mayo 15, 2022

El filósofo Luis Claros habla de su último libro: Pensar la descolonización. Imaginarios y aporías

Por Editorial Inti *-.


Luis Claros es un filósofo y economista boliviano, con Maestría en Filosofía y Ciencia Política y estudios de Doctorado en Ciencias del Desarrollo en el Postgrado en Ciencias del Desarrollo de la Universidad Mayor de San Andrés (Cides-UMSA).

Docente investigador y subdirector de investigación del Cides, docente en las carreras de Sociología y Filosofía de la UMSA, es además autor de numerosos libros. Para hablar de su última publicación: “Pensar la descolonización. Imaginarios y aporías”, con la cual se crea la Colección Ensayos de Editorial Inti, nos encontramos con el autor en la ciudad de La Paz.

Editorial Inti (EI).- ¿Cuál es el objetivo y origen de este libro? ¿Cómo está estructurado?

Luis Claros (LC).- En este libro reuní diversos ensayos que escribí en los últimos 10 años y que tenían un objetivo compartido: analizar problemáticas enmarcadas en el horizonte de la descolonización. Se reúnen un total de nueve ensayos, en los primeros tres se revisa y analiza de manera general los modos en que se ha pensado la descolonización, y algunos temas conexos como la interculturalidad, viendo distintas perspectivas y los dilemas que implican. Una de las ideas centrales que se procura desarrollar es cómo y en qué medida la descolonización se constituye en un imaginario social, en un horizonte general en el cual se proyectan demandas, se visibilizan insatisfacciones y configuran prácticas sociales críticas del orden existente.

Los siguientes tres ensayos estudian las estructuras argumentales de tres importantes pensadores: Felipe Quispe, Silvia Rivera y Felix Patzi. En los tres casos revisamos el modo en que construyen una manera de pensar la realidad social, sus problemas y formas de superación. Ello nos permite acercarnos a las estrategias concretas que operan en la producción del sentido y que, dada la influencia de los autores mencionados, pueden funcionar como una muestra de ciertos modos generales en que se vive y diagnostica la realidad en Bolivia.

Finalmente, en los últimos tres ensayos se discuten problemas más específicos, como las nociones de identidad, totalidad, educación y memoria, ello en el marco de las problemáticas propias de sociedades plurales con colonialismo interno. Así, tenemos la intención de que el libro dialogue con diversas preocupaciones e investigaciones relacionadas con la proyección de horizontes sociales en Bolivia.

EI.- ¿Cuál es la importancia del tema de la “descolonización” en la discusión académica y política en Bolivia?

LC.- Si entendemos por discusión política los debates sobre cómo dar directrices a las formas de organización y prácticas sociales, el tema de la descolonización resulta fundamental. Ello porque implica un diagnóstico de los principales problemas del modo actual de estructuración social, y un deseo y dirección de superación. Ese diagnóstico se ha articulado de diversas maneras, desde la experiencia cotidiana, vivencial, hasta formas más elaboradas que han dado lugar a movimientos de interpelación y cuestionamiento al Estado. Ahora bien, no existe una manera univoca de pensar la descolonización, y ello es, precisamente, parte de lo que sería la discusión política. En todo caso, el tema de la descolonización ha sido puesto en la agenda política como tema fundamental hace ya mucho tiempo, mediante la acción de sujetos colectivos, con la generalización de sus formas de pensar la realidad, hasta convertirse en imaginario social.

En el caso de la academia el tema puede resultar de primer orden en tanto se plantee como objetivo conocer la realidad social. Pero más allá de esa respuesta obvia, en Bolivia la circulación entre lo que sería un campo académico, altamente permeable y con fronteras difusas, y el campo político es constante. Ello puede ser visto, por algunos, como una carencia o debilidad del campo académico; otros podrán verlo como una fortaleza que permitiría articulaciones más consistentes con las problemáticas que emergen en diversos ámbitos de la vida social. En todo caso, lo que por mi parte podría decir es que esta falta de autonomía del campo académico accede a evidenciar que la producción académica no es ni puede ser neutral y es parte de la lucha política, y que su reclamo de neutralidad u objetividad suele ser una estrategia más para procurar mayor eficacia en su intervención. Pero tratando de responder puntualmente a su pregunta diría que en la medida en que en la discusión política el tema de la descolonización se hizo fundamental, dada la permeabilidad del campo académico, en el terreno específico de las ciencias sociales y humanas, el tema de la descolonización se hace también fundamental. Aunque más que fundamental, diría: ineludible.

EI.- Ud. dedica ensayos exclusivos a Felipe Quispe, Silvia Rivera y Felix Patzi para abordar la temática, ¿por qué estos nombres y cuál es su relevancia?

LC.- Se podría haber escogido diversas obras, otros nombres. La elección obedece, en primer lugar, a intereses personales. A los tres los escuché cuando recién entraba en la universidad y desde entonces me llamarón la atención y quise escucharlos y leerlos con mayor atención.

En el caso de Felipe Quispe, su accionar y escritura directa. Pero más allá de eso, creo que nadie puede negar la relevancia de los tres. Felipe Quispe es una de las figuras políticas más importantes del último siglo, y gran parte de lo que vivió Bolivia en los últimos 20 años es impensable sin su acción.

En el caso de Silvia Rivera, siempre me sedujo su forma particular de escritura, que conjuga claridad con profundidad, además estamos ante una de las intelectuales más importantes del país y del continente. Me gusta decir que considero que los tres escritores vivos más meritorios de Bolivia son Luis “Cachín” Antezana, Silvia Rivera y Luis Tapia, y les digo a mis estudiantes que aprovechen, que los busquen, que los escuchen, que los lean, que los discutan, que los critiquen.

En el caso de Felix Patzi, como todos sabemos tiene un gran aporte en investigación y también tuvo una destacada participación en política, llegando ser Ministro de Educación, área en la cual desarrolló atractivos análisis.

En general, no creo que estos nombres requieran mayor justificación. En todo caso, así como el análisis puede hacerse sobre la escritura de autores reconocidos, igual es relevante analizar la producción de sentido de sujetos menos conocidos, pero cuyo estudio puede ser aún más revelador.

EI.- ¿Por qué debieran las personas leer su libro? ¿Qué de novedoso y atractivo encontrarán en él?

LC.- No sé sí deberían o no leer el libro, no sé si tiene algo realmente novedoso o atractivo para todos. Para algunos podrá resultar ser así, para otros quizá no tanto. Eso dependerá de las distintas experiencias de los lectores.

En todo caso, invito a la lectura como parte, pequeña, de la ampliación del diálogo sobre los modos en que en nuestro país vivimos y proyectamos la existencia social. Y el diálogo en torno a ello sí me parece algo recomendable.


*       Contactos: https://editorialinti.wixsite.com/libros

         Facebook: @IntiEdit

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario