abril 14, 2024

Las sociedades del bienestar


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


América Latina se encuentra en un momento crucial en su historia, donde las políticas de cuidado y las políticas para el bienestar están tomando un papel cada vez más relevante en la agenda pública. Estas políticas no solo son una cuestión de justicia social, sino que también son fundamentales para el desarrollo humano, la equidad de género y la estabilidad económica de la Región. Sin embargo, los desafíos son significativos y requieren un enfoque integral y sostenido para lograr resultados tangibles.

América Latina es una región caracterizada por profundas desigualdades sociales y económicas. A pesar de los avances en las últimas décadas, aún persisten altos niveles de pobreza, falta de acceso a servicios básicos y una brecha significativa entre ricos y pobres. Esta realidad se ve agravada por problemas estructurales como la informalidad laboral, la precarización del empleo y la falta de sistemas de protección social sólidos.

En este contexto, las políticas de cuidado y bienestar se presentan como un elemento clave para abordar estas disparidades y promover un desarrollo más inclusivo y equitativo. Estas políticas abarcan una amplia gama de áreas, desde el cuidado infantil y el apoyo a las familias hasta la atención a personas mayores y con discapacidad.

En los últimos años varios países de América Latina han implementado medidas para fortalecer las políticas de cuidado y bienestar. Por ejemplo, programas de transferencias condicionadas de efectivo han tenido un impacto positivo en la reducción de la pobreza y la mejora del acceso a servicios básicos. Del mismo modo, se han creado políticas que amplían las licencias de maternidad y paternidad para promover un mejor equilibrio entre la vida laboral y familiar.

No obstante, existen retos importantes que deben ser abordados para garantizar que estas políticas sean efectivas y sostenibles a largo plazo. Uno de los principales desafíos es la falta de infraestructura adecuada para el cuidado, tanto en términos de centros de atención infantil como de servicios para personas mayores y con discapacidad. Esto no solo afecta la calidad del cuidado, sino que también limita las opciones disponibles para las familias, especialmente las de bajos ingresos.

Para mejorar las políticas de cuidado y bienestar en América Latina es necesario adoptar un enfoque integral que abarque diversas áreas de intervención y avanzar a la construcción de sistemas de cuidado como el más alto estándar de protección. Se debe invertir en la expansión y mejora de la infraestructura de cuidado, asegurando la calidad y accesibilidad de los servicios y la coordinación entre los diferentes niveles de gobierno e instituciones. Esto incluye la capacitación y profesionalización de los trabajadores del cuidado, así como la creación de estándares claros y regulaciones efectivas.

Además, es crucial promover la corresponsabilidad en el cuidado entre hombres y mujeres. Esto implica no solo políticas de licencia parental equitativas, sino también campañas educativas que fomenten una distribución más equitativa de las responsabilidades familiares. Al mismo tiempo, se debe trabajar en la eliminación de estereotipos de género que perpetúan roles tradicionales y limitan las oportunidades de desarrollo para las mujeres.

Otro aspecto fundamental es fortalecer los sistemas de protección social, ampliando la cobertura y aumentando los montos de los beneficios para garantizar una verdadera inclusión y dignidad para todos los ciudadanos. Esto conlleva programas de transferencias de efectivo, así como el acceso a servicios de salud, educación y vivienda de calidad.

Las políticas de cuidado son indispensables en América Latina para construir sociedades del bienestar más justas y prósperas. Si bien se han logrado avances significativos, todavía hay mucho trabajo por hacer. Es necesario un compromiso continuo por parte de los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado para garantizar que todas las personas tengan acceso a un cuidado de calidad y puedan vivir con dignidad y bienestar.


*       Exasambleísta ecuatoriana

Sea el primero en opinar

Deja un comentario