octubre 29, 2020

Por la ruta de la goma


Por Esteban Ticona Alejo *-.


Por iniciativa de Teresa Argiro y Sergio Iriarte, oriundos del Beni, se llevó a cabo la ruta de la goma, un proyecto cultural-turístico que pretende publicitar y sensibilizar a las autoridades nacionales, departamentales, regionales y locales de la importancia de conocer viajando por la ruta de la goma. Es decir, conocer in situ algunos de los lugares donde transitaron el empuje de los hermanos Suárez, más conocida como la Casa Suárez con asiento central en Cachuela esperanza, hoy perteneciente al municipio de Guayaramerín.

Los primeros días de este mes tuvimos el privilegio de acompañar a la caravana. Es muy difícil describir en palabras lo vivido; pero intentaremos hacerlo para convencer a los nuevos interesados/as en sumarse el próximo año a la caravana. Partimos desde la ciudad de Trinidad, ya dejando la ciudad comienza a divisarse las pampas benianas que son fantásticos, nos detenemos en San Pedro, para contemplar una iglesia colonial y algunas campanas jesuíticas. Aquí nos contaron que fue muerto el líder indígena moxeño Pedro Ignacio Muiba en 1810 por revelarse contra el dominio español. Otro punto de parada fue San Miguel, un lugar de descanso de los transportistas que trajinan por estas rutas, imprescindible para alimentarse, tomar algo y respirar aire fresco.

Proseguimos la marcha hasta arribar a San Joaquín, capital de la provincia Mamoré, alrededor de las 18:30. Sentimos cansancio; pero a la vez uno se reconforta al ver una población tranquila y llena de vegetación. Fuimos invitados por las autoridades del municipio para participar de la inauguración del Museo de la goma. El acto terminó con música y baile de los macheteros y, con una tertulia sobre la economía de la goma.

Un descanso en tierras benianas es muy agradable, oyendo el canto de los pájaros y sobre todo de los grillos. Despertamos muy temprano, con el fragor de las flores y a buscar desayuno. Lo hicimos después de una buena caminata al nuevo mercado. El mercado en ciudades pequeñas es el lugar no sólo de compra, sino de relacionamiento y para conocer más sobre la cultura camba. Elegimos desayunar “majadito aguachento” con su huevo y una taza de café, suficiente como para aguantar buenas horas de viaje. Emprendimos a Guayaramerín, aunque con paradas en el camino. Nuestra primera pausa fue Puerto Siles, antes de cruzar el famoso rio Mamoré, optamos por comer algo y elegimos pollo criollo asado acompañado de un refresco de chivé o de harina de yuca.

Cruzamos el rio Mamoré, no tan crecido en esta época. Tan pronto subimos al otro lado, tomamos un camino estrecho para visitar Matucaré, donde se encuentra una casona de los hnos. Suarez. Dicen que era una curtiembre y hoy queda casi nada, sólo algunas maquinarias viejas y obsoletas traídas del exterior. A pesar de eso la casa aun es imponente. Proseguimos con el largo camino hasta la ciudad de Guayaramerín la que fue alrededor de las 18:30.

En Guayará, también fuimos invitados por algunos concejales que nos recibieron con música y baile regional, además de organizar un diálogo sobre la Casa Suarez en la economía del país y regional. Hubo muchos testimonios sobre parientes cercanos (abuelos y padres) que trabajaron en la empresa de los Suarez. Fue un acto testimonial sumamente emotivo.

Finalmente, viajamos a Cachuela esperanza, otrora emporio de la goma de los hnos. Suarez, ubicada en las faldas del rio Beni. Hoy, es una ciudadela llena de historias. ¿Cómo reconstruirla? Están aun la capilla, el teatro y una casa de la hija de Nicolás Suarez, como los más vistosos. Las autoridades políticas prometieron restaurarla para hacer un museo, ojalá y ya nomas seria. Falta saber muchos otros aspectos, como la presencia indígena en la Casa Suarez. Ch’umi markaruwa uñjir sartana. Wali musparañjamawa uksa sarnaqawixa.


*            Es aymara-boliviano. Dr. en Estudios Culturales Latinoamericanos y es Docente en la UMSA.


 

Be the first to comment

Deja un comentario