junio 14, 2021

Marzo: línea roja en la agenda multilateral

Durante la primera parte del gobierno del proceso de cambio, uno de los escenarios de impacto político muy bien trabajado fue el espacio internacional.

El aporte con ideas creativas en el ALBA, UNISUR, el Pacto Andino, el MERCOSUR, CELAC, solo para poner algunos ejemplos, respondía a una lógica trazada y aplicada con coherencia en esos escenarios.

Aun con ausencia de claras propuestas bolivianas en al ámbito bilateral, se pusieron al día las Comisiones Mixtas con la mayoría de los Estados con quienes se mantiene relaciones diplomáticas.

También la presencia en organismos internacionales multilaterales, fue notable y tuvo en la participación del primer mandatario un accionar que marco hitos como nunca antes en dichos organismos.

Todas las acciones señaladas, marcaron horizontes para la actualización del nuevo Estado Plurinacional de Bolivia.

Pero la novedad impacta solamente cuando es eso: novedad.

Todos los escenarios señalados necesitan de institucionalización, planificación estratégica, seguimiento, prognosis y por supuesto, especialidad de los servidores públicos que actúan en ellos.

Y esto no es lo que caracteriza la etapa actual del gobierno del proceso de cambio.

Que a nadie sorprenda si en los próximos meses, el Estado Plurinacional de Bolivia, es convocado a los mecanismos de seguimiento por denuncias de incumplimientos a los Pactos y Tratados que por ejemplo en el campo de los derechos humanos, tienen un carácter supraconstitucional.

Marzo ya señala la línea roja para escenarios como Ginebra y Washington y los organismos que estas sedes cobijan.

Y por favor que no se diga que estas acciones, serán producto del ataque del imperio y sus aliados internos.

Si el embate se produce, será y en gran medida, responsabilidad del propio Estado Plurinacional que no se está preparando para esas contingencias, que de seguro, pueden herir al proceso de cambio.

Quedará demostrado que no habían sido suficientes los juramentos de lealtad al Jefe, las expresiones de incondicionalidad con el proceso de cambio o las demostraciones de entrañable amistad política, para un acertado desempeño en esas trincheras de combate en la arena internacional, que en la mayoría de los casos está controlada por gobiernos de estados que no simpatizan con el proceso boliviano.

Espero equivocarme en esta previsión

*          Fernando Rodríguez Ureña es zoociologo, con maestría en quimeras. Hizo su doctorado en la pluriversidad de Los Sauces en Lian Ma He Nan Lu. Alguna vez fingió como diplomático

Be the first to comment

Deja un comentario