noviembre 30, 2020

“A nivel internacional han creado una imagen de que Venezuela se está cayendo a pedazos”

La defensa del proceso bolivariano va a dar la posibilidad de que el Imperio no regrese a apoderarse de nuestras riquezas ni a esclavizarnos como lo hicieron con nuestros abuelos.

Esposa del capitán de la Guardia Nacional Bolivariana, Ramzor Bracho, asesinado por grupos de choque de la derecha venezolana en marzo de 2014, Yendry Velásquez, integrante del Comité de Víctimas de las Guarimbas, ha visitado recientemente La Paz, junto a Edgar Márquez, vocero de la Asociación de Víctimas del 11 de Abril.

Ambos han venido a denunciar el proyecto de Ley de Amnistía con que los partidos antichavistas pretenden dejar en la más completa impunidad crímenes de lesa humanidad. En encuentro con nuestra revista, damos revisión al complejo momento político por el que atraviesa la Revolución Bolivariana.

La Época.- El 16 de febrero la derecha venezolana en la Asamblea Nacional impulsó el primer debate sobre el proyecto de Ley de Amnistía, ¿en qué consiste ese proyecto y cuál es su objetivo?

Edgar Márquez (EM).- Lo que se ha denominado en Venezuela la Ley de Amnistía, que la ha presentado la mayoría de la derecha parlamentaria de la Asamblea Nacional, uno de los cinco poderes que conforman el Estado venezolano, tiene como objetivo fundamental dejar en libertad a aquellos personajes políticos, empresarios, comerciantes y militares, que de una u otra manera trasgredieron todo el estamento de leyes venezolanas y promovieron la violencia como expresión política.

Indican que pretenden darle amnistía a un grupo de personas que, evidentemente, no la merecen ya que hasta este momento no es el propio verdugo quien se perdona su vida, por decirlo de alguna manera. Deben ser las víctimas quienes, habiendo variado el estado ambiental que produjo la conmoción, deban impulsar o no la amnistía, y no ellos, que no han abandonado la vía de la violencia como alternativa para cambiar el curso político de la revolución bolivariana y la sociedad venezolana.

Los casos más emblemáticos a ser beneficiados de aprobarse esta ley son Antonio Ledezma y Leopoldo López, ¿de qué se les ha acusado y sentenciado? ¿Quiénes son?

EM.- Ledezma es un viejo militante de la socialdemocracia venezolana que fue secretario privado de un ex presidente de la república –considerado uno de los presidentes más asesinos y criminales de los últimos cuarenta años de democracia representativa–.

Además fue gobernador de Caracas siendo reconocido no por su buena gestión sino por la maldad y la saña con que se lanzaba contra las manifestaciones de las personas de la tercera edad cuando reclamaban un pago pronto de sus pensiones o solicitaban atención médica en los hospitales, sistema que tenía una crisis muy profunda. También tiroteaba, en las puertas de la universidad, con la policía metropolitana, a los estudiantes, y en cada uno de estos encuentros había de uno a cinco personas fallecidas.

Se le inculpa culpa por ser uno de los autores directos de la Masacre de Catia.

EM.- Efectivamente, en el año ’89, cuando se produce el Caracazo y él gobernaba la ciudad de Caracas, existía –ahora ya no existe– un viejo retén llamado Retén de Catia, donde llevaban delincuentes comunes. En febrero de ese año, en medio de la conmoción que se dio, ordenó abrir las puertas de los calabozos y retirar la guardia. ¿Qué pasó? Montó una emboscada con la policía y, cuando los presos vieron las puertas de las celdas y pabellones abiertas –dispuestos para ir a la calle–, les masacraron. Más de cuatrocientos fueron los presos asesinados que fueron lanzados al río Guaire por los propios policías.

Lo anterior cursa en los tribunales venezolano, por ello es que esta ley que pretenden aprobar, llamada de Amnistía o de Olvido, no tiene otro sentido que limpiar de culpas a todos estos personajes.

¿Y Leopoldo López?

EM.- Por todo el mundo es conocido en Venezuela que la madre de Leopoldo López era una alta funcionaria de la directiva de la primera industria de Venezuela, Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), y que desde allí financió –malversando fondos– la creación del Partido Primero Justicia, y luego, al separase López de Enrique Capriles, el partido llamado Vanguardia Popular. Lo grave de esto no es que López creara otro partido sino que es un partido de ultra derecha fascista, y, fundamentalmente, que ese partido tiene como financiamiento el narcotráfico colombiano y la dirección asesoramiento de los uribistas colombianos paramilitares desmovilizados.

Igualmente, se le responsabiliza por incitar la subversión violenta contra el Presidente en el marco del plan de derrocamiento llamado “La salida”, que costó la vida a más de cuarenta personas.

¿En qué estado de trámite está la Ley de Amnistía?

EM.- Fue aprobada en primera discusión su presentación general, o sea, la introducción y la exposición de motivo. El segundo trámite indica que la ley debe pasar a sala plenaria para la discusión artículo por artículo.

