: la recuperación de sus principios, valores ancestrales y organización territorial; lograr la participación política ciudadana; conjuncionar la educación ancestral con la tecnología; y consolidar el proceso de cambio encabezado por el presidente Evo Morales Ayma.

La tarea fundamental de la organización, aparte de gestionar proyectos para las comunidades que la integran a partir del reconocimiento de la Constitución Política del Estado a las 36 naciones indígenas originarias, es recuperar los principios ancestrales: ama sua (no seas ladrón), ama llulla (no seas mentiroso) y ama quella (no seas flojo).

El segundo hombre de la CONAMAQ, el Arquiro Apu Mallku Gregorio Choque del Qhapaq Uma Suyu de La Paz, nacido en Tiwanaku, manifestó a La Época su visión sobre el gradual proceso de inclusión estatal que el Estado boliviano ha realizado con el sujeto indígena originario campesino, sobre el nacimiento de esta organización componente del Pacto de Unidad y su apoyo al presidente Morales, así como reflexiones personales sobre el caso del Fondo Indígena.

Rider Jesús Mollinedo.- ¿Ud. cómo ha visto la transformación de Bolivia durante estos años?

Gregorio Choque.- La lucha de nuestros abuelos para tener educación y ser partícipes en las elecciones no ha sido gratis. Han derramado mucha sangre.

Nuestros abuelos fueron parte de la Guerra del Chaco. Se organizaron tras la guerra y empezaron a levantar nuevas reivindicaciones. Siempre los gobiernos han utilizado a las fuerzas indígenas como su mandado, como en el ’52, donde se aprovecharon también de nuestros papás cuando sólo les dieron Ley de Reforma Agraria.

Como joven líder en los setenta y ochenta he visto cómo era el trato discriminatorio, pero de todas formas hubo un nuevo nacimiento en la conciencia. Recordando a Tupak Katari, Bartolina Sisa, Zárate Willka, Santos Marca Thula, hay varios líderes que se movieron por la recuperación de nuestro territorio ancestral para autogobernarnos.

Siempre los pueblos indígenas teníamos nuestro territorio y nuestra población y sabíamos proteger nuestro medio ambiente. Queríamos ser partícipes de los gobiernos pero los gobiernos no nos entendieron. No hemos sido escuchados. Cuando han venido las dictaduras militares nos han perseguido, nos han botado al lago, nos han botado a los montes. Varios de los nuestros, afiliados a los partidos de izquierda, eran exiliados. Los que no éramos de los partidos políticos hemos sido torturados.

Nosotros teníamos una propuesta el año 2000: pedíamos Asamblea Constituyente para aprobar la nueva Constitución Política del Estado (CPE) pero, desde antes, nosotros hemos visto tener nuestro propio gobierno, de nuestra sangre; que sea un gobierno indígena.

Cuando hemos hecho escapar a Sánchez de Lozada en ese momento no teníamos un líder que asuma ser gobierno. Por eso vino Carlos Mesa y Eduardo Rodríguez Veltzé, pero luego vino Evo. El hermano Evo ha asumido ser gobierno indígena. El mundo ha reconocido aquello.

Ahora, como pueblos indígenas, tenemos el derecho a elegir y a ser elegidos, saber administrar, saber ser control y fiscalizador, o control social para que el pueblo no pierda la esencia de los pueblos, a no mentir, ni robar, ni ser flojo.

¿Cómo surgió el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu?

En 1996 se convocó a la Marcha por la Tierra y el Territorio cuando se quería aplicar impuestazo a las tierras. Por no pagar impuestos nos hemos movilizado con nombre de Tierra y Territorio cuando era el gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario (a la cabeza de Gonzalo Sánchez de Lozada). Eso fue del 16 de septiembre al 5 de octubre.

