septiembre 23, 2021

Derechos políticos de las mujeres: reflexiones compartidas desde la mirada de Karol Cariola


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


El futuro de nuestro continente y del mundo estará cada vez más en manos de las mujeres, y no como revancha histórica, sino como ejes de una era distinta, con la heredad de luchadoras como Dolores Jiménez y Muro, redactora del prólogo del Plan de Ayala, ascendida a generala por Emiliano Zapata, y quien diría en el tiempo convulsionado de la Revolución mexicana: “No existe para mí otra influencia que la de mi conciencia”. Con mujeres guerreras como Manuela Sáenz, Policarpa Salavarrieta, Juana de Ibarburu, Rosa Campusano y muchas más que permanecen invisibles.

Construir procesos de transformación de nuestras sociedades, volverlas incluyentes y solidarias requiere reflexiones en diversas dimensiones, una de ellas es sin duda los derechos y la participación política de las mujeres. Karol Cariola, política y dirigente feminista chilena, plantea este análisis desde su propia experiencia política, sin dejar de señalar el largo recorrido de las luchas de las mujeres por sus derechos, puntualiza que la construcción del quehacer político desde la vivienda de una mujer política comunista y joven, caracterizándola como una lucha contra el sistema, un sistema capitalista y patriarcal. Un sistema que ejerce dominación sobre las mujeres y sus cuerpos. Desde una perspectiva histórica entender esta dominación implica recuperar los aportes de la teoría feminista que la enmarca como el resultado de un orden político-cultural.

Con las luchas emprendidas por las sufragistas en el mundo y en América Latina en particular, se escuchan las voces de mujeres dentro de los movimientos sociales para ejercer su derecho al voto, cuando en muchos países todavía la educación era un privilegio masculino, al igual que la ciudadanía plena. El pensamiento único, dominador y excluyente utilizó a la ciencia y a la religión para naturalizar la primacía del varón sobre la mujer, reforzado un discurso que justificaba la marginación de las mujeres a roles socialmente establecidos en el ámbito de lo privado. Esta primacía, que para la antropóloga Rita Segato es el mandato de masculinidad, ha organizado y jerarquizado la vida social desde la hegemonía del varón y se constituye en una de las causas de la desigualdad y de las formas que adoptan las prácticas de violencia de género.

Para Karol Cariola, como para muchas feministas latinoamericanas, la lucha por los derechos políticos de las mujeres está ligada a la resistencia a todas las formas de violencia que se ejercen en un contexto de orden patriarcal. La violencia, apunta Cariola, se manifiesta de varias maneras, una de ella es la invisibilización: “Al no estar a lo largo del relato de la historia de nuestros pueblos hemos sido postergadas, anuladas en nuestros distintos roles, tareas y aportes”. Por ello hoy levantamos la voz y decimos: “¡Hemos estado tantos años calladas que ahora no nos para nadie!”.


* Miembro de la Asamblea Nacional del Ecuador.

Be the first to comment

Deja un comentario