Después de la actividad parlamentaria, para que tenga legalidad, debe pasar al presidente de la república, quien le da una revisión, ordena que se ejecute y publique en la Gaceta Nacional. Si esto no pasara porque tuviera visos inconstitucionales –como efectivamente los tiene–, debe ser consultada la Sala Constitucional del máximo poder judicial que es el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

¿Si se declara inconstitucional queda rechazada?

EM.- No es sólo que se rechace sino que queda el tema hasta ahí y no se puede volver a presentar en este periodo legislativo.

¿Cuál es el arraigo interno que tienen las continuas maniobras de la derecha por desestabilizar el gobierno de Nicolás Maduro?

EM.- El pueblo venezolano está movilizado porque es un pueblo antiimperialista. Está consciente de que estamos recibiendo agresiones de los EE.UU. y la política exterior europea; pero hemos resistido con hidalguía, con esa herencia bolivariana.

Después de tres años de bloqueo económico no han logrado su objetivo, que es que el pueblo tenga un estallido social para justificar una intervención de la V Flota de la Marina yanqui. No hay arraigo interno.

Desde acá hemos escuchado hablar acerca de las “guarimbas” opositoras en Venezuela. ¿Qué es una “guarimba”?

Yendry Velásquez (YV).- Cuando hablamos de “guarimba” y lo buscamos en el diccionario se dice que es un juego de niños o escondite de niños, y este fue un término que utilizó Leopoldo López para esconder o, como quien dice, maquillar el terror que sembró en Venezuela.

El saldo que dejó es de más de 878 lesionados en el año 2014 y 257 en el año 2013, sin contar las pérdidas materiales, tanto privadas como del Estado, en virtud de que en estos hechos violentos los manifestantes –según ellos pacíficos– prendían fuego a instituciones del Estado, al transporte público, a carros particulares, o simple y llanamente a un kioskito que no les gustaba o les molestaba y les servía para utilizarlo como barricada al momento de quemarlo.

Es muy lamentable ver como esos hechos cercaron a muchos venezolanos que perdieron sus trabajos porque no podían salir de sus casas, porque en la avenida donde vivían había una “guarimba” y si salían les podían asesinar, o si intentaban pasar la barricada te disparaban. Además de los 43 muertos a causa de las “guarimbas” hay un daño moral que se le hizo al pueblo venezolano al violársele el derecho a la libre circulación, a la educación ya que los niños no podían ir a las escuelas, liceos o universidades.

EM.- Hubo gente que murió tratando de salir de su casa camino al hospital para llevar a un hijo de infarto o derrame cerebral, por ejemplo.

Entonces, ¿son bloqueos callejeros?

EM.- El término y la forma de organizar la “guarimba” viene de Miami, de un personaje llamado Robert Alonso, hermano de la actriz cubana-venezolana, ahora de nacionalidad norteamericana, María Conchita Alonso.

En la casa de ese señor, en una finca a las afueras de Caracas, es donde se encuentran más de 180 colombianos desmovilizados de los paramilitares uribistas, con uniformes venezolanos y la misión de atacar algunos cuarteles, fundamentalmente a Miraflores. Así, este señor es quien, a través de las redes sociales, posiciona la definición y la operatividad logística de lo que es una “guarimba”.

Pero, ¿qué hacen en una “guarimba”? Cierran las entradas en las urbanizaciones de clase media y alta, donde ellos viven, y dejan secuestrados a sus propios vecinos. No los dejan salir ni ingresar, y es alrededor de esas acciones que se produjeron la mayoría de los muertos y de los más de ochocientos heridos, algunos muy graves, gentes parapléjicas, prácticamente inservibles, cuyas vidas y las de sus familiares, se vieron afectadas por las “guarimbas”.

Mucha gente tuvo que salir a pie y abandonar sus viviendas durante ese periodo de subversión terrorista e irse donde familiares en zonas populares porque esto nada más pasó, para que tengan la información, solamente en 17 municipios y todos de clase media o clase alta.

¿Qué se proponían los impulsores de las “guarimbas”?

EM.- Crear toda una idea mediática, lo que nosotros llamamos hacerle al país y al pueblo “un expediente mediático” de carácter internacional, con el objetivo de mostrar que en Venezuela había una guerra civil y hacer un llamado a la Organización de Estados Americanos (OEA), a través de la Carta Interamericana, para impulsar una intervención de la V Flota de los EE.UU.

El pasado 4 de marzo Barack Obama ratificó el decreto condenatorio en que califica a la Revolución Bolivariana como un “peligro extremo” para su país, ¿cómo reciben la noticia?

YV.- Es algo totalmente ilógico, sobre todo cuando en la Cumbre de las Américas, luego que se le entregaran a Obama más de 13 millones de firmas que se recogieron en Venezuela en contra del decreto, como que quiso dar a entender que iba a pensar la derogación, que habría cometido un error.

Nos deja atónitos y locos que este señor vuelva otra vez a decir que el decreto tiene un año de vigencia más porque Venezuela sigue siendo un país altamente peligroso para EE.UU.

