septiembre 18, 2020

El reto de feminización de la política


Por Soledad Buendía Herdoíza-.


Estimados lectores vamos a tratar un tema que ha estado en la agenda en las últimas semanas, y es la reflexión sobre los liderazgos femeninos para enfrentar la crisis sanitaria. Varios medios de comunicación del mundo han publicado artículos en los que se destaca el trabajo de muchas mujeres jefas de Estado durante la pandemia. Países dirigidos por mandatarias como Nueva Zelanda, Islandia, Alemania, Noruega, Taiwán, Finlandia, Dinamarca, entre otros, han sido reconocidos por iniciativas que han resultado efectivas en el manejo del Covid-19.

Solo el 6% de 193 países están dirigidos por mujeres, pero dentro de los países que mejor gestionaron la crisis siete están liderados por mujeres.

Se implementaron políticas exitosas no por el hecho de ser mujeres, sino por características estructurales que mejoraron las condiciones de la respuesta, es decir, estos países cuentan con sistemas de salud sólidos, con recursos destinados para garantizar derechos, ciudadanía responsable, así fue posible una actuación rápida a través de medidas para proteger a la población, incluidas el confinamiento, el rastreo de casos y el control de fronteras; la comunicación clara y constante con los ciudadanos, transparencia y accesos a la información, la disponibilidad de test para toda la población y el uso de las tecnologías.

Históricamente a las mujeres nos han considerado más aptas para las labores de cuidado, dentro de los roles socialmente asignados como los relacionadas con la educación y la salud, donde nos estima más efectivas, por ello no es extraño que la percepción sea favorable hacia los liderazgos femeninos. Pero, cuidado, esta percepción falsamente positiva refuerza estereotipos de género.

Por ello es importante analizar esos liderazgos, que van más allá de las ministras y presidentas, incluyen a las médicas, enfermeras, maestras, agricultoras, las limpiadoras, cuidadoras, las mujeres en redes de solidaridad. Necesitamos feminizar la política, es fundamental avanzar con más mujeres en cargos de decisión, alejarnos de los liderazgos histriónicos, violentos y masculinizados, que incluso algunas mujeres ejercen, para construir sociedades igualitarias.

Mujeres políticas, empáticas, coherentes y con una agenda feminista. El contexto actual requiere para fortalecer la democracia de liderazgos transformacionales, colectivos y coordinados.


• Asambleísta por la Provincia de Pichincha de la Asamblea Nacional del Ecuador

Be the first to comment

Deja un comentario