abril 16, 2021

Sigue caída libre de curas en Iglesia católica de Chile

Santiago de Chile-. La Orden del Carmelo Descalzo en Chile prohibió el ejercicio público del cura Mario Mancilla luego de recibir una denuncia por abuso sexual, un nuevo caso que remarca la caída libre de la Iglesia católica.

Envuelta en una serie de escándalos de reciente y larga data, con la intervención obligada del papa Francisco y sus enviados especiales a Chile, la congregación cristiana es objeto de investigaciones por la justicia civil.

Un comunicado, la Orden del Carmelo Descalzo indicó que el 13 de junio de 2018 recibió la acusación, con lo cual se inició una investigación que concluyó el 22 de agosto, con el dictamen de ‘la verosimilitud de los hechos denunciados’.

El sacerdote Mancilla fue señalado como trasgresor sexual de un menor y los elementos encontrados en la pesquisa serán enviados a la Congregación para la Doctrina de la Fe, afirmó.

Numerosas instalaciones eclesiásticas de Chile fueron allanadas o investigadas por el Ministerio Público comenzara, la más reciente la propia sede de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh) en Santiago el pasado 14 de agosto.

La CECh difundió a comienzos de agosto una lista en su sitio web con los nombres de 42 sacerdotes y un diácono condenados, por la Justicia civil o la canónica, por abusos sexuales a menores.

También la residencia de los Hermanos Maristas fue allanada en acciones encabezadas por el fiscal Raúl Guzmán, acompañado de la Brigada de Delitos Sexuales.

Sólo en la Congregación de los Maristas hay 38 casos vigentes en investigación, según confirmó a la prensa la Fiscalía.

La subprefecta Claudia Domínguez comentó que en la Conferencia Episcopal y en los Maristas, se levantó información ‘documental, contabilidad y de informática’.

Paralelamente, el obispado de la ciudad portuaria de Valparaíso expulsó de la diócesis al sacerdote Jaime Da Fonseca, uno más en el grupo de prelados que fueron objeto de denuncias por abusos sexuales y de poder en Chile.

Las indagatorias cuentan con el respaldo del Vaticano, después de acopiar un enjundioso informe a partir de las entrevistas sostenidas en Chile por monseñor Charles Scicluna, obispo de Malta, y el sacerdote español Jordi Bertomeu.

Be the first to comment

Deja un comentario