Al llegar, cuando estábamos subiendo la (calle) Yanacocha nos han metido puro gases. La movilización y la represión eran duras. Casi en la esquina Mercado una de mis hermanas ha muerto. Ella se llamaba Sabina Sirpa Choque. Ese día me han detenido de mi delegación. Cinco estaban en el Ministerio del Interior, 13 en el hospital. Hemos aguantado de todo durante estos años.

Al concluir esa marcha a nivel nacional, nos reunimos cerca de la plaza San Francisco, en el edificio de los Trabajadores Fabriles. Los oradores eran Román Loayza y Mateo Laura, dirigentes de La Paz. El mandato ahí sale: a partir de hoy hay que recuperar el territorio ancestral. La tarea fue especialmente encomendada a los ejecutivos provinciales de La Paz.

El 22 de marzo de 1997 se fundó CONAMAQ. Hemos rescatado el nombre de Qullasuyu dejando a un lado los nombres coloniales que nos han puesto.

¿Con qué visión emergió CONAMAQ?

La visión de CONAMAQ fue la reconstitución del territorio ancestral y la restitución de autoridades originarias ancestrales.

Cuando se estaba elaborando al CPE hemos hecho abolir los cantones. Tampoco hay secciones ya que eso nos estaba dividiendo más en lugar de unir. Cuando no hay cantones, no hay corregidores. Antes, los corregidores pasaban a ser autoridad originaria. La autoridad originaria cumple su mandato, vela por su ayllu, por su comunidad, por su marka, pero los corregidores cuando había peleas hacían acta. Sacaban multa para sacar dinero. Los corregidores no rendían cuentas.

La CONAMAQ también es chacha warmi. No puede ser chacha una sólo autoridad. La mujer tiene la misma jerarquía del Tata. La mujer ocupa un lugar importante en el Consejo.

En estos años de existencia de la CONAMAQ, ¿qué separaciones importantes se ha dado al interior de ella?

CONAMAQ es una organización indígena. Son personas que se prestan. Muchas son sindicateras y sólo entran por el tema de ser autoridad.

¿Quiénes son los que a veces tratan de dividir?, ¿conformar paralelas? Son aquellos que buscan platita nomás. Por la plata pueden entrar al fuego. Hasta su vida pierden.

En el caso de TIPNIS, si no tenemos tierras, ¿por qué hablar de allá?

Los hermanos indígenas del TIPNIS no conocían escuela, luz, servicios de salud. Estaban abandonados. Si el gobierno quiere entrar para qué vamos a protestar habiendo necesidades, dijimos.

Por supuesto, ha habido gente que se ha vendido para pisarnos el poncho. ¿Cómo han encontrado a Tupak Katari y le han matado en Peñas? Porque un indio mismo lo ha vendido. Eso ocurre en este momento: personas que han corrido de partido político en partido político por sus intereses. Hasta su mujer puede entregar esos.

Lo que debe hacerse es fortalecer a nuestros hermanos, hacer conocer lo que es la verdad. Nuestros abuelos no nos han enseñado a mentir.

No voy a santificar a mi organización. De que existen personas malas existen, y en todas las organizaciones existen. Damián Condori, de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, proclamaba al presidente, luego lo ataca. No hay que ser incitante diciendo “yo siempre entraré”. Lo que haces vos la gente lo valora.

Un dirigente tiene que ser muy consecuente. No buscarse pegas. Tiene que servir a su pueblo, a su comunidad. ¿Por qué te eligen? Porque estás manejando de manera transparente las cosas.

En los últimos días se ha detenido a una serie de miembros de organizaciones sociales que participaron en decisiones sobre el uso de recursos del Fondo Indígena ¿Qué papel ha desempeñado la CONAMAQ en aquello?

En el gobierno de Rodríguez Veltzé hemos conseguido el 5% de hidrocarburos para que pueda crearse el Fondo Indígena Originario Campesino (FONDIOC) para que nosotros llevemos proyectos de desarrollo comunitario. Cuando entró el hermano Evo ya había Fondo Indígena pero no estaba ejecutándose.

