diciembre 3, 2021

Este rio incontenible

Ese hombre me inhibe sutilmente

pedazo a pedazo me agravia

Yo que no tengo tiempo de mirar al sol

y dejar que me ciegue

la potencia de miles de estrellas

que lo ayudan a girar,

alumbrar el universo.

Yo que no tengo tiempo

de amar y amar tu cuerpo

y oxigenar mi alma

de este caos planetario.

Voy a cerrar los ojos

verterme en tu cause

en la cadencia de tu cuerpo

en movimiento.

Cruzaré la línea de lo etéreo,

desataré un aluvión de pasiones,

ternuras y embelesos

lejos de la discordia,

del ordenador y estas teclas

que repiten tu nombre.

Lejos de los horarios,

las obligaciones, las críticas,

voy a sumergirme en ti,

beberé del río,

negaré cien veces

los nombres de la rutina

la costumbre y los fracasos,

tomaré tu cuerpo

me inundaré en tu vertiente.

Pero, mirando lo cotidiano

esto suena a utopía,

este río incontenible

no me baña, no me inunda,

no me come.

Mi huracán etéreo

llega apenas a tu cause

como aquella estrella

que cayó como estampida

en el firmamento

destrozada en mil pedazos

por el lucero, que eres tu mismo!

Be the first to comment

Deja un comentario