Ellos son como cuatro veces más grandes que Venezuela y la primera potencia mundial a nivel militar, ¿cómo vamos a ser una amenaza para ellos? ¿No será que ellos son una amenaza para nosotros?

¿Cuál sería la intencionalidad de Washington de mantener las sanciones contra Caracas?

EM.- La prórroga tiene un sentido claro y objetivo, se enmarca dentro de las acciones del jefe de la V Flota, y dentro del plan de esa mayoría circunstancial que hoy está en la Asamblea. Además se enmarca en todo el proceso de agitación y perturbación que están haciendo, a través de las embajadas estadounidenses, en todos los países latinoamericanos.

Ese decreto forma parte de un teatro para intervenir Venezuela. El miércoles pasado han comenzado nuevamente las “guarimbas” en la ciudad de San Cristóbal, en un Estado fronterizo con Colombia, muy agresivas y violentas, quemando, con barricadas, sin ninguna propuesta.

¿Qué pretende en esta ocasión la derecha?

EM.- Dos más dos son cuatro, decimos en Venezuela. Primero, el decreto de Obama declara a Venezuela un peligro; segundo, hay una conmoción interna creada por medio de los imaginarios de los medios de comunicación; tercero, hay un poder electoral dirigido por la derecha haciendo leyes para tratar de desmontar la Revolución y entrando en conflicto con los otros cuatros poderes del Estado; quinto y final, en la Asamblea ellos declaran que tenemos una urgencia alimentaria y en materia de salud.

Han creado toda una imagen a nivel internacional de que Venezuela se está cayendo a pedazos. Y, ¿qué sucede si un país se está cayendo a pedazos? A través de la Carta Interamericana de la OEA pueden intervenir ese país con una fuerza multinacional. ¿Cuál sería el líder de esa fuerza multinacional? La V Flota yanqui, cuyo comandante ha dicho que todas las noches se acuesta y reza treinta segundos por Venezuela, para levantarse luego y esperar que la sociedad civil –entiéndase la derecha– los invite al país para “ayudar” a resolver una supuesta crisis humanitaria.

Estamos frente a un golpe de Estado y a una intervención, pero el pueblo venezolano no se va a dejar arrasar; si es con los dientes, defenderemos nuestro proceso de transformación y cambios revolucionarios y bolivarianos, y si perdemos los dientes, será con las encías que prepararemos nuestra defensa.

Ustedes son familiares de víctimas del terrorismo fascista, ¿cuáles son los pasos a seguir para alcanzar lo que la derecha llama “reconciliación”?

EM.- Lo primero es que tienen que reconocer que el pueblo bolivariano y el pueblo chavista, el proceso de transformaciones y las nuevas instituciones existen. Para ellos nada de esto existe, siguen acogidos a la vieja constitución de 1961, que es democrático burguesa, del Pacto de Punto Fijo, hecha por dos grandes partidos para intercambiarse el poder cada cinco años pero con un sólo proyecto que siempre han dirigido los empresarios, tutelados por el gobierno estadounidense.

¿Cuál es el estado de la izquierda venezolana luego del revés electoral del 6 de diciembre de 2015?

EM.- El Presidente Chávez logró la unidad de la izquierda en todos los niveles, y principalmente al nivel del pueblo. Fíjate que te hablo del movimiento revolucionario, del pueblo bolivariano y el pueblo chavista.

En el campo revolucionario todas las organizaciones están con el proceso como una macro organización llamada Polo Patriótico. Allí convergen organizaciones de todo tipo, hasta individualidades de izquierda o luchadores sociales, por ejemplo, grupos musicales de rock, ska, teatro, patineteros, etc.

La sociedad venezolana está movilizada y por eso es que está llevando a cabo en estos momentos un programa de defensa, entendemos que esto no es juego. Nuestra presencia en países amigos y hermanos tiene que ver fundamentalmente con la denuncia, buscando a los iguales, a los amigos y hermanos, en función de poder compartir las experiencias en primera instancia; también deseamos establecer una red de relaciones que nos permita poder detener esta campaña agresiva contra Venezuela y estar prestos ya que sabemos que para toda la región este será el libreto que irán imponiendo.

¿Qué se espera del pueblo boliviano?

EM.- Si bien es cierto que vemos con preocupación los últimos resultados que tuvieron aquí en Bolivia, observamos que le aplicaron exactamente el mismo libreto que a nosotros.

Aunque estamos dando una lucha como vanguardia y trinchera, porque el imperialismo está convenido que si derrota a la Revolución Bolivariana de Venezuela le será más fácil venir por los otros países, entendemos que la necesidad de organizar todo un movimiento latinoamericano de solidaridad con nuestra Revolución es uno de los elementos más importantes y una de nuestras aspiraciones. Creemos que la defensa del proceso bolivariano va a dar la posibilidad de que el Imperio no regrese nuevamente a apoderarse de nuestras riquezas, a empobrecer e idiotizar nuestra región y, finalmente, a esclavizarnos como lo hicieron con nuestros abuelos.


* Director de La Época.

Be the first to comment

Deja un comentario