julio 3, 2022

Sandino: general de hombres y mujeres libres

Por José Percy Paredes Coimbra -.


El 18 de mayo celebramos los 127 años del nacimiento de un hombre que encierra en su historia la de toda América. Augusto Nicolás Calderón Sandino, indígena, como lo somos muchos del Abya Yala, trabajador, humilde y consecuente con su patria, con su pueblo, salió de Nicaragua para buscar su sustento y aportar a su familia y retornó por considerar que ya era tiempo de poner los puntos sobre las íes, frente a sus gobernantes y a sus amos del Norte.

Sabía que, mientras la rosca gobernante de Nicaragua continuara de rodillas frente al gigante del Norte, nunca se darían las condiciones para que su pueblo saliera de la miseria, para que mejoraran las condiciones de vida, de educación y salud de la mayoría de las y los nicaragüenses.

Sandino abrazó una causa, la misma que ayer y hoy muchos de nosotros, ciudadanos y ciudadanas del Abya Yala, abrazamos con la certeza de que venceremos, de que no se puede engañar a todos todo el tiempo y de que el futuro solo es posible con la participación activa del pueblo; el tiempo de las roscas, de los grupitos de poder ya llegó a su fin.

El “General de Hombres Libres” dio los pasos necesarios para enseñarnos el camino de los cambios, de la revolución; como bien dijo Fidel Castro: “Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado (…) revolución es igualdad y libertad plenas, es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos, es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos”.

Augusto Nicolás Calderón Sandino intentó cambiar las cosas por el diálogo, pero tuvo que alzarse en armas porque quienes gobernaban eran soberbios y se consideraban indestructibles o insustituibles por pensar que el Imperio del Norte los mantendría protegidos y agarrados al poder, siempre y cuando continuaran sometiendo Nicaragua a sus intereses.

En los seis años que mantuvo su lucha armada, contra los diferentes gobiernos colocados por el Imperio y su Ejército, Sandino logró que el país del Norte retirara en 1933 a sus militares de territorio nicaragüense, hecho que hirió el orgullo tanto del Imperio como del grupo de poder local.

Como la imagen del “General de Hombres Libres” crecía y era cada vez más respetada, nada dio más placer al Imperio y sus aliados locales que asesinar a Sandino, meses después de la retirada del Ejército norteamericano del territorio nicaragüense.

A lo largo de su historia Sandino libró varias batallas, siempre buscando el bien común, el beneficio del pueblo nicaragüense y, lamentablemente, en ocasiones confió en quienes no debía.

Tenemos que decir que Sandino era consecuente. Esa consecuencia con lo que proponía la importancia de hacer los cambios necesarios para que Nicaragua fuera una nación soberana, respetada por las demás naciones, le dio innúmeras adhesiones a su lucha; logró aglutinar más de tres mil guerrilleros que no vacilaron en ofrendar sus vidas por la emancipación de Nicaragua.

Fue asesinado cobardemente, llevado al matadero con engaños, pero él, fiel a su forma de afrontar los retos, consideró que debía reunirse con los gobernantes para negociar el desarme de su gente con tal de darles la posibilidad de un futuro junto a sus familias. Sacrificó su vida para que la vida de nuestros pueblos fuera distinta. Nos advirtió del peligro que representa el Imperio del Norte y de su engañosa política exterior.

Hoy, a 127 años de su natalicio, la política exterior del Imperio del Norte sigue siendo engañosa y peligrosa; ellos solo velan por sus intereses y hacen lo que tengan que hacer con tal de conseguir lo que desean. Muestra de ello son las distintas guerras que financia y en las cuales se involucra, sacrificando a pueblos inocentes con tal de asegurar la propiedad de los recursos renovables y no renovables que posea la nación en cuestión. Lo hemos visto en Kuwait, Libia, Siria, Afganistán, Panamá, Venezuela, Bolivia y su invasión en el siglo pasado, el apoyo a dictaduras militares en América y ahora los golpes de Estado modernos, solapados por mentiras mediáticas, lanzadas por miles al ciberespacio mediante redes sociales, y también esas mismas mentiras repetidas como mantras por las redes televisivas, radiales y de prensa escrita.

Dicen que una mentira repetida muchas veces pasa a ser verdad; esa es la estrategia por la cual el Imperio globaliza sus deseos, sus intereses y sus mentiras. Sino cómo se explican los intento de golpe de Estado en Venezuela, ampliamente difundido y defendido por el Imperio y sus socios; o por lo que se vivió en Nicaragua en 2018, intento de golpe de Estado; el mismo guión que en Venezuela. O el golpe dado al hermano Evo Morales en el Estado Plurinacional de Bolivia en 2019. Mentiras, pagados en las calles creando caos, queriendo dar la imagen de que hay descontento en Nicaragua, un remedo burdo del inicio del accionar de los socios locales del Imperio en Venezuela.

Años después el pensamiento y accionar de Augusto Nicolás Calderón Sandino dieron nacimiento al Frente Sandinista de Liberación Nacional, hoy dirigido por el comandante Daniel Ortega, llevando adelante políticas a favor de la población más pobre de esa Nicaragua bendita y siempre libre.

Este resumen bastante escueto del accionar de Augusto Nicolás Calderón Sandino nos muestra el actuar de Estados Unidos, involucrándose e interfiriendo en la vida política de los países donde tuviera intereses. También nos muestra la actualidad y fortaleza del pensamiento de Sandino, que consideraba que las “guerras internas” en Latinoamérica eran instigadas, fomentadas, mantenidas por Estados Unidos, para interferir en la gobernabilidad de los mismos y apoderarse de sus recursos.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario