octubre 30, 2020

Las herencias del DS. 21060 y la no comprensión del DS. 861

El 1º de mayo del presente fue promulgado el DS. 861, el mismo que elimina el DS. 21060 del neoliberalismo criollo; DS que fue dictada en la presidencia de Víctor Paz Estensoro, el 29 de agosto de 1985. Las medidas de política que contiene este decreto 21060 tuvieron un asesor principal, el economista norteamericano de la Universidad de Harvar Jeffrey Shachs, prácticamente autor técnico e intelectual de dicho decreto. Políticos y economistas que después se jactaron de ser autores de dicho decreto, solo cumplieron el papel de figurones y buenos repetidores de las consignas del pensamiento y doctrina neoliberal. A propósito de esta afirmación, el periódico El Deber de Santa Cruz afirma que: “…… Aunque tanto Cariaga como Bedregal aseguran que el 21060 fue un producto principalmente boliviano, internacionalmente le atribuyeron el éxito de la medida a Sachs, que se convirtió en gurú del neoliberalismo y utilizó Bolivia y Chile como laboratorios para medidas que luego aplicaría en Rusia y Polonia” (El Deber, mayo 2004).

El DS. 861, que elimina al 21060, tiene los siguientes dos artículos:

“Artículo 1. El gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, en observancia de los principios, valores y fines establecidos en la Constitución Política del Estado, determina la eliminación completa de toda disposición o consideración legal fundamentada en el Decreto Supremo 21060 del 29 de agosto de 1985.

Artículo 2. Se dispone la conformación de una comisión de alto nivel entre el Órgano Ejecutivo y la COB, más otras organizaciones representativas de la sociedad civil, según corresponda el área temática a tratarse, con el objetivo de efectuar la revisión de leyes que aún respondan a los conceptos y el espíritu del Decreto Supremo 21060.

Además de proponer las modificaciones, derogaciones, abrogaciones y redacciones que se requieran para enmarcarlos en los preceptos constitucionales, entre ellas la Ley de Inversiones, Ley de Exportación, Ley Forestal, Código de Minería, Ley de Bancos y Entidades Financieras, y así como otras leyes que resultaren de dicha revisión.”

 

Dos artículos que han levantado roncha en el mundo subjetivo de las generaciones de profesionales que han cultivado sus “conocimientos” y experiencias en los más de 20 años de auge y fracaso del modelo neoliberal.

El 21060 se constituyó en la puerta de ingreso para que se implemente el modelo económico, político, social y cultural conocido por todos como “neoliberalismo”. El 21060 inicio el moldeamiento de aquellas mentes impotentes de cultivar pensamiento crítico y creativo para resolver los problemas específicos de una sociedad como la nuestra, “PLURAL”. El 21060 ocasionó que la década perdida de los 80s se prolongara a los 90s y gran parte de la primera década del siglo XXI. Décadas perdidas que impidieron la recuperación del desarrollo y la autonomía económica, décadas perdidas para aprender y fortalecer nuestras capacidades de entender nuestras realidades y especificidades, nuestras doctrinas y cosmovisiones. Décadas perdidas para crear y recrear ciencia y tecnología. Décadas perdidas que nos mantuvieron inconscientes de procesos de colonialismo y colonialidad que se profundizaron y que mutilaron nuestras potencialidades y capacidades para producir y proponer un modelo alternativo al neoliberal, por ejemplo desde las universidades públicas.

Estas son las razones por las cuales en estos días los economistas, los comunicadores, los politólogos, desde su alto rango de analistas, hacen aflorar subjetividades labradas en su formación de profesionistas, servidores y operadores políticos del modelo neoliberal, defienden el “mercado” con las herramientas conceptuales que les proporciona la teoría económica neoclásica, y confunden “libre mercado” con “competencia perfecta” y a estas dos categorías con la feria de la 16 de julio del Alto de La Paz.

En ese sentido, la defensa de la competencia perfecta es una posición estéril, poco útil. En la práctica la competencia perfecta, jamás existió, no existen casos comprobados de su funcionamiento, es una construcción hecha para que aguante el papel de los textos producidos en EE.UU. y Europa. En la práctica “la competencia es imperfecta”. Interpelamos a estos profesionistas que si desean defender el posible “orden del mercado”, intenten hacer desde lo que realmente es y no desde lo que ellos desearían que sea. Les invitamos remitirse a uno de sus ídolos, el economista Hayek (ideólogo y maestro de los neoliberales), quien asume el carácter imperfecto de la competencia.

¿Cómo nos explicamos la profunda penetración del neoliberalismo en estos sectores de la sociedad boliviana? Responder a esta interrogante nos lleva no solo a entender la economía en sus aspectos críticos, sino también apelar a la sociología de la alienación y la teoría de los imaginarios sociales. En verdad, el neoliberalismo fue diseñado para trascender la economía y penetrar con sus principios en todas las esferas de la realidad social, de esta manera logró asentarse definitivamente en la misma psiquis de la subjetividad individual y colectiva de estas generaciones, sometiéndolas a un poder ajeno que les impide el libre desarrollo de su naturaleza y realidad. Este neoliberalismo trascendió lo económico e impregno dispositivos alienantes capaces de hacerles creer que: la libertad económica, la igualdad de oportunidades frente al mercado, la justicia social del mercado, el capitalismo de rostro humano y la democracia, constituyen el único sentido sobre lo que debemos entender por libertad. “Trascender el plano económico”, imponiendo en la mente de los futuros profesionales, que la racionalidad de la ciencia económica moderna es la única que proporciona criterios incuestionables y verdades supremas para la organización social, constituye la pretensión dogmática de la doctrina neoliberal, del economicismo y de la democracia capitalista.

El discurso del “ideal neoliberal” con sus categorías de “libertad económica”, de igualdad de oportunidades”, de “libre competencia” y demás “vainas”, no tiene ni la menor correlación con la realidad. Pero entonces que explica que hasta los aprendices en economía (jóvenes estudiantes de las carreras de economía) no tengan visiones críticas frente a este engaño colectivo? Lo que ha sucedido es que las facultades universitarias de “ciencias” económicas, comunicacionales, políticas, etc; retoman permanentemente las principales consignas de las tablas sagradas del neoliberalismo y repiten en los medios de comunicación de masas hasta la saciedad, convencidos de que repetir hasta la saciedad es sinónimo de demostración científica.

Todo lo expuesto arriba permite explicarnos las razones por las que el DS 861, que anula todas las medidas que impuso el 21060, no haya podido ser comprendido en su real dimensión. El hecho de que se complemente el primer artículo con el segundo, en el que se manda conformar una comisión de alto nivel para revisar y reformular las leyes que pretendieron consolidar el modelo neoliberal en términos normativos e institucionales, tiene pues un carácter práctico y concreto para consolidar un nuevo modelo, no importado ni impuesto por organismos internacionales, no alejados de la realidad concreta de la economía, la política y la sociedad del Estado Plurinacional.

La conformación y acción de estas comisiones conformadas por gobierno, COB y organizaciones afines al área temática a tratarse, puede constituirse en el inicio cumplimiento del mandato constitucional de la participación y el control social, la práctica del “gobernar obedeciendo”.

*     Docente Investigador del IIE-UMSA, economista

Be the first to comment

Deja un comentario