octubre 28, 2020

Industrialización y desarrollo productivo en el norte de La Paz


Por Zenón Pedro Mamani Ticona * -.


Es importante recordar que la planificación del desarrollo económico es la base fundamental de la naturaleza de la intervención del Estado en la economía, asignando de forma eficiente los recursos para la provisión de bienes y servicios públicos a través de políticas económicas de: industrialización de los recursos naturales; generación de ingresos y mayores empleos; fortalecimiento del aparato productivo; redistribución de recursos para políticas de interés social; para mitigación de externalidades; entre otras, con la finalidad de fomentar el crecimiento y la estabilidad económica, disminución de la desigualdad social y la pobreza.

El artículo 309 de la Constitución Política del Estado, establece que la forma de organización económica estatal comprende a las empresas y otras entidades económicas de propiedad Estatal, que deben “Administrar a nombre del pueblo boliviano los derechos propietarios de los recursos naturales y ejercer el control estratégico de las cadenas productivas y los procesos de industrialización de dichos recursos”.

Por tanto, la intervención del Estado en la economía nacional ha sido fundamental para realizar inversiones en la industrialización de los recursos naturales y la transformación de la matriz productiva, la diversificación de las fuentes de ingresos y mayores fuentes de empleo, como la industrialización de los hidrocarburos, recursos minerales y evaporíticos, energía, manufacturas y alimentos, que han permitido sostener el crecimiento económico en los últimos años, a pesar de un contexto internacional poco favorable para el país.

En el tema de la industrialización de alimentos, sobresale la planta del ingenio de la Empresa Azucarera San Buenaventura – EASBA, —que después de seis décadas, en las cuales sólo fue un proyecto anhelado para los paceños, desde la gestión 2018 se puso en marcha la primera zafra comercial del ingenio, cumpliendo con el sueño de los paceños y generando un polo de desarrollo productivo en el norte del Departamento de La Paz—. Por lo que es importante desarrollar los siguientes temas centrales sobre la empresa.

Polo de desarrollo productivo en el norte paceño

Según información oficial publicado por EASBA, en tan sólo ocho años, incrementó sus plantaciones de caña de azúcar en más de 3,231%, es decir de 108 hectáreas en 2011 a 3.578 hectáreas en 2018. La participación de las Comunidades en San Buen Aventura, en las plantaciones de la caña de azúcar se incrementaron notablemente en un 100% con una producción de 1.335 hectáreas en 2018, cuyo rendimiento promedio fue del 70% por hectárea, debido a su eficiencia en el manejo de suelos y el cuidado de las plantaciones. En otras palabras, con la puesta en marcha del ingenio de EASBA, —el norte paceño actualmente se encuentra en pleno proceso de desarrollo agrícola con la industrialización de la caña de azúcar, generando un polo de desarrollo productivo del norte paceño—.

Ingresos generados por EASBA

Según EASBA, en la gestión 2016 se realizaron las pruebas para la recepción provisional de la planta industrial, en la cual generó Bs10,4 millones por la venta azúcar y alcohol, principalmente.

En 2017 se realizaron las pruebas para la recepción definitiva de la planta industrial generando un ingreso de Bs39 millones por la venta de 153.303 quintales (qq) de azúcar y 1,3 millones de litros de alcohol.

En 2018, EASBA realizó la primera zafra de manera oficial iniciando sus operaciones de la industrialización de la caña de azúcar de norte de La Paz, cumpliendo el sueño anhelado de los paceños por más seis décadas. Al 30% de la capacidad utilizada, generaron un ingreso de Bs29,43 millones que corresponden a la comercialización de azúcar por 135.083 qq y 1,1 millones de litros de alcohol.

Obligaciones de crédito con el Banco Central de Bolivia – BCB

Según BCB, EASBA pagó puntualmente los créditos, por un monto de Bs33,5 millones, entre amortización del capital e intereses, por lo que se muestra como una empresa sólida de los bolivianos en pleno desarrollo industrial.

Producción de los biocombustibles en La Paz y una alternativa para EASBA
En la coyuntura actual, la producción de alcohol anhidro (origen vegetal proveniente de la caña de azúcar principalmente) ha generado un mercado interesante en el mercado nacional, para sustituir de manera gradual la importación de insumos y aditivos de origen fósil, donde los sectores cañeros empresariales privados de Santa Cruz venden desde finales de 2018 el “alcohol anhidro” equivalente a insumos y aditivos de origen vegetal a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos – YPFB, para la producción de “súper etanol 92” en sustitución de “gasolina premium”.

Además, YPFB a la fecha vende en las ciudades del eje troncal de nuestro país la “gasolina especial plus” que tiene una participación del 8% del alcohol anhidro.

EASBA como una empresa estratégica del norte paceño del Departamento de La Paz, a partir de octubre de 2020 empezará a producir el alcohol anhidro, como estrategia empresarial estatal diversificando las nuevas unidades de negocio adicionales a la producción de azúcar, generando mayor desarrollo industrial, mayores fuentes de ingresos, empleos y bienestar social, en beneficio de la población boliviana, no solamente para La Paz.

Para este propósito, según el proyecto de Ley de Modificaciones al Presupuesto General del Estado que se encuentra en proceso de aprobación de la Asamblea Legislativa Plurinacional, en su artículo quinto, autoriza al BCB otorgar un crédito extraordinario de Bs34 millones a favor de EASBA para el financiamiento de la “construcción e implementación de una planta deshidratadora para la producción de alcohol anhidro”.

Sinceramente, se debe aplaudir la decisión del Gobierno Nacional de apoyar esta iniciativa productiva e industrial en el marco del modelo económico vigente, que permitirá generar mayores recursos en beneficio de los bolivianos y garantizar la seguridad energética del país, que en el corto y mediano plazo permitirá disminuir la subvención a los hidrocarburos.

Por tanto, el desarrollo productivo del norte paceño permitirá la integración económica con las poblaciones más alejadas con las ciudades intermedias y capitales a través de la producción de la caña y sus derivados (azúcar, alcohol anhidro y energía), consolidando el sueño paceño de la industrialización anhelada hace más de seis décadas.


* Analista.

Be the first to comment

Deja un comentario