Casi nosotros no hemos manejado. Como autoridad seguíamos evaluando y por eso no temo, pero hay muchos “hermanos” nomás que están involucrados, pero como dijo el presidente: “el que cae cayó nomás”.

Cada proyecto tenía su representante legal, un secretario de finanzas, otro de ejecución y otro de control social. Cuatro personas de una misma comunidad. Ellos son los que sacan la cuenta aparte de los técnicos. Lo que yo exijo es siempre informes.

El último Director Ejecutivo, Daniel Zapata, me ha invitado a una reunión del Fondo Indígena y varios decían “aprobado”. Yo le dije que no podía calificar hasta conocer los procedimientos y conocerlo a él. Muchos querían su cambio pero al final se mantuvo por decisión de los representantes de las otras organizaciones.

Quiero decirlo claro, en la gestión de 2010-2011 era mallku de CONAMAQ Rafael Quispe. Él ha sido asesor de CONAMAQ entre 2012-2013. Desde 2010 hasta 2014 la mayor parte de recursos del Fondo Indígena han salido. Ellos no han rendido cuentas. Si entonces él estaba ahí y sabía de estas cosas debía denunciar.

¿Quién ha investigado ese fondo bárbaro, los gastos reservados? ¿Quién? Por ejemplo, de 10.000 bolivianos habrán gastado 1.000 y no se sabe dónde está la demás plata. Pero es mucha más plata.

Rafael Quispe por qué no hace traer a sus jefes del imperialismo. Maletines y maletines de dinero hemos visto cómo se han robado (en 2003). Sus empresas siguen ganando. No dice nada. Rafael Quispe es un sirviente que quiere fregar al gobierno indígena.

A pesar de todo, este Fondo Indígena tiene que seguir adelante. Ese fondo no puede pasar a otro nombre. A la universidad se le destina fondos (¿ellos cómo rinden cuentas?) Si le quitamos esos fondos van a movilizarse; lo mismo ocurre con el Fondo Indígena.

No defiendo a los que se han equivocado. Es de lamentar pero hay que saber administrar la plata.

Se aproximan un referéndum para hacer modificaciones a la Constitución Política del Estado aprobada en 2009 y habilitar al Presidente y al Vicepresidente para una nueva reelección en 2019 ¿Qué posición tienen la CONAMAQ al respecto?

Desde los suyus hemos dicho que a ese tema debe darse lugar. Primero, siempre hay que preguntar qué dice la mayoría. Su respuesta es el mandato.

La anterior semana hemos hecho un Jach’a Tantachawi. La mayoría del CONAMAQ ha sacado un documento para respaldar al SÍ de manera consecuente. Debemos ser constructores del proceso de cambio. Si nosotros mismos lo hemos constituido, nosotros no podemos estar atrás.

Para eso vamos a querer seguir siendo un gobierno indígena, pero para esto hay que formar líderes de mando, no oportunistas. A nuestros hijos hay que formarlos en la parte técnica y en la parte política. La educación tiene que ser una educación descolonizadora e intercultural. Los maestros no entienden. Los maestros marchaban, protestaban pero de nada ha servido.

Hoy, todos hablan del Vivir Bien, pero el Vivir Bien no va a llegar a nosotros, va a llegar a nuestros nietos y bisnietos. Por eso debemos seguir avanzando.

Cuando queremos reelegir al hermano Evo siempre satanizan, pero nosotros no estamos entrando con las armas a matar. Es la conciencia propia, bajo nuestros principios que nosotros hemos cogido de los valores de nuestros ancestros. Esos conocimientos, esas experiencias, queremos dejarlos al pueblo.

Como actores y dueños de este proceso de cambio acompañaremos a nuestro hermano Presidente indígena del Estado Plurinacional de Bolivia Juan Evo Morales Ayma que busca mejores días para los indígena originarios de este Estado Plurinacional.

Be the first to comment

Deja un comentario