octubre 23, 2020

Periodistas: deterioro y agresiones, una cuestión de derechos humanos

El periodismo es visto, y con razón, como una profesión peligrosa, por las escasas y en otros casos ausentes garantías, tanto fuera de los medios (en las calles) como dentro de los propios medios (estabilidad laboral, malas condiciones, entre otras), estas situaciones a la que se suma la invisibilización de esta última, soncuestiones queviven la mayoría de los y las periodistas en América Latina.

Víctimas de agresiones, amenazas, despidos, deterioro de sus condiciones laborales, entre otras, son comunes en la mayoría de los países de la región. Bolivia no es una excepción, las mismas razones figuran como situaciones que se mantienen y en otros casos tienden a empeorar, como señala el último informe (2010) del Observatorio Nacional de Medios (ONADEM). Similares situaciones son descritas en el informe, a nivel de la región, de la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) quedio a conocer que “treinta y cinco periodistas han sido asesinados en Latinoamérica durante el 2010, lo que la convierte en la región más peligrosa para el ejercicio periodístico. México (14), Honduras (10) y Colombia (7), son los países con mayor tasa de crímenes y más altos grados de impunidad”.

El informe del ONADEM, resume de la siguiente manera la situación afirmando, por ejemplo, que la impunidad,ante las agresiones (incluidos los casos leves como los fatales) en el sistema judicial, continúa como tendencia; la agresiones en las calles, en escenarios de conflictos sociales, asimismo persisten; a las que se suman, las “agresiones internas(dentro del medio) y la carencia de condiciones laborales adecuadas (…) marcando la ruta del trabajo periodístico en Bolivia el 2010”, señala el informe. Situación por cierto deplorable.

Asimismo, el informe de este Observatorio, afirma, que “una mejor y mayor democracia” será posible si se garantizan mejores condiciones laborales para los periodistas, considerando a su vez que ésta tendría una repercusión positiva en la calidad informativa. Sin duda, es un mirada útil, pero parcial, toda vez que la situación es más compleja, si se hace referencia a calidad informativa y su incidencia en la democracia, pues varios factores influyen en éstas. Por ejemplo, no se mencionan aspectos de orden político, que pongan de manifiesto los intereses político-empresariales de los medios, que inciden y determinan también la calidad de la información y van en detrimento de la profundización de la democracia. Si bien son importantes este tipo de estudios que muestras datos y señalan tendencias, de manera complementaria, hace falta entrar a profundizar y reflexionar, con sentido crítico, estas situaciones y mirar desde varias aristas el problema.

En ese orden de trabajos, es destacable el reciente estudio publicado por IDEA, de José Luis Exeni, “Mediocracia de alta intensidad”, que contiene reflexiones y aportes fundamentales para poder comprender las implicaciones y posibles causas del deterioro del periodismo en Bolivia, planteando además pistas para seguir en la ruta de la democratización de la comunicación.

Una mejor democracia es posible si tenemos una mejor comunicación. Unos medios más democráticos y respetuosos de los derechos humanos de la ciudadanía en general, no tergiversando la información, brindando diferentes aristas de la misma, contextualizando los hechos, no monopolizando la palabra, abandonando el sensacionalismo, la injuria, la difusión de rumores, entre otros aspectos, que con también tendencias del quehacer periodístico. Y en relación con los periodistas,en particular,los medios tienen el deber y desafío de garantizar la seguridad y estabilidad de éstos, su derecho a trabajar sin presiones, a su libre expresión al interior del propio medio, en suma, mejorar sus condiciones laborales, puesto que se trata también de una cuestión de derechos humanos, irrenunciable, como todos los derechos. A la ciudadanía (incluidos los periodistas), toca ser más vigilantes, críticos y por supuesto hacer eco de la exigibilidad del respeto los todos los derechos que nos asisten a todas las personas, y del cumplimiento de nuestras obligaciones y responsabilidades como ciudadanos y ciudadanas.

 

*     Comunicadora y periodista

Be the first to comment

Deja un comentario