octubre 27, 2020

La Paz, ciudad maravillosa y cautivante

La Paz. Justo al cumplir 470 años de fundada, la ciudad boliviana de La Paz, capital del departamento homónimo, se muestra ante los ojos de pobladores y visitantes como una urbe multicultural, maravillosa y cautivante.

La ciudad fue fundada el 20 de octubre de 1548 por el conquistador español Alonso de Mendoza en el asentamiento inca de Laja, con el nombre de Nuestra Señora de La Paz, en conmemoración a la pacificación de las guerras civiles en el Virreinato del Perú y luego trasladada a su ubicación actual en el valle de Chuquiago Marka.

Esta urbe, que hoy cuenta con una población estimada hasta el año 2015 de 789 mil 541 habitantes, está situada a una altura promedio de tres mil 650 metros sobre el nivel del mar, lo que la convierte en la metrópoli y capital administrativa más alta del mundo.

Asentada en un cañón originado por el río Choqueyapu, La Paz está rodeada por altas y hermosas montañas, con figuras disímiles que configuran un paisaje sorprendente, entre las que destaca el permanentemente nevado Illimani, que deviene en emblema de la ciudad paceña.

Aun cuando es Sucre la capital constitucional del país, con los años La Paz ha alcanzado una gran relevancia y actualmente acoge el poder ejecutivo y legislativo, pues en ella radican la Casa Grande del Pueblo, sede del Gobierno, y el Palacio de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

En este espacio se asientan, además, todas las embajadas y misiones diplomáticas representadas en este país altiplánico; y deviene en un importante centro político, cultural, administrativo, económico y financiero de América Latina, que genera más del 20 por ciento del Producto Interno Bruto boliviano.

Se trata de una urbe multicultural y multiétnica donde conviven tanto aimaras, quechuas y mestizos como inmigrantes de otros lugares del mundo.

Entre modernidad e historia

La Paz resulta, sin duda, un sitio atrayente por la mezcla de modernidad -con inmuebles gigantescos que desafían la altura- con plazas y edificaciones antiguas, muchas de ellas bien conservadas y con alto valor arquitectónico, histórico y cultural.

De entre los más añejos, destaca la Plaza Murillo, uno de los espacios públicos más importantes de Bolivia, por años testigo de hechos convulsos y sangrientos, que en su entorno alberga edificios emblemáticos, como la Catedral Metropolitana Nuestra Señora de La Paz, el Palacio Legislativo y el Palacio Quemado, que fuera sede de gobierno por más de 150 años.

Cerca de allí está el Paseo del Prado, con esculturas monumentales erigidas en homenaje a los primeros presidentes de Bolivia: Simón Bolívar (1783-1830), Libertador de América, y Antonio José de Sucre (1785-1830); y al descubridor de América, Cristóbal Colón (1440-1506).

Igualmente acoge las fuentes de la Madre Patria y de la Juventud, y al conjunto escultórico de los Gallos.

En el corazón de La Paz está la Basílica de San Francisco, la casa religiosa católica más antigua de la ciudad, construida con piedra labrada entre los siglos XVI y XVIII, donde se combinan los estilos arquitectónicos barroco y mestizo.

Esta iglesia forma parte del conjunto conventual que da el nombre a la adyacente Plaza Mayor de San Francisco, donde también radica un museo.

Muy cerquita de allí está el Mercado de las Brujas, llamado así por vender objetos propios para realizar rituales ancestrales como pueden ser las pócimas, amuletos y hierbas medicinales, entre ellos, fetos de llamas disecados.

También encontramos la Calle Jaen, que retrotrae al visitante a la época colonial y acoge varios museos, como el Costumbrista Juan de Vargas que muestra la historia de La Paz a través de grandes maquetas; el de Metales preciosos y la casa de Pedro Domingo Murillo.

Todo ello contrasta con novedosas obras como la red de teleféricos, moderno sistema de transporte por cable que une a las ciudades de La Paz y El Alto inaugurado en 2014, que hasta la fecha ha transportado a más de 130 millones de pasajeros.

En la actualidad, son ocho las líneas en funcionamiento: la Roja, Verde, Amarilla, Azul, Naranja, Blanca, Celeste y la Morada.

Esta obra es uno de los orgullos de los paceños y del mundo, pues este año ingresó al libro de los Récord Guinness por ser la red de teleféricos más extensa del planeta.

Además, el pasado mes de septiembre la empresa estatal Mi Teleférico fue galardonada con el premio Latam Smart City Awards, en la categoría de Desarrollo urbano sostenible y movilidad, durante el Smart City Expo Latam Congress, un evento realizado en México.

Esta categoría reconoce aquellas iniciativas que, a través de planes, políticas, soluciones tecnológicas y colaboración de los distintos actores de transformación, impactan en el incremento de la calidad de vida.

La Paz ocupa un puesto distintivo en el mundo, pues en el 2014 fue elegida como Ciudad Maravilla por la fundación New7Wonders.

Al decir del presidente boliviano, Evo Morales, se trata de un ‘reconocimiento a la cultura de una ciudad altiplánica, a la cultura de generosidad y hospitalidad de su gente, pero también a la cultura y topografía de La Paz’.

Be the first to comment

Deja un comentario