julio 6, 2022

El horizonte del proceso de integración regional


Por Eduardo Paz Rada * -.


Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, y Luiz Inácio Lula da Silva, candidato presidencial favorito de Brasil, han hecho anuncios fundamentales para la recuperación del proceso de integración emancipadora de América Latina y el Caribe abriendo un nuevo horizonte al respecto, después de varios años de estancamiento y retroceso debido a la presión de Estados Unidos y a las acciones de los grupos conservadores y neoliberales en varios países de la Región.

Lula da Silva, al anunciar oficialmente su candidatura en las próximas elecciones de octubre, realizó una autocrítica al no haber sido más radical en la integración de la Patria Grande en sus gestiones de gobierno y afirmó que de ganar la presidencia impulsará la creación de un sistema monetario y una moneda común que asegure la estabilidad económica y financiera interna e impida que las crisis y las presiones de los centros de poder afecten el desarrollo. Por su parte, López Obrador, en su visita a los países de Centroamérica y Cuba, demandó al gobierno de Washington la inclusión de los presidentes de Nicaragua, Cuba y Venezuela en la Cumbre de las Américas, a realizarse en junio en Los Ángeles, Estados Unidos.

López Obrador respondió de manera enfática ante el anuncio de Joe Biden, presidente de Estados Unidos, de no invitar a Nicolás Maduro, Miguel Díaz-Canel y Daniel Ortega, a tiempo de manifestar que Estados Unidos incumple con sus compromisos económicos con los países centroamericanos y prefiere realizar gastos millonarios en la guerra de Ucrania. De inmediato recibió el respaldo del presidente boliviano, Luis Arce, quien también manifestó su rechazo a la exclusión de países de la Región en la cumbre presidencial; similar posición tomaron los Estados miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom).

Frente a la guerra de Ucrania, donde se enfrentan la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos contra Rusia, López Obrador y Lula asumieron una posición de neutralidad, desoyendo las presiones de Washington.

Durante la gestión 2021, López Obrador, como presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), reactivó esta instancia de coordinación integradora, abrió contactos importantes con China y Rusia, y respondió a las declaraciones agresivas de funcionarios de Estados Unidos. La Celac en los últimos meses se estancó en sus iniciativas, bajo la coordinación del gobierno de Alberto Fernández de Argentina.

Por otra parte, el nuevo presidente de Chile, Gabriel Boric, se manifestó favorable a la integración, sin embargo, lo hizo de manera tibia y en un formato característico de la moderación liberal.

La década 2004-2014 ha sido la de mayor profundidad y claridad del proyecto de integración liberadora, nacionalista y antiimperialista, bajo la conducción de los comandantes Hugo Chávez y Fidel Castro y los presidentes Evo Morales, Daniel Ortega, Rafael Correa, Néstor Kirchner y el propio Lula da Silva, tanto con la Celac como con la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).


*       Sociólogo y docente de la UMSA.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario