agosto 1, 2021

Una carta, otra arista de la disputa con el golpismo


Por La Época-.


El envío de una carta de agradecimiento por el respaldo argentino a la política represiva del régimen de facto boliviano se ha convertido en un tema de disputa entre el Gobierno y la derecha de ambos países.

Hace pocos días el canciller Rogelio Mayta denunció que el gobierno del conservador y neoliberal Mauricio Macri apoyó el golpe de Estado con el envío de munición letal para las Fuerzas Armadas y que, no hay duda, fueron empleados en las masacres de Sacaba y Senkata. La intervención argentina fue encontrada en una carta de agradecimiento enviada por el general boliviano de la Fuerza Aérea, Gonzalo Terceros, al entonces embajador del vecino país, Normando Álvarez.

La denuncia provocó un escándalo en la Argentina y en Bolivia adquirió una intensidad media debido al tipo de cobertura que los medios de comunicación hegemónicos hicieron del tema, incluyendo el portal “Bolivia Verifica”, que es una de las armas más importantes, con financiamiento extranjero, con la que cuentan los sectores de oposición para “desmontar” las versiones del Gobierno y la izquierda, para construir otra verdad.

La noticia de la injerencia del gobierno de Macri nunca tuvo la fuerza que sí le dieron estos medios hegemónicos a las reacciones destinadas a negar el hecho de parte del general Terceros, de sus abogados, y de los políticos argentinos de derecha, incluyendo al exEmbajador. “Se desbarata la denuncia del Gobierno en contra del expresidente Macri”, titula Página Siete en su edición del sábado 10 de julio, mientras ese mismo día El Deber de Santa Cruz, también opositor a la presencia de la izquierda en el poder, sostiene en la apertura de su página digital que el “Gobierno dice que carta de Terceros está en archivos de la FAB y Bolivia verifica desmiente la nota a la Argentina”. Como se aprecia, la denuncia del Gobierno, respaldada en una carta entregada por el actual embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, no cobra la fuerza necesaria, pero sí las reacciones de la derecha.

Tampoco sirvió de nada una conferencia de prensa del ministro de Defensa, Edmundo Novillo, quien en la noche del viernes pasado mostró la nota de agradecimiento enviada por el general Terceros, debidamente legalizada y refrendada por la Fuerza Aérea, cuya oficina administrativa encargada de registrar la correspondencia ratificó la existencia de la misiva.

El envío de munición letal es otra de las claves seguirle el curso a la ruta seguida por el gobierno de facto, pero no es lo determinante en el proceso abierto ante el Ministerio Público contra los autores directos del golpe de Estado de noviembre de 2019. Aunque la derecha haya provocado una medida activa (una acción de contrainteligencia para provocar esta polémica), cada vez hay menos argumentos para defender la tesis de la sucesión constitucional y, por el contrario, las pruebas que respaldan la tesis del golpe de Estado abundan. La propia memoria presentada por la Iglesia católica y las declaraciones del general Terceros aportan elementos –sin pretenderlo, claro está– a confirmar que el 10 de noviembre se produjo la interrupción de orden democrático y constitucional en Bolivia.

Be the first to comment

Deja un comentario