febrero 7, 2023

Los bancos siempre ganan


Por Miguel Ángel Marañón Urquidi * -.


En la gestión 2021 la ganancia de los bancos llegó a Bs1.541 millones ($us325 millones), muy superior a los Bs960 millones ($us139 millones) de la gestión 2020, utilidades que se dieron pese al diferimiento, reprogramación y refinanciamiento de los créditos. Estos resultados van de la mano con la recuperación y reconstrucción de la economía, tanto en el aspecto social como en el financiero.

Los bancos nacionales han logrado utilidades muy significativas con la aplicación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (Mescp) y sus tres principales pilares: la intervención del Estado en las tasas de interés y niveles de préstamos del sector productivo y viviendas sociales; la redistribución del excedente económico; y el fortalecimiento de la moneda nacional.

En 2013, mediante el DS N° 1842, el Estado estableció tasas de interés máximas de 5,5% a 6% anual para la adquisición de viviendas sociales y créditos productivos, entonces la primera reacción de los empresarios bancarios fue la de predecir que el sistema financiero entraría en quiebra y que se debería seguir con la libre oferta y demanda de los créditos, sin embargo, los resultados fueron sorprendentes ya que los bancos generaron utilidades nunca antes logradas.

Debemos recordar que en el periodo neoliberal para poder acceder a un crédito de $us10.000 el prestatario debía tener garantías de $us9.500 y tener ingresos que respaldaran el pago de dicho crédito, o sea que a los créditos solo podían acceder los empresarios y/o familias “acomodadas”. Con la intervención del Estado la mayoría de la sociedad (sobre todo la clase media y pequeños empresarios) pudo obtener con cierta facilidad créditos.

La redistribución del excedente económico mediante el establecimiento de salario mínimo, bonos sociales y otras medidas logró que los ingresos de los bolivianos se incrementaran, haciendo que una parte de estos fueran destinados al pago de créditos y/o ahorros, lo cual se refleja en el índice de mora bancaria que en 2021 solo llegó a 1,56% (de 100 prestatarios menos de dos personas no pueden pagar sus créditos), muy inferior al de la gestión 2003, que llegó a más del 20% (de 100 prestatarios más de 20 no podían cumplir el pago de sus créditos), o en 2005, que llegó a 13%.

El fortalecimiento de la moneda nacional no solo beneficia a la mayoría de la población respecto al poder adquisitivo, sino también contribuye a un mejor desempeño del sistema financiero ya que los problemas y perturbaciones del mercado financiero internacional tienen menor impacto en la economía boliviana: cerca del 90% de los ahorros y créditos están en moneda nacional, los precios de los inmuebles y vehículos y otros activos se cotizan en dólares americanos pero el pago y los créditos se hacen en moneda nacional, esto debido a que el boliviano mantiene su poder adquisitivo.

Es evidente que los bancos, tanto en el periodo neoliberal como en la actualidad, obtuvieron utilidades, pero cuando el Estado “obliga” a que los empresarios bancarios den mayores facilidades al acceso al crédito no solo gana la sociedad, sino que igual ganan los bancos. Las expectativas positivas de los agentes económicos fortalece al sistema financiero y al mismo tiempo la economía, bases para una estabilidad económica, política y social.


*            Economista.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario