octubre 29, 2020

Denuncian corrupción e impunidad en Bolivia

La Paz-. El expresidente Evo Morales (2006-2019) denunció hoy que algunos directores corruptos de importantes empresas de Bolivia, nombrados por el gobierno de facto, han huido del país con total impunidad.

‘La prensa develó corrupción de ministros, viceministros, gerentes y directores que no reciben ninguna sanción legal. El gerente que desfalcó ENTEL salió protegido a EE.UU. y nadie sabe dónde está el de YPFB. La ley no se aplica a parientes ni miembros del gobierno de facto’, escribió en Twitter.

Desde hace meses, diversas voces en esta nación denuncian el desmantelamiento de empresas rentables del Estado y la corrupción de autoridades nombradas por el gobierno transitorio de Jeanine Áñez, lo que pone en riesgo los avances del país en materia económica alcanzadas desde el 2006 al 2019.

De acuerdo con el diario digital La resistencia, el gobierno de facto que tomó el poder en Bolivia tras el Golpe de Estado del 10 de noviembre pasado, la promulgación del decreto supremo 4231, que amplía las causas para procesar penalmente a la ciudadanía, con el pretexto de luchar contra la desinformación sobre la pandemia de la Covid-19, en realidad atenta contra la libertad de prensa, expresión, e información.

En un editorial la publicación subraya que tal decreto está en línea con el accionar previo del gobierno de facto para tratar de silenciar a quienes denuncien la incapacidad del régimen en el tratamiento de la pandemia y sus fatales consecuencias en la población más necesitada.

A esto se suma el recrudecimiento del cerco mediático impuesto desde el Golpe de Estado, que alineó a todos los medios tradicionales de comunicación en favor del gobierno de facto, impidiendo de esta manera que cualquier versión contraria a la oficial llegue a la población, agrega.

De esa forma, enfatiza, ocultar ‘la oscura realidad del país durante los seis meses del gobierno ilegítimo, como el desfalco y desmantelamiento de las principales empresas estatales (YPFB, BoA, Entel), los incontables casos de corrupción, nepotismo, tráfico de influencias, cuoteo, y otros dentro de los ministerios del Estado.

En el caso de la empresa Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), el presidente, Herland Soliz, renunció tras un escándalo por contratos irregulares de seguros y compra de combustible con alto sobreprecio y sin licitación.

Soliz, a su vez asumió en medio de polémicas declaraciones de su antecesor, José Luis Rivero, quien señaló que había recibido una empresa ‘quebrada’.

Los sindicatos petroleros de Bolivia se declararon este lunes en estado de emergencia, al denunciar actos de corrupción e intentos de privatización de la petrolera estatal.

En un documento suscrito por los líderes de los grupos que conforman la Federación Sindical de Trabajadores Petroleros de Bolivia, la decisión se tomó por mandato de las bases y a partir de los hechos de desfalco, actos de corrupción y una mañosa estrategia implementada dentro de YPBF para privatizar a una empresa ícono del país.

En tanto, la estatal boliviana de telecomunicaciones (Entel), presenta una seguidilla de actos de corrupción con daños económicos y el gerente Elio Montes, que fue procesado penalmente por malversación de fondos, escapó a Estados Unidos.

Be the first to comment

Deja un comentario