junio 13, 2021

Carnaval de Oruro en el primer lugar

Eligieron a Bolivia en el primer lugar, entre los veinte mejores Carnavales del mundo mediante una votación realizada en una página de internet. Las primeras posiciones de los veinte mejores carnavales del mundo, se encuentran en http://listas.20minutos.es/lista/los-20-mejores-carnavales-del-mundo-83260/

De esa manera, el Carnaval de Oruro de Bolivia consiguió el primer lugar con 31043 votos, el segundo lugar el Carnaval de Río de Janeiro, Brasil con 7536 votos y en el tercer lugar quedo el Carnaval de Barranquilla, Colombia con 6447 votos. De acuerdo a la información de la mencionada página el Carnaval de Oruro es una gran fiesta popular celebrada cada año en la ciudad boliviana de Oruro, y una de las más grandes manifestaciones de arte popular y cultura tradicional andina. Es por ello, que el año 2001 la UNESCO declaró al carnaval con todas sus danzas, composiciones musicales y vestimentas como “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad”.

De acuerdo a la Ley 602 del Estado Plurinacional de Bolivia, son organizadores del Carnaval de Oruro el Gobierno Municipal de Oruro, la Asociación de Conjuntos Folklóricos de Bolivia y el Comité Departamental de Etnografía y Folklore de Oruro. Así mismo, el año pasado fueron declaradas patrimonio cultural del país mediante Leyes aprobadas por la Asamblea Legislativa Plurinacional, las siguientes danzas: morenada, kullawada, caporales, tinkus, llamerada, saya afroboliviana y chutas.

La celebración se realiza en la ciudad de Oruro, la cual es considerada la capital folclórica de Bolivia. Esta celebración coincide con el festival Ito de los indígenas Uru. Utilizando trajes propios de las culturas andinas, la fiesta se centra en celebrar la fertilidad de la Pachamama, o madre tierra al coincidir con la época de lluvias para las siembras agrícolas. Sin embargo, por influencia de la colonia y la Iglesia Católica el objeto de culto fue transformado en la Virgen del Socavón, propia del sincretismo cristiano. Por órdenes del gobierno colonial español de Lima, las celebraciones fueron prohibidas a lo largo del siglo XVII, aunque se mantuvieron y revivieron por parte de los pueblos originarios bajo los rituales católicos de la Fiesta de la Candelaria (o purificación de la Virgen). Los íconos cristianos quisieron remplazar así a las deidades nativas y símbolos indígenas con el cambio de los santos por los elementos de la cosmología indígena.

Actualmente se puede percibir como las culturas indígenas resistieron y permanecieron a lo largo del tiempo, recreando y superando la aculturación, puesto que el reemplazo de la simbología cristiana muchas veces fue burlesca y no logro hacer desaparecer la semántica indígena de las “culturas vivas”.

Cabe destacar que alrededor de la celebración del Carnaval de Oruro se generan actividades económicas significativas para la región y el país, pues no solo ingresan recursos por el turismo nacional e internacional, sino que la elaboración de trajes, composiciones musicales y fiestas previas al carnaval, significan también ganancias para los diferentes hombres y mujeres que se dedican a las artesanías, artes y culturas.

Be the first to comment

Deja un comentario