octubre 20, 2020

El dinero “no gastado” se queda en manos de los municipios

En 2011 se registra un hito en el tema presupuestario: Por primera vez los presupuestos municipales fueron incluidos en el Presupuesto General del Estado (PGE), el cual fue aprobado mediante la Ley N° 62 de 28 de noviembre de 2010, y se encuentran disponibles en el portal del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP) para la consulta de todo ciudadano.

Los procesos de cambio administrativo conllevan una serie de ajustes, que en el camino encuentran problemas como resultado de la ruptura de ciertas estructuras y maneras de hacer las cosas, tal es el caso de los presupuestos municipales que obviaron en su consideración la proyección del dinero que no pudieran gastar hasta el 31 de diciembre de la gestión y que quedarían en los saldos de caja y bancos.

La Ley de Municipalidades establece que el Alcalde debe “elaborar y elevar ante el Concejo Municipal, para su consideración y aprobación, el Programa Operativo Anual (POA) y el presupuesto municipal, hasta el 15 de noviembre de la gestión anterior”. Mismos que debían presentarse al Ministerio de Hacienda hasta el 31 de diciembre.

A partir de 2009, el MEFP (ex Ministerio de Hacienda) determinó que la presentación de dichos instrumentos correspondientes a la gestión 2010 se realice en el mes de septiembre, no obstante, a solicitud de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) se amplió este plazo hasta el 31 de diciembre de 2009 en virtud a que la Asamblea Legislativa Plurinacional no estaba constituida. En dicha ocasión los municipios no formaron parte del Presupuesto General del Estado de 2010.

Algo distinto ocurrió en la elaboración del PGE 2011. En el marco del artículo 321 de la Constitución Política del Estado, la presentación del POA y presupuesto municipal tuvo como fecha de presentación el 24 de septiembre de 2010.

El cambio de fechas para la presentación del POA y Presupuesto, así como otros factores, como la transición municipal, los recursos adicionales y la debilidad administrativa entre los más importantes, ocasionaron que sólo 146 de 337 Gobiernos Autónomos Municipales, contemplaran en el proceso de formulación el rubro 3511 “Disminución de Caja y Bancos”, en sus presupuestos institucionales. Este rubro contempla el dinero no gastado.

El problema de estos cambios en la formulación presupuestaria radica en que la inclusión de saldos diferentes a donaciones requiere aprobación mediante ley en el marco del artículo 9 del Decreto Supremo 29881, toda vez que el PGE 2011 incluye los presupuestos municipales.

En este contexto, el MEFP consideró de manera excepcional, la modificación al Presupuesto General del Estado – PGE 2011, incorporando los Saldos de Caja y Bancos de los 337 Gobiernos Autónomos Municipales de Bolivia, proceso del que 29 gobiernos autónomos municipales no participaron, no obstante, no es que “45 Gobiernos Autónomos Municipales no podrán acceder a los saldos de caja y banco para financiar obras y proyectos este año”, como erróneamente informaron algunos medios de comunicación, ya que en cada gestión se realiza la Reformulación del PGE, proceso que se inicia a mediados de gestión, del cual también podrán participar los Gobiernos Autónomos Municipales del Estado Boliviano.

El gran resultado de estos cambios es la transparencia de los presupuestos municipales que se encuentran disponibles para todos, sin embargo, se debe trabajar mucho más para que los Gobiernos Municipales fortalezcan sus capacidades de planificación y programación de actividades, y pensar en dar un paso más allá mostrando no sólo la programación de recursos y gastos, sino la ejecución de la inversión pública, es decir cómo gastan el dinero.

*     Economista

Be the first to comment

Deja un comentario