septiembre 27, 2021

Exsecretario de la CIDH pide investigación ‘contundente’ sobre cooperación regional para el golpe de Estado en Bolivia

El exsecretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, pidió este viernes una investigación “contundente” y “diligente” sobre la cooperación de algunos países de la región para proveer armamento bélico y antimotín para el golpe de Estado de 2019 en Bolivia.

“Yo ya me he manifestado por la necesaria, contundente, diligente, seria investigación en relación a estos hechos (…). Requiere una investigación muy seria y requiere de parte de nosotros, de la comunidad latinoamericana de derechos humanos, una expresión de solidaridad, de indignación y de movilización, para que, hasta el final, en sus últimas consecuencias, esta posibilidad de una cooperación regional para la represión en el país sea desestimulada y responsabilizada”, aseveró, en el marco de la reunión especial de la Comisión de Ciudadanía y Derechos Humanos del Parlamento Andino.

Bolivia denunció que los gobiernos del expresidente de Ecuador, Lenin Moreno, y su entonces homólogo de Argentina, Mauricio Macri, proveyeron armamento bélico y antimotín para reprimir al pueblo durante las protestas populares que rechazaron el golpe de Estado en el territorio nacional en 2019, mediante el que se impuso el gobierno de facto de Jeanine Áñez.

En ese contexto, Abrão señaló que una de las líneas de la investigación debe dirigirse a establecer la procedencia de material bélico y antimotín no compatible con los calibres de uso oficial en el territorio boliviano, que fueron colectados durante la investigación de las protestas populares suscitadas durante la ruptura del orden institucional.

El activista recordó que ese hecho es importante, puesto que sirvió para que los gobernantes de facto sostengan la “absurda tesis” de que los manifestantes se autoatacaron, con el fin de culpabilizar y criminalizar la acción de las personas que rechazaban los actos violentos del golpe de Estado que vulneraban su derecho a la vida.

“Si no eran materiales de calibres oficiales, ahí está un indicio muy serio y muy importante de que estos materiales tenían origen desde afuera y no (eran) necesariamente los materiales oficiales del país”, agregó.

El extitular de la CIDH dijo, finalmente, que la cooperación de algunos de los gobiernos de la región para el golpe de Estado en Bolivia fue una clara violación de los derechos humanos en democracia y provocó un retroceso de 50 años en el proceso de integración regional.

Be the first to comment

Deja un comentario