octubre 24, 2021

11 de octubre, Día de la Mujer Boliviana

Por  Claudia Miranda Díaz *-.


Paz Juana Plácida Adela Rafaela Zamudio Ribero nació en Cochabamba el 11 de octubre de 1854 y falleció en 1928. Fue poeta y luchadora social por las mujeres bolivianas.

Nacida en clase alta, pudo acceder a estudios escolares, cursó hasta el tercer año de primaria, convirtiéndose luego en autodidacta. Trabajó como maestra, fundó la primera escuela laica en la ciudad de La Paz, llegando a ser su Directora. En 1926 fue reconocida como “la más elevada exponente de la cultura femenina”.

Entre su intensa actividad literaria y de magisterio, fue impulsora de la emancipación intelectual y social de las mujeres. Es la primera persona en el país que habla y escribe sobre “la discriminación de género” de la mujer. Su poema más conocido, “Nacer hombre”, expresa con claridad la discriminación de género en su época. Adela Zamudio se constituye en la primera feminista en nuestro país, y precursora del feminismo en Bolivia.

En su honor, la presidenta Lidia Gueiler Tejada en 1980 instituyó el 11 de octubre como el “Día de la Mujer Boliviana”, recordando su natalicio.

Breve reseña sobre el feminismo en Bolivia, hasta los años 50

Alentadas por el discurso de Adela Zamudio, mujeres de clase alta el 17 de abril de 1923 fundan en la ciudad de La Paz el Ateneo Femenino. Sus actividades se irradiaron a varios departamentos, especialmente a Cochabamba, Oruro y Sucre. En 1929 convocaron a la Primera Convención Nacional de Mujeres con reivindicaciones de género, para ese evento las mujeres del Ateneo Femenino plantearon ampliar sus bases a mujeres de todos los sectores sociales. Su momento cúspide fue durante la Guerra del Chaco (1932-1935), cuando la actividad pública de las mujeres cobró relevancia.

Las principales reivindicaciones de género por las que lucharon las mujeres feministas fueron por alcanzar algunos derechos como: recibir herencia (1882); el derecho al voto (1920 a 1956); al divorcio (1926 a 1932); a contar con cédula de identidad (1952 a 1955).

Luego de largas batallas que datan desde 1920, las feministas consiguen que se inserte el derecho al voto de las mujeres en la Constitución Política aprobada el 24 de noviembre de 1945 (aunque la petición fue “para todas las mujeres” solo se aprobó el “voto calificado de mujeres”, es decir, para las mujeres que sabían leer y escribir).

En las elecciones municipales de 1947 “votaron a prueba”. En 1949, para las elecciones presidenciales y parlamentarias, las mujeres “calificadas” votaron por primera vez. Recién en las elecciones de 1956 se hizo efectivo el voto de “todas las mujeres” cuando se decretó el “voto universal”, que incluía el derecho al voto de los campesinos.

El Ateneo Femenino se extinguió lentamente después de la Revolución del 52, que trajo consigo la creación de una clase media que impulsaría otro movimiento feminista a partir de los años 80.

De manera paralela, en 1927 se crea en la ciudad de La Paz la Federación Obrera Femenina (FOF), estaba compuesta por mujeres de diferentes sindicatos, como ser: la Sociedad de Culinarias y Sirvientas, Unión Femenina de Floristas, Sindicato de Oficios Varios del Mercado Camacho, Sindicato de Oficios Varios de Locería, Sindicato Femenino de Trabajadoras de Viandas, Sindicato de Lecheras y Sindicato de Anexos del Mercado Lanza. Un gran número de sus componentes eran mujeres cholas, lo que implicaba una lucha por mejores condiciones de trabajo, que estaba atravesada por reivindicaciones de clase y enfrentándose al racismo.

Sus principales reivindicaciones fueron: el divorcio absoluto; la creación de guarderías y la igualdad ante la ley de todos los hijos e hijas.

Dio fuerza a este movimiento una Resolución de la Alcaldía de La Paz en 1935, prohibiendo que las mujeres trabajadoras (mujeres de pollera) suban al tranvía. Las cocineras de las élites, junto a las vendedoras de los mercados y las floristas organizaron una huelga a fin de evitar que el uso del tranvía fuese prohibido para el uso de mujeres indígenas. La FOF se extinguió durante la dictadura barrientista en 1964.

El Ateneo Femenino y la FOF tuvieron diferencias ideológicas, mientras esta planteaba reivindicaciones de clase, aquellas identificaban al patriarcado como la ideología que sometía a las mujeres.

La turbulenta vida política de nuestro país, entre golpes de Estado y dictaduras militares, hizo que la lucha de las mujeres por las reivindicaciones de género quedarán supeditadas a las luchas de reivindicación de clase; en consecuencia, las luchas feministas fueron postergadas desde los años 50 hasta los años 80.


  • Economista y Auditor Financiero.

Be the first to comment

Deja un comentario